Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fábrica de Leyes
Leonardo Girondella Mora
11 enero 2007
Sección: LEYES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Un texto de la Heritage Foundation (22 diciembre 2006) contiene un par de párrafos interesantes al respecto de la Unión Europea:

It is not even clear how many E.U. regulations there are! When pressed on the matter, a British minister said that “as far as the government has been able to verify” the number of sets of regula­tions enacted between 1973 and 2002 as a result of E.U. membership was 101,811.

Las cifras anteriores indican la emisión de casi 10 reglamentaciones diarias, incluyendo fines de semana. Eso plantea un problema para todo país que sea aceptado como miembro —no saber en realidad a los que se está comprometiendo, lo que el autor señala a continuación:

But Britain, like other applicants, was obliged to adopt the acquis communautaire—the existing body of E.U. regula­tions and directives—on entry. The total number of sets of regulations to which British citizens are sub­ject as the result of E.U. membership may be in excess of 200,000, with an average 2,500 new sets of regulations being added each year. Maybe a handful at most will be debated and many will be made still more stringent when transposed into British law—a process which is now referred to as “gold plating”.

Si es más o menos exacta la cifra de nuevas disposiciones anuales, 2,500 al año, cada ciudadano se enfrentará a casi siete nuevas regulaciones al día, incluyendo sábados y domingos —el costo sólo de estar al día sería impresionante, sin incluir el costo de aplicar las disposiciones. El monto es de tal naturaleza que sucede algo obvio:

However, following negotiations with the commis­sion, the 10 new members who joined in 2004 have been required to transpose into national law only a mere 26,000 items of legislation (although what pro­portion of these will actually be observed is another matter) running to some 75,000 pages of text.

No importan realmente los detalles numéricos, si son 100,000 o 200,000 —lo que es digno de apuntar es la patología que detrás de eso se encuentra. Los gobiernos, si se pone atención, no producen nada y cuando lo hacen cobran por ello los precios fijados arbitrariamente: impuestos para servicios de policía, por ejemplo, o en caso de ser dueños de empresas, los precios de la electricidad por ejemplo. Pero lo que sí crean y producen son leyes y reglamentos.

Ponerse en los zapatos de un gobernante ayuda a entender la proliferación legal —si una persona trabaja, por ejemplo, en una agencia de publicidad, ella estará creando anuncios; o acero si es que trabaja en una planta de ese tipo; o comida si se trata de un restaurantero. Pero un gobernante no tiene nada por crear y demostrar su trabajo. Nada excepto leyes y reglamentos.

El contador muestra sus libros, el pintor sus obras, el músico sus composiciones —todos tienen algo que mostrar sobre su trabajo —todos menos el gobernante, al que sin duda mueven los mismos incentivos que al resto de los mortales. ¿Cómo demostrar su trabajo de gobernante? Dos maneras.

Una de ellas es el tamaño del presupuesto que maneja, lo que le crea la inercia de elevar impuestos. La otra es la creación de leyes —reglas para todos, hasta para qué nombres ponerles a las mascotas, como en Francia.

Sucede eso en una parte importante del mundo que el mismo columnista John Blundell señala:

On May 1, 2004, ten new countries, with a com­bined population of 74 million, became members of the European Union, bringing the total E.U. popula­tion to 454 million. This means that the E.U. now has a population more than 50 percent larger than that of the United States. And with Romania and Bulgaria joining on January 1, 2007, another 30 million will take that to 484 million. The European Union now stretches from the Latvi­an–Russian border in the east to Galway Bay on the west coast of Ireland, and from the Arctic wastes of Fin­land and Sweden in the north to Cyprus in the south.

La tendencia de acuerdo con eso es que cada vez más y más personas estarán entrando a una economía ahogada en regulaciones y por eso, paralítica y carente de la vitalidad de los mercados libres —pero presenta un reto a explicar, el de la causa por la que los países quieren unirse a la UE. Deben tener una motivación y ver en ello una ventaja, la que quizá sea la de las ayudas financieras y movimientos libres de personas y bienes, aunque quizá no hayan visto la renuncia a soberanía local y el sometimiento de sus ciudadanos a una cantidad de reglamentos y leyes de tal tamaño que garantizan que siempre estarán fuera de la legalidad los ciudadanos.

A lo que debe agregarse un dato más de Blundell:

Nor should it be overlooked that two of the most prosperous European states—Norway, which enjoys a higher GDP per capita than the U.S., and Switzerland, which is only fractionally behind— are not E.U. members. And, those E.U. economies which have recently performed relatively well are those which are the least well integrated economi­cally, i.e., those that remain stubbornly outside the eurozone: Britain, Sweden, and Denmark. This sit­uation scarcely provides grounds for further eco­nomic integration of the kind upon which the E.U. is urgently embarked.

Termino con la propuesta de un concepto —el del mercado provisional: no es el mercado legal, pero tampoco es el informal, sino uno que quiere estar dentro de la legalidad y no puede, por lo que opera provisionalmente tratando de respetar regulaciones que superan su capacidad de actualización. ¿Qué economía puede funcionar con eficiencia si se le añaden reglas nuevas al ritmo de 7 o 10 al día?


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



2 Comentarios en “Fábrica de Leyes”
  1. Brexit y el Fracaso Europeo – Samuel Gregg | Instituto Acton
  2. El ‘Brexit’ y el Fracaso de Europa | Emprendiendo Vuelo Hacia el Conocimiento




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras