Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Importantes las Palabras
Eduardo García Gaspar
14 noviembre 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El suceso tiene dos formas de verse, al menos. El primero es el de la noticia, muy llamativa y reportada así por El Diario Exterior de España:

“El Rey Don Juan Carlos espetó en la XVII Cumbre Iberoamericana al presidente venezolano, Hugo Chávez, un ‘¿Por qué no te callas?’ cuando el mandatario venezolano intentó interrumpir al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mientras intervenía para exigir a Chávez ‘respeto’ para el ex jefe del Gobierno español, José María Aznar”.

Todo aconteció durante la segunda sesión plenaria de esa cumbre, en la que Chávez “volvió a arremeter contra Aznar, al que llamó ‘fascista’ de nuevo y dijo de él que era menos humano que ‘un tigre o una serpiente’”.

También, en esa reunión Ortega, el de Nicaragua, hizo declaraciones fuertes contra los españoles, según Libertad Digital: “Ortega, quien aludió a la ‘responsabilidad’ de los iberoamericanos por dejarse ‘chantajear por los yankees y los europeos’. Ortega acusó a España de tener una ‘alianza política, económico y militar’ con Estados Unidos y les echó en cara que aviones estadounidenses repostaran en España antes de bombardear la vivienda del presidente libio, Muanmar Gadafi, en 1986, en el que murió la hija de ésta [sic]”.

Total, tenemos una situación que no es de todos los días y que ocupó, desde luego, buena parte de las noticias. Eso, todos lo podemos entender. Pero hay más. Bastante más. Ha sido dicho que las acciones cuentan más que las palabras. No. Quizá sea lo opuesto. Nada tan útil como escuchar a una persona para conocerla. Aunque sus acciones no se observen, las palabras son la mejor indicación de quien habla.

Hay pues abundantes muestras de las palabras de Chávez. Abundan incluso en la prensa fuera de su país, y dentro de él, llenan los medios. No puede nadie llamarse al engaño y decir que no sabe del dictador venezolano y sus acólitos en Nicaragua, Bolivia y Ecuador. Pero aún así, las palabras no son suficientes en sí mismas. Es necesario examinar su forma y lo que ella muestra.

Una y otra vez, las palabras de Chávez son dichas en tonos de enemistad y confrontación, en donde él tiene la razón absoluta que nadie puede poner en tela de juicio. Chávez entiende las cosas como una pelea que no puede ser detenida y en la que él juega un papel importante. Por eso habla y habla mucho confrontando siempre. Para él no existe el diálogo. Lo que importa es su monólogo que que todos deben escuchar. Por esto es capaz de hablar durante horas seguidas. Eso es su realización personal, incluso más que los hechos.

He puesto de cabeza a la lógica común, la que diría que las palabras no son importantes, que lo que cuentan son las acciones. Pensar así es la forma de ver las cosas en muchas personas, esos que dicen que las palabras no cuentan, que no tienen valor. Ellas afirman que para evaluar a un político es necesario ver lo que hace, no lo que dice. Creo que debe ser al revés: lo que una persona dice, especialmente un gobernante, es más importante que lo que hace.

¿Por qué? Porque las palabras revelan más al que habla que sus acciones. Sus palabras salen directamente de su cabeza sin interferencias ni contaminaciones. Son en este sentido, muestras puras de lo que está dentro de la cabeza del que habla. Y, cuando esas palabras exasperan a alguien como Rodríguez Zapatero o al rey Juan Carlos I, ilustran la calidad de quien habla.

Si eso sucediera en una conversación entre personas comunes, la cosa no pasaría a mayores. Pero el problema es que se tiene esa situación en un terreno político, uno en el que por excelencia se debe privilegiar el diálogo, no el monólogo. Chávez, en otras palabras, no es un gobernante. Es lo único que puede ser, un dictador que habla como tal. En realidad no importa que sea de izquierda, como lo es. El punto es que su mente es totalitaria y entiende un mundo en el que hay enemigos a vencer, no personas con las que dialogar.

¿Hizo el rey de España algo malo? Quizá: el pedirle que se callara y el salir de la reunión fueron reacciones humanas no políticas, pero alimentaron el ego del dictador, para quien la indiferencia debe ser un tormento.

Post Scriptum

La idea de que las palabras valen más que los hechos no es mía, sino de G.K. Chesterton.

Posteriormente, El Universal reportó palabras de Chávez:

“Es muy difícil pensar que el embajador español haya estado en palacio apoyando a los golpistas sin autorización de su majestad, porque él (rey) es quien dirige la política exterior… Un jefe de Estado debe tratar siempre de mantener la compostura, ¿no? Yo creo que el rey se llenó de ira, puede ser una ira vieja de 500 años… Señor rey [sic], responda: ¿Sabía usted del golpe de Estado contra Venezuela, contra el gobierno democrático, legítimo de Venezuela?”

El Diario Exterior reporta palabras de Chávez;

“¿Por qué no te callas tú, Rey [sic]?… Nosotros tenemos 500 años aquí, en silencio… un jefe de Estado debe tratar siempre de mantener la compostura… En el 2002 era el mismo rey, no era el mismo presidente, era el mismo rey. Ahora me pregunto en este momento, será que el Rey sabía del golpe contra mí en el 2002 y por eso se enfurece cuando digo que Aznar apoyó el golpe. Ahora me hago la reflexión… es el Rey el que dirige la política exterior de España, no es el presidente del Gobierno”.

Ayer por la tarde, El Diario Exterior reportó:

“… Chávez… Dijo que las inversiones  españolas en Venezuela no son imprescindibles y si la situación se daña ‘esto no va a andar bien… España tiene aquí bastantes inversiones, empresas privadas. No queremos dañar eso, ahora, si se daña, se daña… Así que si el Gobierno español o los españoles que viven aquí, por ahí vi que salieron con unas banderas, comienzan a generar un conflicto, no va a andar bien esto, porque aquí hay dignidad y Venezuela se respeta, y el jefe de Estado de Venezuela hará respetar este país’”.

Me parece obvio que el dictador venezolano goza indeciblemente con la creación de polémicas pues ello le permite hacerlo que más le agrada, hablar. Muy similar a su mentor, Fidel Castro.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras