Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Esos no Son Buenos Modos
Eduardo García Gaspar
23 abril 2007
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


A mediados de este mes, un muy buen columnista (S. Sarmiento) trató un tema que me gustaría llevar un paso más allá. Habló de la izquierda mexicana y su intolerancia. No es algo nuevo, al contrario. Y señaló muestras recientes de ella.

Una de ellas: un opositor a la despenalización de aborto acudió a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, dominada por el PRD. Varios activistas lo recibieron con insultos y un truco para capturar la atención de los medios, el arrojarle tangas a su paso. Querían impedir que expresara su opinión. La abuela hubiera dicho, “eso no está bien, no son buenos modos”.

Tiempo antes hubo una presentación, la del libro de Carlos Tello Díaz, “2 de julio”. Es un recuento de los sucesos hora por hora del día de las elecciones pasadas, muy interesante por cierto.

Allí estuvieron simpatizantes del PRD quienes gritaron y protestaron. La abuela hubiera dicho eso mismo. Y desde luego, hay que añadir otras del PRD, el impedir el informe de Fox el año pasado y la ceremonia del 15 de septiembre y los problemas en la toma de posesión de Calderón.

Se puede argumentar con razón que esos sucesos son ilustraciones de intolerancia, de imposición, de miedo a pensar y razonar. Hasta quizá pueda hablarse de fascismo. Pero hay algo más: le pérdida del sentido de lo que la abuela hubiera dicho, esos “buenos modos” al tratar con los demás. Es el uso de la agresión y la brusquedad en el trato entre personas. Donde la cortesía debía ser la regla, los malos modos son la costumbre.

No es un fenómeno mexicano solamente. Yo diría que puede ser mundial y una muestra de eso se da en la Internet, donde el lenguaje soez y vulgar es usado y defendido en aras de la libertad de expresión. Desde luego si la libertad de expresión es usada para justificar ese lenguaje agresivo extremo, ella sufre una limitación primitiva. Esa libertad es más que malas palabras.

Quizá sea que los hijos de la abuela no supieron educar a sus nietos. No les dijeron nunca lo que “eso no está bien, son malos modos”. Palabras como cortesía, amabilidad, gentileza y urbanidad no son palabras con gran significado para esos que van y arrojan prendas de ropa interior, o gritan interrumpiendo un evento.

Pero tampoco los medios electrónicos parecen tener una idea de esos significados. Muchos de sus locutores incluso no saben hablar con corrección.

La abuela estaría escandalizada si viviera. Y más que dispuesta a lavar con jabón las bocas de buena cantidad de jóvenes que han perdido la noción de los buenos modos. El PRD en México no está solo en esto, le acompañan otros personajes en otros países. Tanto que se han empezado a hablar de un código de conducta en Internet, para moderar el lenguaje y las agresiones.

No creo que sea algo que deba ser impuesto por ley usando la fuerza de los gobiernos. Ya tienen ellos demasiado poder para tan poca inteligencia. Se trata más bien de un asunto personal, de lo que se entendía cuando la abuela decía, “esos no son buenos modos”. Sabemos que no lo son porque no nos gustaría que así nos trataran, pero demasiados los usan y hasta aplauden.

Esos malos modos son defendidos argumentando libertad y democracia, y reclamando que todo intento de limitación es equivalente a censura. No, no es censura, se trata de buenos modos, de cortesía y de educación. Así como es inconveniente interrumpir la toma de posesión del presidente, lo es también impedir la presentación de un libro y el uso de ataques con lenguaje soez.

Pero eso es algo que tiene que ser asimilado en lo personal, por convencimiento propio. Uno mismo debe ser quien ponga los límites a la conducta propia y para esto ayuda el pequeño truco de pensar en la abuela y tratar de adivinar lo que ella diría de estar viendo lo que hacemos y oyendo lo que decimos.

El asunto puede sonar superficial, pero no lo es porque donde no hay buenos modos la posibilidad de hablar deja de existir, una posibilidad aterradora para un animal social y racional. Es una cuestión de supervivencia misma: no hay calentamiento ambiental, lo hay mental.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras