Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Tercera Cadena Televisiva
Eduardo García Gaspar
10 enero 2007
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Se ha reportado que el gobierno de Fox aceptó la presión de Televisa para no tener en México una tercera cadena de televisión abierta. Para justificar esa presión, la empresa supuestamente utilizó dos argumentos señalados en un reportaje de la revista Proceso hace poco, sustentado en declaraciones de Jorge Castañeda.

El gobierno no debería dar el permiso a la tercera cadena de televisión por dos razones centrales, se argumentó. Una era una causa económica y la otra era una causa política. El reportaje explica que la causa económica se fundamentaba en la premisa de que el mercado publicitario mexicano había llegado a su tope y no crecería, por lo que la tercera cadena dividiría el pastel en rebanadas más pequeñas.

Eso le quitaría recursos de crecimiento a las televisoras existentes para su expansión en los EEUU, un mercado que sí crece, y además, sin esa presencia mexicana en los EEUU habría menor oportunidad de un acuerdo migratorio, se aseguró. La segunda causa para no dar el permiso, fue la política: una tercera cadena significaría cambiar el estado de cosas de los noticieros de televisión.

Es más fácil para el gobierno, se dijo, entenderse con las dos cadenas actuales sin la complicación de la tercera. Un nuevo noticiero podría adoptar una posición crítica del gobierno que no podrían soportar las dos existentes so pena de verse oficialistas. En fin, eso fue reportado y se ha deducido que el gobierno de Fox aceptó la negociación pues no hubo una tercera cadena durante su gobierno (lo que es un argumento lógicamente inexacto y que sólo crea sospecha, no certeza).

Si lo reportado es exacto, ello muestra un caso muy ilustrativo de corporativismo: la presión de grupos poderosos ejercida sobre un gobierno para la obtención de un favor que lastima a terceros. Y, como apunta el reportaje, ilustra también la debilidad del gobierno: antes era la autoridad la que dominaba a esos grupos y ahora es lo opuesto.

Pero hay más que eso. Lo reportado es una ocasión para demostrar qué lejos estamos de tener una economía liberalizada. El argumento de un mercado que ha llegado a un techo y que no admite más competidores es falaz. Quien sea que abra la tercera cadena piensa lo opuesto y cree que vale la pena invertir dinero propio en un negocio que piensa ser redituable. Nada tiene que hacer un gobierno decidiendo si debe haber o no nuevos participantes en un mercado.

Pero es obvio que las empresas existentes tratarán de detener al entrada de nuevos competidores. Si México tuviera una economía interna abierta y liberal, no sucedería eso y podrían entrar todas las nuevas cadenas que quisieran. Allá ellas y sus decisiones y su dinero. Pedir la protección gubernamental para evitar la entrada de nuevas empresas tiene un nombre: proteccionismo y daña a los consumidores.

El segundo argumento es realmente sorprendente pues significa que la credibilidad en los noticieros de televisión debe ser nula: si lo que dice el reportaje es cierto, esos noticieros no reportan noticias objetivas y se mueven por consideraciones políticas destinadas a presionar a las autoridades a proteger su negocio. Esto tiene un nombre: chantaje. Otra forma de lograr el proteccionismo buscado.

El reportaje, contrario a lo que dice, no presenta una prueba definitiva de Fox deteniendo a la tercera cadena… pero sí muestra una situación altamente sospechosa. De lo que no hay sospecha es que esos argumentos son malos en el sentido de no tener sustento. Las cadenas existentes pueden pensar que el mercado publicitario mexicano ya llegó a su límite, algo en sí dudable pero en lo que sin duda no creen los inversionistas de la tercera cadena.

Y lo peor de todo, la gran desconfianza que arroja sobre la credibilidad de los noticieros de las dos cadenas existentes. Las coloca sin objetividad en la noticia, moviéndose a su antojo reportando eventos de acuerdo a su propia conveniencia de amenaza a la autoridad. Si autorizan la tercera cadena van a ser agresivos con el gobierno y viceversa. Si lo reportado es cierto, ya no tiene sentido ver esos noticieros.

Y, al final, sería una prueba más de que la economía mexicana está lejos de ser liberal, al menos en el negocio de la televisión… más petróleo, electricidad, comunicaciones y demás. Los lastimados somos usted y yo, los consumidores.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras