Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lorismo, Mactilamiento, Telecoucheo, Teñicos
ContraPedia ContraPedia
25 octubre 2007
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Lorismo

Úsase este término para designar al género de palabras extravagantes, extrañas, chillonas, excéntricas y trastornadas que son pronunciadas por una buena cantidad de personas dedicadas al arte del micrófono, es decir, locutores y reporteros de radio y televisión, sin olvidar a los reporteros de medios impresos.

Un lorismo, entonces, es la sustitución de una palabra de uso común, por otra de naturaleza sonora y rimbombante; por ejemplo, en lugar de usar la palabra normal hospital, el locutor menciona la palabra nosocomio.

Incluyen los lorismos, por extensión a las frases de carácter barroco decadente usadas por las mismas personas con el mismo propósito, aparecer como originales y llamativos.

Entre los lorismos más frecuentes están vital líquido que en la realidad significa simplemente agua; esférico que no es otra cosa que un pedestre balón de futbol; primer mandatario, que designa al presidente de un país y que muchas personas confunden creyendo que significa la persona única que manda y ordena; amantes de lo ajeno para designar a los simples ladrones; semanal es con frecuencia sustituido por la incomprensible hebdomadario.

No debe ser confundido el lorismo con los errores de dicción y las malas costumbres de locución, como el frecuente e inútil uso y abuso de las palabras bueno pues, y lo que es a las que son tan afectos muchos locutores mexicanos.

Mactilamiento

Aunque existe duda sobre la palabra correcta, mactilamiento o mactilaxión, es más aceptada la primera como el término que describe la acción y movimientos de una mano humana que entra a una habitación sin luz, tocando las paredes con el objeto de encontrar el apagador de luz y así poder remediar la oscuridad.

Desde luego, existe el mactilamiento izquierdo y el derecho, dependiendo de la dirección en la que se ejecuta esta acción y que es el inverso de la dirección en la que abre la puerta.

Efectivamente, si una puerta abre girando hacia la derecha, entonces el mactilamiento realizado es a la izquierda, y viceversa. En algunas pocas ocasiones se han registrado mactilamientos en la misma dirección en la que gira la puerta y esto sucede cuando fracasa el mactilamiento del lado lógico.

Por otro lado, dependiendo de la edad de la casa se tienen mactilamientos superiores e inferiores. Por ejemplo, en las casas viejas, los apagadores de luz fueron en lo general colocados en lugares más altos a los normales, mientras que en las casas más recientes los apagadores están colocados en partes inferiores, incluso por debajo del nivel de la cintura.

Una dificultad del mactilamiento consiste en el descubrimiento de apagadores dobles y hasta triples, que tienen que ser accionados para averiguar así cuál es la luz que prenden.

Telecoucheo

Denominación genérica dada a la serie de imprecaciones, gritos, chillidos y exclamaciones de cualquier tipo que las personas generan vocalmente al estar presenciando un partido deportivo y que contienen instrucciones de juego más propias del entrenador que del fanático.

El telecoucheo necesariamente supone, como bien lo ha señalado Ian von Luesdaraux, el afamado filósofo, que el jugador es capaz de escuchar al espectador, es decir, que posee un oído privilegiado. Los comentarios de Luesdaraux, debe señalarse, produjeron envidia en algunos sectores de filosofía oriental, haciendo que Lin Tonhui, planteara la interrogante “¿existe un partido de futbol que yo no vea?”.

Es vital separar el telecoucheo del telensejo, pues ambos términos tienden a confundirse y ser mal empleados. El telecoucheo es empleado exclusivamente para cuestiones deportivas, mientras que el telensejo en usado para telenovelas. La distinción es importante pues el telecoucheo es un fenómeno primariamente masculino, mientras que el telensejo es una costumbre esencialmente femenina.

Teñicos

Nombre común y corriente, de uso en los círculos restauranteros, y que designa a los dientes de los tenedores que presentan una desviación de cualquier tipo con respecto a su diseño original. En pocas palabras, el teñico es el diente doblado de un tenedor, aspecto en extremo cuidado por los más refinados establecimientos de comida pero en extremo descuidado por los demás.

La siguiente es una cita parcial del texto de un reportaje de crítica gastronómica publicado en el Journal du Tartas de la población francesa del mismo nombre y donde por primera vez fue usado este término.

Había yo ingerido una deliciosa sopa de espárrago fresco del la región, adornada con pequeños sous-sous de alcachofa tardía, que tanta fama ha dado a este establecimiento desde su fundación; había yo después tomado la perdiz de caza estofada en salsa de bordesaeaux la que fue acompañada por un puré de pera verde; además, había yo tenido la fortuna de comer un lenguado fresco a la cafizá. Todo había sido una comida en esencia muy satisfactoria, hasta que los quesos fueron acompañados con un tenedor de un teñico que deshizo toda posibilidad de una crítica favorable para el establecimiento de mi amigo de la infancia. ¿Cómo es posible que se acompañe al delicioso queso de cabra de Alto Alentejo en Portugal con un tenedor en ese estado? Hasta su inconfundible sabor cambió para mal.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras