Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Independencia del Legislador
Eduardo García Gaspar
22 octubre 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Reportó La Jornada (18 octubre) que “El gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, coincidió hoy jueves con el reconocimiento que su padre, Cuauhtémoc Cárdenas y el candidato perredista a la gubernatura, Leonel Godoy, hicieron de Felipe Calderón como presidente”. Tenemos pues a tres miembros altos del PRD haciendo lo incomprensible.

Dijo el gobernador Cárdenas que “A lo mejor no usamos todos los mismos términos, pero yo coincido en que hay que tener presente que está al frente del Ejecutivo federal, que por lo tanto cualquier gobierno estatal tiene que dialogar y buscar coordinarse con él para el efecto de aterrizar proyectos”. Y de Godoy se reportó que “el aspirante perredista a la gubernatura reiteró que de llegar a ser gobernador de Michoacán mantendrá una relación cordial e intensa con el gobierno federal”.

Es algo difícilmente comprensible, pero no es lo que usted se imagina. La primera impresión de la noticia es, por supuesto, la cuestión de esos tres notables yendo en contra de la línea de pensamiento de su partido: trabajar en el gobierno pero no reconocer al jefe del ejecutivo de ese gobierno. Todo por el reclamo sostenido por el ex candidato de su partido en las elecciones de 2006.

¿Es extraño que los dos Cárdenas y que Godoy terminen por reconocer al ganador de las elecciones? Sin duda, pero eso es comprensible y justificable: la realidad les ha llegado y un político trabaja en la realidad, no puede vivir de supuestos ficticios. Por mucho que López Obrador insista que su partido le siga en su peregrinar, esa marcha tiene límites prácticos y, a menos que suceda algo fuerte, será abandonada sin remedio.

Lo que resulta incomprensible es otra cosa: que dentro de los partidos mexicanos se tenga disensión. Los partidos políticos aquí son en extremo celosos de la lealtad que sus miembros les otorguen. Para ellos la credencial de miembro activo significa que no hay posibilidades de independencia personal. La libertad de cada miembro del partido es retirada para requerir una adhesión absoluta a lo que el partido diga.

No es aceptable para un partido que uno de sus miembros vote de manera diferente a la postura adoptada por el partido mismo. Si una ley debe ser aprobada o rechazada, eso se decide por parte de la dirigencia del partido y los diputados que el partido tenga votan en conjunto.

Es decir, al final de cuentas, los legisladores no representan a los ciudadanos como usted y yo, sino a su partido y lo que sus dirigentes digan. Cierto que hay negociaciones que no vemos, pero una vez aprobado por el partido, todos sus legisladores votan de manera igual.

Esto es lo mismo que sucedía antes, cuando el PRI tenía a casi todos los diputados y senadores y el jefe del partido, el presidente mismo, les decía cómo votar. Ahora hay varios partidos y su presidente les dice cómo votar. Es mejor esto que lo anterior, pero está muy lejos de ser lo que se supone es un legislador, representante de los ciudadanos. Los son, pero de sus partidos y de lo que su partido cree que debe hacerse.

Y esto es precisamente lo que hace que sea incomprensible lo que hicieron esos tres miembros del PRD, que no era hablar diciendo que se debía aceptar la presidencia actual, sino que ellos se salían de las instrucciones dadas por la dirigencia de su partido. Que ellos reconozcan a Calderón es, cierto, algo sorprendente, pero mucho más lo es ese acto de independencia personal en contra de la lealtad incondicional que un partido político exige en México.

Eso es lo que realmente es novedoso y, la verdad, muy bienvenido. Ojalá se dé en más casos y que los miembros de los demás partidos reconozcan que sus miembros pueden pensar y que son libres y que no representan al partido, sino a la ciudadanía. Tendrán algunas ideas y principios en común, serán aliados en muchas cosas, pero son personas a las que no puede quitarse su libertad sin sufrir consecuencias.

Ojalá que el ejemplo se multiplique y los dirigentes de los partidos entiendan que no puede exigirse esa lealtad sin condiciones a sus miembros. A la larga no les conviene, ni a ellos, ni a nosotros.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras