Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Extraños Aliados
Eduardo García Gaspar
22 noviembre 2007
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cuando el precio de un bien baja, la cantidad demandada de ese bien sube en alguna proporción. Es una ley inevitable en casi todos los casos y uno de ellos es el de las líneas aéreas en México. El Universal reportó hace poco que en

“México la industria [aérea] no se desarrolló en 10 años, ni aumentó el número de pasajeros; por el contrario, hubo incrementos en las tarifas. De dos años a la fecha, las tarifas bajaron en 30% y el mercado crece a una tasa similar”.

Precios menores en los boletos de avión ocasionaron una elevación del número de pasajeros. Normal. Así está construido nuestro mundo. Se dijo adicionalmente que “Cuando las aerolíneas de bajo costo iniciaron operaciones sólo había dos líneas troncales (Aeroméxico y Mexicana) y algunas aerolíneas de nicho. Las troncales entraron a la batalla de precios, pero no han ajustado su modelo de costos”. Bienvenidos al mundo real.

Sin competencia real, las aerolíneas hicieron lo que quisieron, incluso dar prestaciones absurdas a sus empleados. Pero su mundo de fantasía se vino abajo cuando entraron competidores dando servicios similares a precios más bajos. Ahora, esas aerolíneas chocaron contra la realidad y ven que tienen costos altos que deben reducir para sobrevivir: “… las aerolíneas tienen que administrar mejor los ingresos y mantener los costos para garantizar su permanencia en el mercado”.

De eso se trata precisamente, de usar los recursos con eficiencia y si no lo pueden hacer, que se retiren del negocio. Ya habrá otros que lo puedan hacer. El punto central está en algo que dice ese reportaje, “… en la medida en que las aerolíneas mantienen costos altos y no reciben los ingresos, están bajando las tarifas artificialmente, habrá un beneficio para el consumidor, pero no de largo plazo ni va a permitir que la industria aérea sea sustentable en México. Por ello, espera un cambio en las tarifas en 2008”.

Decir cosas como ésa es lo que provoca pánico, porque significa que se está pensando en elevar el precio de los boletos con el pretexto de hacer “sustentable” una industria. Suena muy bonito, pero es malo para usted y para mí, aunque sea bueno para las aerolíneas que no son eficientes. El gran principio liberal es el de beneficiar al consumidor, que somos todos. Cuando se comienza hablar de beneficiar a las empresas, da inicio el daño a los consumidores.

En esto, los empresarios suelen realizar chantajes unidos con los sindicatos. Ambos hablan del daño que la competencia hace a su sector, de la necesidad de defender empleos, de competencia desleal, de soberanía nacional. No se les ocurren otras cosas, como ser más eficientes y productivos, apretarse el cinturón, bajar sus ingresos. Lo que quieren es que el consumidor pague sus ineficiencias.

Y, curiosamente, esos argumentos tontos rápidamente convencen a los mayores enemigos que en teoría tienen los empresarios: los socialistas, los que por alguna extraña razón, terminan defendiendo a las empresas creyendo que con eso hacen un gran bien… cuando en realidad se lastima al resto de las personas. Es en verdad llamativo cómo los socialistas caen en la trampa y se tornan los aliados más fieles de los empresarios.

Este es el punto al que quería llegar partiendo del caso de las aerolíneas en México. Es muy común creer que los partidarios del libre mercado son los defensores más grandes que tienen los empresarios y sus compañías. Esa es la reputación que tenemos los liberales como yo. Y sin embargo, en el momento de la verdad las cosas son al revés. Son los socialistas los que se alían con los empresarios aislándolos de la competencia.

Los liberales queremos lo opuesto, queremos competencia entre empresas porque eso beneficia al consumidor y consumidores somos todos, absolutamente todos. No tiene sentido, por ejemplo, proteger a la industria azucarera mexicana cuando ello significa tener precios más altos para el consumidor. La competencia es al final de cuentas la mejor de las defensas que tenemos los consumidores… y los socialistas unidos a algunos empresarios, quieren quitárnosla.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras