Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
España y África
Selección de ContraPeso.info
19 enero 2007
Sección: Sección: Asuntos, SOCIEDAD
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta un texto de Anthony B. Bradley, Research Fellow del Acton Institute, a quien agradecemos el gentil permiso de traducción y reproducción. El tema de Bradley es el de la paradoja que presenta la sociedad que devalúa sus instituciones más básicas y que por eso necesita inmigrantes a los que, por otro lado, desea mantener fuera.

El gobierno socialista español ofreció una amplia puerta de bienvenida para los inmigrantes africanos hasta el 11 de marzo de 2004, cuando 190 personas fueron asesinadas por terroristas, la mayoría de ellos de Marruecos. La amnistía migratoria pronto se convirtió en en un asunto de seguridad.

En noviembre, el responsable de inmigración de la Unión Europea anunció planes para atraer trabajadores calificados africanos al mismo tiempo que mantener fuera a los inmigrantes pobres. España se encuentra en un dilema, simultáneamente necesitando inmigrantes y buscando evitarlos.

Las Islas Canarias, de España, al oeste de África. un lugar europeo popular para vacacionar, se ha convertido también en un punto favorito de entrada para los africanos. Sólo en 2006, 24,000 personas fueron capturadas tratando de llegar a las islas — aproximadamente cinco veces más que en 2005.

El nuevo plan de la UE busca remediar la carencia de trabajo calificado al mismo tiempo que cortar el problema de inmigración ilegal ofreciendo 53 millones de euros para promover la creación de trabajos en las regiones africanas donde se originan los inmigrantes a Europa. Esta estrategia, sin embargo, probablemente haga poco para solucionar la pobreza, corrupción y violencia que está en el fondo de los patrones de migración africana.

Sin tener electricidad, empleos, educación o agua corriente, en muchas regiones de África se ha creado un contexto propicio para medidas desesperadas y un mercado para la actividad criminal, incluyendo el tráfico humano.

Un trabajador social, Khalil Jemmah, declaró a FOX News que “esta gente está tan desesperada que está lista para morir… sólo es cuestión de quién llega aquí primero, los contrabandistas o los terroristas”. Con sólo unos 15 kilómetros separando a África de Europa, el peligroso viaje a España en medio de las aguas más traicioneras del mundo, para muchos vale el riesgo.

El gobierno socialista de España está en medio de la realidad de que los 700,000 inmigrantes a los que se les concedió amnistía en 2005 no están en la estructura de mercado que los pueda absorber. Irónicamente, España no puede darse el lujo de mantener fuera tampoco grandes números de inmigrantes.

Ya que instituciones como el matrimonio y la familia les parecen tontas a muchos españoles, con la mujer promedio teniendo 1.28 hijos en su vida, los trabajadores jóvenes son pocos para sostener al régimen socialista. Sin inmigrantes, España puede caer. Jospe Olivier de la Universidad Autónoma de Barcelona dijo a El Economista, “colectivamente decidimos no tener niños y, sin saberlo, decidimos tener inmigrantes”.

Ya que el sector de servicios ahora domina la economía de España, representando un estimado de 66.5% del PIB en 2005, los inmigrantes trabajadores no calificados africanos ocupando esos empleos han rescatado a España de una crisis de la seguridad social.

En el sector de servicios, el comercio, el turismo, la banca y las telecomunicaciones son contribuyentes vitales de la economía, ayudando al crecimiento del PIB de 3.7%. España necesita inmigrantes para satisfacer las demandas de su economía. Se calcula que España necesitará 4 millones de trabajadores adicionales para 2020, y la devaluación del matrimonio y la familia deja a eso sin satisfacer.

No obstante la necesidad española, el respeto a la dignidad humana requiere que las desesperadas circunstancias que obligan a la emigración africana sean confrontadas. El compromiso a la ampliación del estado de derecho, derechos de propiedad y mercados libres permitirán a los africanos desarrollarse económicamente, creando un contexto en el que la emigración a Europa no dependa de la pobreza de África.

Estos problemas tienes raíces profundas en la historia. Europa paga ahora el precio por no promover la autonomía de África, su libertad y desarrollo económico libre durante la Conferencia de Berlín de 1884-1885, cuando los poderes coloniales pelearon por el control del interior del continente africano. El legado de la intrusión extranjera y de la coerción gubernamental fueron exacerbados décadas después por la Guerra Fría.

Mientras partes de África permanezcan moral, política y económicamente inestables, y países como España presenten generosos estados de beneficencia y devalúen a la familia, Europa debe esperar grandes olas de inmigrantes en las que, de hecho, confiará para pagar la factura.

Los problemas políticos y económicos africanos de largo plazo son ahora también los problemas de Europa y los 53 millones no son suficiente para proporcionar los beneficios colaterales que serían el efecto de sociedades empresariales africanas regidas por la ley y la libertad.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995 que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras