Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Es Falso lo Que Nos Dijeron
Selección de ContraPeso.info
30 marzo 2007
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta un texto de César León. Agradecemos al Instituto de Libre Empresa, en Perú, el gentil permiso de reproducción. El tema tratado por el autor es el derecho a la educación.

Aunque la mayoría de por sentado que lo que cree es cierto con respecto al tema educativo, tal vez, éste artículo ayude a abrir ciertas grietas dentro de las creencias que profesamos en nuestra vida y que han sido parte del ideario con el que crecimos y que espero no lo sean ya de las próximas generaciones.

Primero necesitamos saber qué cosa es un derecho, para el autor un derecho es “la ratificación de una acto voluntario que ejerzo libremente sin tener que pedir permiso”[Ayn Rand - Ideas sobre la Libertad – Instituto Político para la Libertad, Pág1 – Lima – Perú - 2004].

¿Qué quiere decir eso? Quiere decir que un derecho es la cualidad que tengo como ser humano de realizar ciertas acciones sin pedirle permiso a nadie, y que cualquier ser humano también puede ejercer libremente, de ésta manera si afirmo que tengo el derecho a la vida, quiere decir que no tengo que pedirle permiso a nadie para vivir, por que si tuviera que pedirle permiso a alguien para poder vivir y  realizar acciones con mi vida, ya no sería un derecho, sería un privilegio y yo pasaría a ser un esclavo.

Y ¿qué es un privilegio? Un privilegio es una acción que yo realizo, pero para la cual tengo que pedir permiso a alguien, ya sea una institución o una persona y a su vez ésta acción no la pueden realizar todos libremente por que es discriminatoria.

Si un derecho es algo que ejerzo libremente y que no es discriminatorio, el ejercicio de mi derecho no puede afectar a otra persona, por que entonces ya no sería derecho se convertiría en un privilegio si no es sancionado por la autoridad correspondiente.

Si al ejercer mi derecho a vivir, transgredo el mismo derecho de otro ser humano, quiere decir que yo tengo el privilegio a vivir a costa de otro ser humano, entonces, yo para poder subsistir uso como medio a otra persona.

En el momento en  que mi derecho afecta el derecho de otra persona, mi acción se convierte en un privilegio, el cual solo ejerzo yo, ya que no todos lo pueden ejercer, y lo ejerzo porque una autoridad o una ley me lo permite de otro modo no podría. De ésta manera, la ley es la que separa claramente el derecho de una persona de la de otra, así las acciones de unos no son invasivas de las acciones de otros.

Como un ejemplo de esto podemos observar lo que sucede cuando un productor no puede seguir compitiendo dentro del mercado y pide que el estado legisle a su favor a través de aranceles que encarezcan las importaciones de productos con los que compite, para esto, argumenta que hay que favorecer a la industria nacional por que crea muchos puestos de empleo y de no hacerlo el gobierno, generaría una situación de caos y pobreza, de ésta manera el productor logra del gobierno aranceles que protejan su producción y se asegura un mercado cautivo en el cual puede obtener beneficios.

Aparentemente es una medida acertada, pero si vemos a fondo el asunto, notaremos que éste productor como todos en un país cualquiera, tiene el derecho de propiedad del cual se derivan el poder crear una empresa, producir bienes, venderlos y obtener beneficios, derechos que son iguales para todos, por que esa es la esencia de un derecho, el no discriminar a nadie.

Pero lo que sucede es que éste productor ahora ésta trasgrediendo el derecho de los consumidores de poder pagar por una mercancía el menor precio posible que escojan, es decir el derecho a usar su propiedad de la mejor manera posible de acuerdo a los fines que persigan.

Así el exceso del precio del productor beneficiado con el arancel con respecto al precio que pagarían por el mismo bien pero importado, es lo que hace que la riqueza del productor beneficiado se obtenga a través de una acción no voluntaria de parte de los consumidores, ya que al no tener más opciones terminan por escoger dicho bien, pudiendo haber escogido otro a menor precio, esto no permite que los consumidores ahorren y que destinen sus ahorros a potenciar una nueva demanda de otro bien que comprarían si tuvieran lo suficiente para hacerlo y que algún productor alerta y perspicaz podría aprovechar, o en su caso el mismo productor “afectado” por la competencia extranjera si se adaptara al cambio.

Nota aparte observamos además que este productor con respecto a los demás productores, obtiene privilegios, ya que no todos pueden librarse de la competencia extranjera, a través de aranceles, sólo él, entonces lo que era una situación donde el derecho de un productor era igual al de otros productores y al de muchos consumidores, termina siendo un privilegio para un productor, que termina usando como medios de subsistencia a consumidores, usando sus potenciales ahorros y a otros productores, aunque muchas personas no lo hayan percibido.

Nos queda claro entonces, que el ejercicio de un derecho no puede afectar el derecho de otra persona, ya que si lo afecta con venia de la ley se transforma en un privilegio, tampoco el ejercer un derecho implica pedir permiso para llevarlo a cabo.

Analicemos ahora la educación superior estatal. Para que la educación sea un derecho, todos los miembros de una sociedad que así lo escogieran podrían educarse con el sólo hecho de desearlo, lo cual es bastante difícil, ya que para que todos se eduquen se necesitan recursos y para que estos existan alguien debe proveerlos si no son los mismos interesados, tendría que ser el estado en nombre de todos el que dotara a la sociedad de éste derecho.

Pero notemos que el estado no crea riqueza, sino, extrae riqueza de los que la crean y luego reparte de acuerdo a los criterios de los gobernantes de turno.

Lo que existe realmente es que en términos de asistencia educativa, los estados brindan el servicio para algunos (ya que por limitaciones presupuestales no pueden dar asistencia a otros, y si quisieran, tendrían que recaudar más vía impuestos, lo que haría que se reduzca la generación de bienes y servicios, por que lo destinado a financiar toda la educación superior sería lo que se resta a la financiación de proyectos productivos privados), pero no todos usan el servicio, ya sea por que no lo desean, o por que simplemente sus condiciones económicas ni siquiera les permite poder usar un servicio que es un derecho y que lo puede tomar libremente (en teoría, si fuera un derecho).

Ahora, si todos contribuyen a financiar los gastos que necesita la nación y que se realizan por medio del estado, ¿por qué entonces no todos pueden acceder al servicio?

Si la educación superior fuera un derecho, no discriminaría entre personas, como lo hace, ya que los que terminan estudiando en la universidad, son financiados por todos los miembros de la sociedad, hasta por los más necesitados que ni siquiera pueden acceder al servicio, pero que si financian con sus impuestos indirectos al estado, de ésta manera ellos terminan siendo el medio para que las personas que ya han satisfecho sus necesidades básicas y que tienen tiempo puedan estudiar.

En consecuencia si la educación estatal superior no es un derecho, es un privilegio, y ¿por qué? Porque no todos pueden acceder a ella y porque para que exista, un grupo mayoritario tiene que verse privado de la misma.

La educación superior es un servicio, por tanto necesita de recursos para subsistir, sumado esto a una buena gestión y un manejo objetivo y serio de la misma.

Algunos creen que es una reivindicación del pueblo, pero, para reivindicar algo, primero tiene que haber sido quitado o robado, y en resumidas cuentas ¿quién o qué? Es el Pueblo, ¿Cómo hallo mi pertenencia a éste?, por otro lado se aduce que es un derecho social, pero acaso ¿la sociedad puede tener derechos?, lo que la sociedad puede tener son privilegios, exactamente grupos dentro de la sociedad los tienen, en éste caso los universitarios que para lograr su fin de estudiar en una universidad usan como medio a toda la sociedad para alcanzar sus fines, los únicos que tienen derechos son los individuos, y para eso está el estado para protegerlos no para poner a que algunos trabajen y den parte de su riqueza para favorecer a otros.

Si la educación universitaria estatal es un derecho que tiene que garantizar el estado surge además un peligro mayor, ya que si no logro el fin que esperaba dentro del sistema, ya sea por calidad, por imagen, por manejo institucional o etcétera, siempre tendré el chivo expiatorio perfecto que consuele mis errores y fracasos, y en esas circunstancias creo que la gran mayoría preferirá fracasar por sus propios errores que por los de muchos funcionarios que ni siquiera tienen pensado lo que es una universidad, o que peor aún tienen en mente que ésta es un mecanismo para el cambio “social”, hecho que sucede en la mayoría de  universidades públicas y que hace que en nombre de ese “cambio” sacrifiquen lo más importante en una institución académica que es el debate, y esto claramente se da por la ideologización de profesores, empleados alumnos y autoridades que hace que confundan la universidad con un partido político, usando los medios públicos para fines privados.

La educación superior estatal gratuita es una camino de buenas intenciones y de malos resultados, que en realidad esconden en el Perú la más burda trasgresión de los derechos de las personas de ser iguales ante la ley, que hace que un humilde vendedor ambulante o barredor de las calles, financie los estudios de personas que si tienen el tiempo y las condiciones para estudiar.

La pregunta clave aquí sería, ¿por qué algunas personas no pueden pagar por una educación superior? Hecho que hace que se enrumben en un espiral de educación pública que engaña a las personas con 5 años de estudios y que hacen que a pesar de estar en contra de ése modelo tengan que adaptarse al sistema como en mí caso que tuve que estudiar en una universidad pública.

Tal y como nos es presentado, el derecho a la educación superior estatal gratuita es la ratificación legal de un privilegio de un grupo de personas dentro de la sociedad que cree que por el hecho de cumplir una función “vital” en el desarrollo de la misma merece ser subsidiado, financiado y asistido por el resto de los componentes de la sociedad, incluyendo en ésta a pobres, ricos poseídos y desposeídos. La gratuidad en teoría era para los pobres, pero a los pobres no se les engaña.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras