Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Temas Prohibidos
Eduardo García Gaspar
11 octubre 2007
Sección: SALUD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Imagine usted que tiene en casa dos frascos con una medicina que puede salvar vidas. Uno de ellos es absolutamente necesario para usted, pero no el otro. Al mismo tiempo varias decenas de miles mueren en el mundo por falta de esa medicina. Si usted regalara o vendiera ese frasco que le sobra, esas vidas de salvarían.

El sentido común llamaría a acciones caritativas, como el poder donar o vender esa medicina. Guardadas las proporciones, es como vender el carro que usted no necesita, o donarlo si usted lo desea. Sin embargo, las leyes prohiben vender ese frasco de medicina: sólo puede donarlo. La ley le obliga a ser egoísta en extremo manteniendo esos dos frascos hasta que usted muera.

Si usted pudiera vender uno de los frascos muchas vidas se salvarían. Piense usted en esto: miles de personas mueren al mismo tiempo que en todas las casas hay un par de esos frascos por cada persona. No sueña lógico que eso suceda. Podría verse esto como una injusticia.

Esta comparación es vieja y explica de otra manera la imposibilidad de vender uno de sus riñones. Tenemos dos y podemos vivir con uno en la inmensa mayoría de los casos. La única posibilidad de ayudar a otros es la de que usted fallezca o la de que usted done uno de esos riñones. Nada de venderlo. El resultado es una escasez de riñones útiles al mismo tiempo que una de riñones desaprovechados.

Si hablásemos de medicinas reales que usted posee, estoy seguro que la opinión aceptada sería de la decir que esas medicinas deben poder ser vendidas o donadas a voluntad de su propietario. Pero, cuando se trata de los riñones, las cosas cambian y la opinión mayoritaria será la de reaccionar como si se tratara de una salvajada. ¿No es acaso más salvaje dejar morir a quienes los necesitan y no los pueden obtener?

Mi opinión al respecto es no definitiva. Pero sí pienso que es algo que debería ser estudiado más allá de sostener de que no se debe hacer. Los argumentos en contra son, sin duda, de peso. Algunos dirían que las personas venderían su riñón gastando en tonterías. Quizá se jueguen el dinero en Las Vega. Eso no me preocupa mucho, porque del otro lado estaríamos salvando una vida. Lo que el otro haga es su asunto.

Podría pensarse que esa venta permitida de riñones afectaría principalmente a los grupos de menores ingresos. Seguramente sí, pero insisto en que del otro lado se salvarían vidas y la gente de menores ingresos los incrementaría pudiendo encontrar maneras de mejorar su vida.

Mi punto no es defender el establecimiento de un mercado abierto y legal de riñones (el que por cierto atacaría el mercado negro con todos los daños que produce). No conozco lo suficiente de eso para tener una posición razonable en favor o en contra. Pero lo que si deseo defender es la posibilidad de discutir este asunto pausadamente y sin gritos. Pudiera ser que en esa discusión se encontrara una manera de resolver la pérdida de vidas.

Y en términos más generales, quiero apoyar la idea de poner en tela de juicio ideas preconcebidas que pueden estarnos dañando por nuestra intención de no querer hablar de ellas. Un ejemplo de esto es la idea de que la posesión de armas por parte de ciudadanos aumenta la violencia en la sociedad. Si le digo que hay investigaciones que prueban lo contrario, usted quizá me vea con sospecha.

Si le argumento que en México existe prohibición de posesión de armas y que a pesar de ello se trata de un país con grandes niveles de violencia, quizá ya usted comience a pensar que puede ser cierto. Lo mismo va para la pena de muerte. Se repite con mucha frecuencia que no da resultados. Hay investigaciones que dicen lo opuesto.

Todo mi punto es decirle adiós a la corrección política y apuntar que la discusión abierta de temas nos lleva a situaciones mejores en su saldo final.

Post Scriptum

Un buen libro que trata con sentido común estos temas es el de Landsburg, Steven E (2007). More Sex Is Safer Sex : The Unconventional Wisdom Of Economics. New York. Free Press. 9781416532217, que me ha servido de inspiración para esta columna.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Los Temas Prohibidos”
  1. Bernardo Loor Dijo:

    Mi comentario va hacia una parte más bien complementaria del escrito: "Un ejemplo de esto es la idea de que la posesión de armas por parte de ciudadanos aumenta la violencia en la sociedad. Si le digo que hay investigaciones que prueban lo contrario, usted quizá me vea con sospecha"

    Se me veria a mi con aún más sospecha al decir que hay estudios que señalan una fuerte correlación entre la legalización del aborto y la disminución de la delincuencia. Lo que quiero expresar es que los estudios pueden decir muchas cosas (muchas veces no muy veraces, pues este tipo de estudios estan generalmente sujetos a la idealización de una función cuyas variables pueden estar equivocadas en su ponderación e incluso en su inclusión) pero las desiciones que se tomen no pueden ser exclusivamente legitimizadas por un estudio; no digo que esto lo haya dicho el autor, solo expreso mi opinión en cuanto al uso de los estudios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras