Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ferranty, Marcus
ContraPedia ContraPedia
10 octubre 2007
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Marcus Ferranty nació en 1930. Su infancia no presentó atributos anormales, hasta que se gradúa como licenciado en derecho en 1954. Su primera obra fue una escultura obscena con el título de Mancha Móvil, que está en estudio en el Institute for the Study of Ludicrous Behavior de Paris, Texas.

Se ignora cuál fue su primer escrito, pero quizá sea Carreras de Palmípedos. El título asoma la posibilidad de una interpretación simbólica, pues trata sobre un abogado que muere víctima de su propio éxito al llegar a ser ministro.

La primera época de Marcus Ferranty se caracteriza por la búsqueda de su identidad. El escritor se debate entre la escritura, la música y la venta de cosméticos casa por casa. Adopta esta última para poder sobrevivir, pero no hay duda de que hubiera preferido la composición de obras cortas para corno inglés.

Una de estas piezas, la llamada Sonata Triste revela una cierta influencia de Richard Strauss, ya que la totalidad de la obra está dedicada a imitar el balido de las ovejas. En esta época, la literatura es una distracción para Ferranty. Su obra representa uno de los niveles más bajos a los que puede llegar una de las bellas artes. A esta etapa de la vida de Marcus Ferranty pertenece una poesía libre titulada Loor a una Fórmula Matemática y varios libros.

Uno de estos libros es el intento de una novela sobre las desventuras de un hombre de la clase media de Tailandia que decide comprar un castillo en Burdeos, cuya producción de vino ha ido en descenso desde que un fantasma vaga por los plantíos asustando a los trabajadores. Ese fantasma es el de Carlos Marx que desea sindicalizar a los trabajadores.

Ya en su segunda época, Ferranty logra que una de sus piezas para corno inglés sea estrenada por un mariachi en la Plaza Garibaldi de su ciudad natal frente a varios turistas americanos. Testigos han dejado su testimonio sobre lo acontecido en aquella noche. Al término de la pieza, uno de los turistas exclama “Ah, Sergio Mendes! true?” Ferranty los ataca con chiles poblanos y el escándalo atrae a la policía. Ferranty pasa dos días en la cárcel. A partir de entonces se dedica a la literatura. Durante ese tiempo surgen una gran cantidad de novelas con estructuras que fascinaron al público.

De esta época data El Lagarto Azulverde que narra veinticinco horas en la vida de un vendedor de libros que logra colocar, entre diez clientes, quince enciclopedias sobre cómo reparar un grifo. Sorprendido por la alta venta, este vendedor vaga por las calles, encontrando una serie de personajes bien caracterizados, como aquel cantinero que es descrito como “teniendo la seriedad que impone el tablero de un elevador automático”.

Casi todos los libros de Ferranty en esta época tienen una demanda que supera las expectativas de su editor. Se publican uno detrás de otro con títulos como Los Doctores de la Sala Tres, El Espía que Perdió y No hay Nadie en la Ventana.  Ha sido reconocido que el editor jugó un papel importante en el éxito de estos libros al cambiar los títulos originales que presentaba Ferranty. Por ejemplo, se sabe que Los Doctores de la Sala Tres llevó por título original La Importancia Clínica de un Jabón.

Marcus Ferranty amasa así una considerable fortuna que le permite obtener la mano de Elisa con la que en la infancia jugaba al doctor. Este acontecimiento marca el inicio de otra época en la vida del autor. Deja la novela de venta masiva y quema públicamente varios ejemplares.

La producción de Marcus Ferranty se vuelve densa y pesada, utiliza términos esotéricos y hace continuas referencias a sociedades secretas. Esto se conoce gracias a la información dada por ciertos amigos de Ferranty, ya que ninguna de esta obras ha sobrevivido.

La siguiente época de la obra de Marcus Ferranty ha sido calificada por como una “atiborrada de influencias de las más disímbolas fuentes y procedencias, claramente ecléctica y en ocasiones confusa hasta la desesperación”.  Sí, hay obras de este período que desafía la imaginación y no se sabe si vienen de una mente genial o de un cerebro trastornado.

En su Oda a lo Estocástico, existe un párrafo que textualmente dice:

“si decimos que Q es un espacio irreducible, una matriz de datos, el número 1 se torna el equivalente de un cierto valor de Q si se realiza una secuencia de números no negativos, no secuenciales, aleatoriamente distribuidos y unidos por el teorema de la convergencia no euclidiana, y si esto es cierto como se puede apreciar con facilidad, entonces ¿qué hago yo sobre la cama con un cigarro prendido, una botella vacía y una mujer en la puerta?”

Marcus Ferranty hizo algunos intentos dentro del género corto del terror en sus últimos años. Uno de sus cuentos lo conocemos con cierta amplitud, se trata de El Peine, y es una narración en primera persona sobre un peine cuyos dientes, con el tiempo, se van afilando hasta hacer sangrar a su propietario.

Superficialmente vista, la obra de este autor puede dar algunos breves minutos de diversión, pero profundamente analizada Marcus Ferranty presenta un serio rompecabezas para cualquier estudioso.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras