Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Gasto, Menos Gusto
Eduardo García Gaspar
16 noviembre 2007
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La noticia es clara: el presupuesto de egresos del gobierno mexicano para 2008 es de poco más de 2.57 billones. Ayer en su columna, Sergio Sarmiento (Grupo Reforma) señaló que eso “es más de 2 mil 500 pesos por hombre, mujer y niño”. Enrique Quintana, por su parte, dice que ese gasto es como de “24 mil pesos por cada mexicano”. En realidad, la cantidad no importa mucho en el per cápita.

Lo que sí importa es que ese gasto es casi una cuarta parte del PIB mexicano y eso es lo que plantea la interrogante de fondo: ¿sirve de algo el gasto público? La queja general es la de decir que ese porcentaje debería ser mayor para estar en los estándares mundiales y que por eso deben tomarse medidas fiscales. Pero plantear así el asunto tiene poco sentido.

No es necesario ser economista, ni siquiera tener estudios formales para responder esa pregunta. Si el gasto gubernamental fuera la respuesta a la prosperidad, ya la habríamos alcanzado hace mucho. Todo lo que se hubiera necesitado hacer es tener un gasto gubernamental equivalente al 100 por ciento del PIB de un país y asunto arreglado. Y, desde luego, países como la URSS, Cuba, Corea del Norte y demás estarían colocados en los primeros lugares de desarrollo.

Por más que escucho complejos razonamientos por parte de los gobernantes y algunos economistas no entiendo cómo es que puede alguien vivir mejor con menos dinero en sus bolsillos… porque eso es lo que hacen los grandes presupuestos estatales, quitar dinero al ciudadano. Los impuestos son una transferencia de dinero, de los ciudadanos a la autoridad. Más gasto gubernamental es igual a más impuestos.

Por más que traten de convencerme de que un mayor gasto de gobierno será mejor para todos, la verdad es que no lo comprendo. No tiene lógica decirme que quitándome dinero que he ganado voy a vivir mejor. Lo contrario sí tiene lógica. Cuanto más dinero posea, mejor viviré. Es por esto que me preocupan todos esos reclamos de mayor gasto gubernamental.

Porque, además, un muy simple sentido común me indica otra cosa: el dinero que es mío será gastado como más cuidado y responsabilidad que ese mismo dinero en manos de burócratas que no lo han ganado. No hace falta tener un título universitario para entender esto y significa que el gasto gubernamental es menos eficiente que el gasto personal.

A más presupuesto de egresos públicos, menos eficiencia en el uso de recursos. Creer que el asunto se resuelve haciendo que un gobierno gaste mejor es iluso. Tanto así que creo que el gasto gubernamental pasado cierto límite es un obstáculo al crecimiento y no un incentivo.

Es decir, el problema real está en determinar el límite máximo del gasto gubernamental. Que éste crezca es preocupante. Por más que digan que el gasto gubernamental es un gasto “social”, eso es tan vago que se torna sospechoso. Nadie excepto los gobiernos utilizan una excusa tan tonta.

Regreso a eso del límite máximo. No tengo la respuesta detallada, pero sí apunto que ese gasto debe estar primariamente dedicado a financiar labores que claramente nadie más está interesado en realizar: policía, tribunales, creación de leyes, infraestructura, relaciones exteriores, ejército y cosas por el estilo. Lo que haga por fuera de eso no tiene sentido porque lo hará mal y gastando demasiado. Si no me cree, vea a la educación, al IMSS, a Pemex…

Entonces, al menos, creo que es posible sacar algunas conclusiones. Elevar el gasto público porque ello genera prosperidad es una creencia infundada. Justificar el gasto gubernamental porque es “social” es un juego de palabras que oculta uso ineficiente de recursos. Un gasto gubernamental debe tener niveles máximos sustentados en una burocracia pequeña responsable de ofrecer bienes públicos de alto impacto general y no bienes que otros pueden producir.

Pero la mayor de las conclusiones es que para llegar a esas anteriores conclusiones no es necesario nada más allá del simple sentido común que todos tenemos y que dice que sí el gasto público es la solución al desarrollo, todos los países ya serían desarrollados.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras