Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Marxismo y Corrección Política
Leonardo Girondella Mora
5 junio 2007
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Uno de los impedimentos que tiene la mente inquieta en la actualidad es el de la corrección política —el conjunto de una serie de ideas que son tomadas como dogmas de fe imposibles de ser puestas en tela de juicio, y si acaso alguna de ellas lo es, el castigo será severo, incluso con la marginación y el ostracismo.

Un blog ha tratado este tema con sencillez y que ahora cito.

Dice que una conferencia analizó la cuestión señalando que lo políticamente correcto tiene una extrema asociación con el marxismo cultural —lo que no debe sorprender, pues tanto en la corrección política como en el marxismo se construyen dogmas que no deben ser cuestionados.

El autor del blog, Francisco J. Ibero (hat tip), resume esa asociación entre marxismo y la corrección política (CP) usando el material de esa conferencia de Bill Lind.

La extensa cita es inevitable:

1. Ambos son ideologías totalitarias.

La naturaleza totalitaria de la CP se aprecia sobre todo en las universidades de Estados Unidos. Los estudiantes y profesores que se atrevan a cruzar las líneas establecidas por feministas, homosexuales, negros, o cualquiera de los grupos de “víctimas” santificados por la CP están en problemas y son castigados sin piedad.

2. Ambos tienen un solo factor como explicación de la historia.

Para el marxismo es la propiedad de los medios de producción. Para la CP el factor es el poder, es decir, qué grupos definidos en términos de raza, sexo, y demás, tienen poder sobre otros.

3. En el marxismo, ciertos grupos, como trabajadores y campesinos son a priori buenos, mientras que otros, como los burgueses y capitalistas, son malos.

En la CP ciertos grupos son buenos, por ejemplo, mujeres feministas, negros, hispanos y homosexuales, que son buenos independientemente de lo que hagan, porque son “víctimas”. Por el contrario, los hombres blancos son malos por definición.

4. Ambos se basan en la expropiación.

En el caso del marxismo, se trata de la propiedad de la burguesía.

En la CP, dentro de las universidades, se expropia a través de las cuotas de admisión. Cuando un estudiante blanco con calificaciones superiores no es admitido para admitir un negro o hispano con calificaciones más bajas, el estudiante blanco es expropiado.

Por otro lado, el sistema de “acción afirmativa” vigente en el país es un sistema de expropiación.

5. Ambos tienen un método de análisis que automáticamente da las respuestas deseadas.

Para el marxismo clásico, es la economía marxista. Para el marxismo cultural es el deconstruccionismo. Este consiste en tomar cualquier texto, quitarle el significado “aparente” y reinsertarle el significado deseado.

Así, por ejemplo, Shakespeare se reduce a la supresión de la mujer, y la Biblia trata de raza y género. Todos los textos prueban que la historia se reduce a qué grupos tienen poder sobre otros grupos.

Lo que dice Francisco J. Ibero es que el asunto no es para considerarlo una broma —es un tema serio y de consecuencias. Es una forma de silenciar lo que alimenta el avance y que es la posibilidad de disentir y poner en tela de juicio a lo establecido.

Se aísla a los disidentes no usando argumentaciones, sino ataques personales y argumentos ad-hominem. La CP es una forma de censura que amenaza uno de los más grandes mecanismos de avance que tenemos, la libertad de hablar.

Finalmente señalo algo que me parece obvio y bienvenido —los blogs son muchas veces superiores a las columnas que se encuentran en los diarios dominantes y, mejor aún. son una manifestación libre que no está sujeta a la censura que impone la corrección política.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras