Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Incapacidad y malicia
Eduardo García Gaspar
24 septiembre 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una de las comidillas recientes de la política mexicana fue el seguro de desempleo que se ha creado por disposición del gobierno de la capital. Desde luego, la intención es electoral con miras a 2012, pero lo más admirable es que muestra la enorme incapacidad de los gobernantes.

Según fue reportado, los fondos de ese seguro de desempleo son de 150 millones. Sergio Sarmiento, la semana pasada, hizo cálculos con esa cifra: pagando 1,500 pesos mensuales a 30 mil personas y sin tener gastos administrativos, a los 3 meses se termina el dinero… a la mitad del tiempo que se ha prometido pagar el seguro.

Esto es de colección, digno de ser colocado en algún caso de estudio, porque además, se estiman más de 200 mil desempleados en esa ciudad y deben seleccionarse sólo 30 mil… una decisión que se presta a malas interpretaciones.

Este asunto tiene más vericuetos que los que usualmente se han señalado. Si se paga por no trabajar, es obvio que eso es un estímulo al no trabajo, es decir, a preferir estar desempleado durante el tiempo que dure el seguro. Y puede darse el caso de preferir recibir esos 1,500 al mes que tener un trabajo de 2 mil o incluso más. Además, puede tenerse un trabajo informal y estar desempleado formalmente, cobrando ese seguro.

Otra faceta del asunto. La causa de la escasa creación de empleos es atribuible a las disposiciones oficiales y eso resulta en una situación extraña: el problema es causado por el gobierno y él mismo lo intenta resolver por otros medios, resultando todo en una pérdida de dinero público.

Si las leyes laborales fueran más flexibles y los requisitos aplicados a los negocios más simples, la creación de empleos se facilitaría sin necesidad de ese seguro de desempleo.

Y pasamos ahora a otra muestra de lo que no debe hacerse cuando se ocupa un puesto de gobierno. Usted conoce la noticia.

Algunos senadores han solicitado que se cree una comisión para dialogar con el EPR (los terroristas que han puesto bombas en ductos de Pemex). Hasta hay una iniciativa para detener las investigaciones en contra de esos terroristas. Otra pieza de colección para un museo gigante de lo que no debe hacer un gobierno.

Los dos sucesos anteriores han sido parte de la conversación política reciente y serán pronto sustituidos por otras piezas de colección. Así es la política: un medio fantástico para mostrar la incompetencia de esos que prometen solucionar todos los problemas de la sociedad y que acaban por empeorarlos.

Pero, también, los dos sucesos son una buena ilustración de lo que los economistas llaman incentivos perversos. Son fomento y estímulos de conductas dañinas. Me explico.

El diálogo con los terroristas estimula a otros que también desean presionar al gobierno para lograr beneficios. La lección que los senadores están dando es básica: pon bombas, causa daños, que será hasta entonces que te escucharé con toda formalidad.

A los que respeten las leyes y no coloquen bombas, esos no serán escuchados. Sí, se trata de un fomento al terrorismo y en eso se parece al seguro de desempleo, que es un incentivo al desempleo y a la corrupción.

Pagar por no trabajar es un estímulo al no trabajo, pero también al uso discrecional de recursos para usos electorales. El gobernante tendrá la decisión de a quién dar ese pago mensual y lo canalizará a la compra de lealtades para cuando se necesiten, es decir, durante las elecciones.

Los dos son casos de chifladura gubernamental, pero difieren en algo central. El seguro de desempleo está diseñado para tener un beneficio electoral posterior, como lo tuvo el pago a personas mayores en el pasado gobierno del DF. Su intención es maliciosa, pero el caso del diálogo con los terroristas es una abierta y clara estupidez.

Existe una queja común al respecto de la democracia, la de que ella lleva al poder a gente que carece de talentos para ocupar el puesto al que aspira. Por ejemplo, legisladores que crean leyes laborales y que carecen de toda educación económica. Quieren regular lo que desconocen y eso causa problemas aún mayores. La crítica tiene su buena y sólida base, con casos como estos dos y que muestran incapacidad y malicia extremas


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Incapacidad y malicia”
  1. javier Dijo:

    coincido con el punto de vista respecto a los dos asuntos, asimismo considero que la poblacion mexicana debe de ser mas participativa para evitar que los demagogos que abundan por ahi continuen engañando al pueblo





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras