Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Fanil, Estalixita e Incorida
ContraPedia ContraPedia
19 septiembre 2007
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Estalixita

Este término es un tecnicismo muy usado en arquitectura y que describe en parte los terminados de las paredes interiores y exteriores. Concretamente, en las paredes con textura se da el nombre de estalixita a las porciones totalmente lisas, mientras que la palabra estaxperita se usa para las partes ásperas de las paredes.

Esto ha permitido crear índice de textura, haciendo que un 100% de estalixismo sea el equivalente a una pared absoluta y rotundamente lisa; este índice puede moverse gradualmente hasta técnicamente un 3% de estalixismo, lo que significa una pared con muy alto nivel de textura de cualquier tipo.

Estos conceptos, que son normalmente parte de la enseñanza académica de todo buen arquitecto, no tienen en absoluto una correspondencia siquiera similar en las mentes de albañiles y maestros de obra, quienes siguen usando su propio vocabulario, como lo demuestra el siguiente diálogo grabado en secreto y mostrado en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Teocaltiche, Campus Cacaxtla, para demostrar la inutilidad de ciertos conocimientos por parte de uno de los alumnos:

— Maestro, esta pared, la de enfrente de la casa, la que da al occidente, debe tener un índice de estalixismo del 25.8% y la otra pared, la contraria, la que da al oriente tiene que ser un poco más áspera, digamos unos diez puntos porcentuales más —dice el arquitecto mientras ve la hora en su reloj con una caricatura de Bugs Bunny.

—¿Eh? Pos, digo si así lo quiere, allí la llevo, nada más que llegue Tiburcio pa’ decirle lo que debe hacer, pero le dejo el recado con Lauro pa’ que él le diga —contesta el maestro que ve alejarse al arquitecto.

Estos términos, por otro lado, han producido niveles extremos de indecisión en quienes construyen una casa, es decir, quien va a vivir en una casa que se está construyendo tiene que tomar una gran cantidad de decisiones y una de ellas es la que corresponde al índice de estalixismo para cada una de las paredes de su futuro hogar.

Uno de los artículos recientes del Arkitectural Digest for the Very Rich but not so Famous cuenta que la esposa de uno de los clientes de un famoso arquitecto cambió de opinión más de 300 veces con respecto a la textura de una sola de las paredes, a veces dudando entre índices de 22% y 24%, al mismo tiempo que su marido modificó paredes un mínimo contabilizado de 122 veces en cinco meses.

Fanil

Perteneciente a la nostalgia tecnológica, esta palabra designa a la pieza de metal que en los teléfonos de disco facilitaba el marcado del número al detener el dedo índice exactamente en el lugar adecuado, lo que permitía a las centrales telefónicas lograr la comunicación deseada.

Desde luego, esta gran invención, de diseño anatómico, fue rebasada por adelantos de la tecnología que ahora usan botones de marcado en lugar del disco de los antiguos teléfonos.

Pertenece el fanil a la serie de objetos que han sido desplazados, pero que quedan en la memoria de quienes los han usado. Desde luego, las más jóvenes generaciones ni siquiera sospechan la enorme utilidad que tuvo el fanil, mucho menos alcanzan a comprender, por ejemplo, los dramas y las complicaciones que tuvieron quienes usaban tarjetas perforadas como único medio de comunicación con una computadora que requería aire puro y frío.

Aunque no hay datos históricos sobre la invención del fanil, por lo general es aceptado que fue un producto lógico e integral al diseño de un teléfono de disco. Sin embargo, resulta interesante mencionar que existe una añeja casa de nobles venida a menos, en Oiseaux-sur-Couteaux y que se remonta al siglo XII, con el nombre de Ducado de Fanille; uno de los descendientes de esa familia, se sabe, emigró a los Estados Unidos y patentó varios inventos que desgraciadamente no prosperaron, por lo que se considera una posibilidad interesante que haya sido él a quien debimos el fanil.

De lo que sí estamos seguros es de que esa persona, de nombre Gustave Louis Gérard Philipe de Fanille vivió en Nueva York, donde era conocido como Gus Fanil simplemente y que sometió a la Oficina de Patentes de ese país invenciones como la tecla con un cero para usarse en las máquinas de escribir y que era diferente a la letra O, una taza con el asa para zurdos, una diferente tonalidad de negro para los Ford T y un peine especial para barbas y bigotes que retiraba con gran eficiencia los restos de comida.

Incorida

Sustantivo, femenino, que se usa para designar a un tipo de herida muy leve, generalmente en las manos, y que se produce sin haberla sentido.

Es un fenómeno relativamente común el cobrar conciencia de que se tiene una pequeña costra en, quizá algunos de los dedos, sin recordar el momento ni la causa que ocasionó la herida correspondiente.

Si bien, por razones obvias, la incorida nunca llegará a ser parte importante de la Traumatología, su estudio sí es parte vital de la Psicología Clínica la que ha tratado de contestar la causa por la que el ser humano es capaz de producirse un daño sin que él sea notado hasta tiempo después.

Una de las explicaciones más razonables es la que señala a los factores de distracción como la causa principal, de tal manera que es posible concebir un sistema de anestesia para una operación a corazón abierto sin que el paciente se dé cuenta de ello si es que existen distracciones suficientes.

Desde luego, el problema está en el desarrollo de la tecnología para crear la condición de distracciones suficientes, lo que al parecer tiene un costo mucho más alto que el de la anestesia tradicional y ha provocado que esta idea sea archivada hasta mejores tiempos.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras