Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Jorlín, Oxicha, Pedigrafía
ContraPedia ContraPedia
29 junio 2007
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Jorlín

Sustantivo que describe a la parte visible de una mucosidad nasal, generalmente ya seca y de tonalidades verdosas que muestran algunas personas sin darse cuenta de ello y que causan pena ajena en quienes sí se han dado cuenta.

El libro La Etiqueta y las Buenas Maneras del Catarro, Gripa y Resfriado ha tratado la problemática sobre si la persona debe o no avisar que otra tiene un jorlín; en esencia hay dos posiciones principales, una de ellas propone que sí se avise a la persona que tiene un jorlín para que ella proceda a su eliminación, mientras que la otra propone que no se le dé ese aviso al afectado, pero sí a quienes le rodean para que todos puedan reír a costa de la víctima.

Desde luego, lo más apropiado es lo primero, aunque se permite y está socialmente aprobado que ese aviso se dé en público, de manera que el resto de las personas oigan.

El jorlín, es obvio, viene en muy diferentes presentaciones y tamaños. Los hay verdaderamente microscópicos y que pasan totalmente desapercibidos excepto por la persona que los siente cuando pasa sus dedos por los orificios nasales; los hay enormes y prominentes, imposibles de dejar de ver y que son los que más pena causan.

Dependiendo del índice de humedad es aceptado universalmente que el seco es mejor que el húmedo, pues este último se adhiere con extrema facilidad a los dedos. En cuanto a los colores suelen predominar los verdes terrosos y opacos, aunque también los hay marrón oscuro.

Por lo general las personas padecen jorlinfobia, es decir, disgusto ante el jorlín, lo que parece ser una actitud desarrollada con la edad, pues los niños pequeños sufren más bien jorlinmanía, o sea, gusto por el jorlín ya que continuamente lo acostumbran sin que entre ellos exista reprobación social.

Oxicha

En las construcciones viejas, algunas de sus ventanas se encuentran oxidadas y las manchas de ese óxido pueden ser claramente vistas como escurrimientos en los vidrios y las paredes.

Estas manchas son llamadas técnicamente oxichas, término que revela con claridad su naturaleza específica que les impide ser confundidas con otras. Aunque es erróneo, el término oxicha también es usado para describir las manchas en los vidrios de ventanas y que son prácticamente imborrables

Pedigrafía

Algunas alfombras, especialmente las de color liso, según ha observado atinadamente Wilhem Pffaff, se prestan admirablemente a la pedigrafía, que no es otra cosa que el dibujo de figuras, usando los zapatos, sobre la alfombra misma.

Efectivamente, gracias a la posibilidad de que la alfombra cambia la dirección de su tejido con una pasada del zapato es posible realizar algunos dibujos, o al menos algunas simples rayas en ella, unas oscuras y otras claras.

Los experimentos en la empresa manufacturera de alfombras de San José de Tiznados, en Venezuela, confirman que la pedigrafía es por lo general un dibujo de extrema simpleza, rayas y cuadros cuando mucho, aunque en ocasiones pueden escribirse letras y hasta alguna palabra corta.

Fue en esta empresa que también se confirmó la teoría de Wilhem Pffaff en el sentido de que las alfombras de pelo corto y diversos colores no se prestan a la pedigrafía. Además, es de sobra conocido que los intentos para realizar dibujos más complicados han resultado en fracasos muy notables; por ejemplo, la Academia de Arte de Nauhcampatepetl, en México, intentó un concurso de arte joven en pedigrafía que tuvo un éxito muy escaso, especialmente ante la reacción de la crítica local en el periódico La Voz de Nauhcampatepetl, que rechazó totalmente la versión en pedigrafía de varios cuadros de Gris, pues ellos habían sido realizados en alfombras verdes.

Pero la pedigrafía ha ido más allá y ha sido aplicada con promisorios resultados en el terreno de la psicología. Por ejemplo, no hace mucho que el Journal of Very Funny Local Behaviour de Nanafalia, en Alaska, reportó que los dibujos pedigráficos de ciertos pacientes depresivos habían dado la clave para encontrar su curación absoluta; gracias a los dibujos realizados en las alfombras de los pacientes durante sus consultas pudo averiguarse que esos pacientes estaban deprimidos por vivir en una ciudad de tan repulsivo nombre y que preferían radicar en otro lugar, uno llamado Ninini, en Hawai.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras que no existían. Eran invenciones muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras