Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Guerra Equivocada de EEU
Eduardo García Gaspar
8 octubre 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Ha reportado La Jornada recientemente que “Las negociaciones sobre el acuerdo antinarcóticos entre los gobiernos de México y Estados Unidos… concluyó hace diez días, reveló el subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana, Carlos Rico Ferrat…”

El funcionario “precisó que inicialmente será por un periodo de dos años… [y] que la ayuda… de cuando menos mil millones de dólares para los próximos dos años, será solamente en asistencia técnica, equipo y capacitación, y no incluye la presencia de tropas estadunidenses, instalaciones militares ni agentes extranjeros en los operativos en territorio nacional”.

El gobierno mexicano se opuso a la guerra en Irak, pero colabora en otra guerra de los EEUU, la que lucha contra las drogas. El problema es que esa guerra contra las drogas no se va a ganar jamás y todo lo que se gaste en ella es un desperdicio.

Sólo dos cosas podrán lograrse, capturas de cargamentos de drogas y de narcotraficantes de diversos niveles. Eso producirá encabezados de medios, pero no detendrá el tráfico ni el surgimiento de reemplazos de los capturados.

Es una guerra que lleva años sin dar resultados. Su fracaso se debe a estar sostenida en una estrategia errónea, la de prohibir sustancias, que es lo mismo que se hizo durante La Prohibición. Si usted embarga cargamentos es imposible llegar a la totalidad de ellos todo el tiempo y la captura de cargamentos tiene además una consecuencia, eleva el precio de la droga y llega a beneficiar al traficante.

Y cuando se capturan a los mismos traficantes, por alta que sea su posición, el negocio es de tal magnitud que los reemplazos no tardan. Sí, puede existir un período de daño severo a las bandas, pero no es de largo plazo.

El error de la guerra contra las drogas, como dije, es el tener una estrategia equivocada suponiendo que es un combate real. Las drogas no son un combate, ni pueden ser entendidas como un conflicto bélico. El narcotráfico es un fenómeno económico: es un mercado con oferta, demanda y fijación de precios.

Por esta razón, pensar que el que ofrece drogas es el enemigo a matar es erróneo. Siempre habrá “generales” que llenen los puestos de los capturados.

Entender al narcotráfico como un mercado no es sencillo para quien piensa en términos de guerras y combates, es decir, las autoridades de los países como México y EEUU que se empeñan en realizar campañas bélicas con fondos crecientes. El combate a las drogas requiere más sagacidad que ésa, pero nada que no pueda tenerse, ni que sea desconocido.

El remedio al narcotráfico puede ser alcanzado en unos pocos días y con un costo casi de cero: despenalizando la producción, distribución y consumo de drogas. Los males indudables de esta solución son menores que los males de la solución bélica. Piense usted en lo siguiente. Entre los oponentes más fuertes a la legalización de las drogas están los mismos traficantes, por una razón: sus ingresos disminuirían.

Entre los partidarios de la guerra a las drogas están los mismos traficantes, pero también los responsables de la guerra: si las drogas fueran despenalizadas, ellos se quedarían sin trabajo.

También se oponen a la despenalización algunos ciudadanos que entienden que las drogas son malas, con lo que todos están de acuerdo, pero que piensan que es posible erradicarlas, lo que no es posible.

Todo este asunto es uno de selección entre el menor de los males, lo que en este caso es bastante obvio. No me gustaría tener que enfrentarme a personas drogadas en la calle, pero las prefiero a tener traficantes armados en las mismas calles. Y si alguien hace negocio, prefiero que sea oficial y que paguen impuestos, con niveles aceptables de utilidad, no con los márgenes gigantescos de ahora que les bombean enormes flujos de efectivo.

No es una decisión fácil, pero es la mejor que se puede tomar y ella urge. Cada día que transcurre, hay más dinero en las arcas de los chicos malos. Mucho más dinero, que les sirve para protegerse y extender la corrupción por todas partes. Es decir, si usted quiere atacar la corrupción, una buena forma de hacerlo es despenalizar las drogas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras