Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lástima, Latinoamérica
Selección de ContraPeso.info
24 enero 2007
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La impresión general es lastimera —la situación económica mundial se encuentra en un período positivo, pero América Latina no goza de esa ventaja. Tampoco se encuentra del todo mal. Parece estar en una posición de mediocridad. Una medianía que produce tanto o más daño futuro que las posiciones más negativas.

Los países asiáticos adelantan más que los latinoamericanos en momentos en los que la economía global marcha por buen camino, quizá el mejor de las últimas dos décadas. En el siglo 21, el crecimiento de la región ha sido de un 4% aproximadamente, una cifra positiva, pero insuficiente —especialmente para los problemas centenarios de esta parte del mundo: proporciones grandes de la población en pobreza y una gran desigualdad de ingresos.

Problemas sin resolverse y regímenes notablemente más democráticos, han producido un caldo de cultivo benigno al surgimiento de populistas elegidos legítimamente que desafortunadamente toman medidas que conducen al empeoramiento de la situación: Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Ecuador son ejemplos de esta situación, la de la asunción al poder de gobernantes sostenidos en plataformas contrarias al desarrollo —pero de profundo atractivo electoral. Y

desde luego Argentina en donde el gobierno de Néstor Kirchner aplica medidas contrarias a la libertad económica.

La excepción parece ser Chile, aunque algunos incluyen también a El Salvador. Por su parte, Brasil y México parecen haberse salvado del populismo. Lula moderó su pensamiento y Calderón está en una posición demasiado temprana para poderse estimar.

Pero en estos países, la democracia podrá ser más un freno al crecimiento que un aliciente —las cámaras de legisladores están divididas y presentarán oposición a la necesaria modernización: lo que hace probable un escenario de parálisis legal, no diferente a lo sucedido con Fox durante su presidencia en México.

En breve puede verse una situación global favorable que está siendo aprovechada por varios países, como India y China, también por Vietnam, más países de Europa Oriental, como Estonia. Dentro de esta circunstancia, América Latina en su conjunto aparece inmóvil en el mejor de los casos —incluso a veces da la apariencia de ir hacia atrás. Es una lástima.

Pero la lástima que la región causa tiene explicaciones —una de ellas es el atractivo que en la región tienen los caudillos con las ideas equivocadas y que sienten ser seres destinados a llevar la felicidad a sus pueblos, produciendo lo opuesto. La muestra actual es Chávez y su egolatría, de quien no dudo que haya recibido la mayoría de los votos en las recientes elecciones, que es a lo que me quiero referir.

La popularidad de ese mandatario, la del muerto práctico, Castro, la de López Obrador en sus inicios, y otros casos más, como el de Morales en Bolivia, muestran lo crédulo de buena parte del electorado de esos países y me inclinan a sostener la idea de que la culpabilidad de esa aprobación a los mesías políticos radica en buena parte en la ingenuidad del electorado dispuesta a seguir al salvador del momento.

Pero esa credulidad asombrosa del electorado tiene causas —una de ellas es desde luego la situación cuasi estática de la economía de la región, apuntada antes. Pero existe algunas cosas más, como el marxismo de bolsillo que afecta a la intelligentsia de la región, en la que dominan más los sentimientos que la razón.

No pienso que el votante latinoamericano lea las obras de esa intelligentsia, pero sí creo que sus ideas lleguen a la población más baja por medio de cadenas de comunicación que van de los autores originales, a los autores secundarios, a los difusores de ideas, a los medios y profesores, y de allí a la población en una especie de riego por goteo que lleva décadas de realizarse.

Ese riego de ideas erróneas es lo que ha creado en la región un clima que favorece la intromisión del gobierno en los asuntos económicos y facilita la elevación al poder de personas que sin vergüenza proponen soluciones que sólo los ilusos pueden tomar en serio —es decir, el electorado latinoamericano da la impresión de tener grandes segmentos de personas dispuestas a ceder poderes ilimitados a personajes tan fuera de la realidad como Chávez.

A esa ilusión crédula y primitiva de mucho del electorado hay que añadir un elemento totalmente opuesto —uno que es radicalmente diferente. Uno es iluso e inocente, éste es cínico y desvergonzado: el de quienes viven de las concesiones de gobiernos guiados por los mesías y que de ellos derivan sus rentas. Creo que puede llamársele un nuevo mercantilismo, que produce grandes fortunas propias de los gobernantes y de sus favorecidos, incluyendo a empresas.

Si Latinoamérica es causa de lástima, ella tiene sus raíces más allá de su desempeño económico mediocre. La región sufre de un electorado demasiado iluso y de intereses especiales demasiado cínicos.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995 que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras