Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No Deberían Ser Complicados
Eduardo García Gaspar
21 noviembre 2007
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El tema de los impuestos es fascinante porque toca la más sensible fibra inmediata del ser humano, su bolsillo. Cada peso de impuesto es un peso que la persona no puede usar para sus objetivos personales. Esto hace ver a los impuestos como lo que realmente son, un costo que cuanto más bajo sea, mejor para todos. No es complicado.

Los impuestos son un costo especial que pagamos por la fuerza. Si no lo hacemos, terminamos en la cárcel. Ningún otro proveedor de servicios tiene tal poder. No puedo imaginarme a la más poderosa multinacional obligándome a comprar Coca-Cola. El servicio que se paga con los impuestos es el de servicios que es bueno tener y que nadie más podría dar, se supone: policía, tribunales, elaboración de leyes, ejército, relaciones diplomáticas y cosas por el estilo. Tampoco es complicado.

Y, sin embargo, la sencillez impositiva se ha perdido. Para nadie es sorpresa que en México, por ejemplo, pagar impuestos es costoso, muy costoso, porque ellos se han complicado. Seríamos todos más felices si existiera un impuesto plano, el famoso flat tax, o bien sólo un impuesto al consumo, y ya, asunto resuelto. Como en Estonia y otros países que tienen ese impuesto parejo.

¿Por qué en México no se tiene esa sencillez, sino lo opuesto? Me imagino que por una causa central, nuestros gobernantes consideran que el barroco es un estilo minimalista. Consecuentemente usan a los impuestos para complicarnos la vida, con un problema. Eso causa pobreza. Más impuestos, más pobreza. Por esa razón, los impuestos son un costo cualquiera y al subir, todos vivimos peor.

Pero también hay gente que dice que deben pagarse más impuestos, como Warren Buffett, el célebre millonario. Si eso quiere, hay una solución: él puede pagar más, de su bolsa, dando un donativo al gobierno. Al resto, que nos deje tranquilos. Otros de los que piden mayores impuestos son los socialistas.

Ellos quieren que todo lo haga el gobierno y para hacerlo necesita dinero que va a sacar de los bolsillos de quienes lo han ganado. Ellos dicen que los impuestos bajos no dan resultado, que así no se recolecta más. La realidad es que sí, con impuestos menores el gobierno recibe más dinero, como sucedió en los EEUU desde 2003: casi 800 mil millones más. Otros argumentan que los impuestos son distributivos, es decir, el gobierno toma dinero del bolsillo de unos para, en aras de la justicia, dárselo a otros. Eso es como una especie de Robin Hood que roba a ricos y da a pobres.

El problema es que un gobierno sólo cumple con la mitad de Robin Hood, le quita a los ricos, pero da muy poco a los pobres. Usted sabe, costos de cobro, administración, sueldos, privilegios, nepotismo, corrupción, corporativismo… todo eso disminuye lo recolectado. Esa labor es en verdad concentradora en el gobierno. Hace más bien el rico con su dinero que el gobierno con el suyo, porque no lo despilfarra, sino que lo usa.

Piense usted en esto, en iniciar un negocio, el que sea, y compare varias opciones de inversión, diversos países iguales en todos excepto en los impuestos: en uno de ellos usted paga, digamos, 20 por ciento en tres o cuatro pagos anuales y ya. Su decisión es la lógica y real. En realidad, la tasa de creación de empresas y empleos será mayor donde los impuestos sean simples y bajos. Tampoco es complicado.

Los gobernantes están siempre dispuestos a cobrar más impuestos por tener más poder, que es lo que quieren y con eso hacer más cosas de las que deben. Tome usted a México y verá a un gobierno que quiere ser profesor, médico, banquero, petrolero, electricista, promotor de turismo, constructor y otras cosas que podrían hacer mejor otros, mucho mejor para beneficio general.

Pero para hacer todas esas cosas y darse el lujo de hacerlas mal, necesita dinero para cubrir sus pérdidas y malas administraciones, para pagar sus campañas de publicidad. comprar lealtades y lo que usted se imagine. Es decir, los impuestos bajos no sólo tienen la ventaja de mejorar el nivel de bienestar de las personas con menor costo de vida, también tiene un fruto adicional maravilloso: los gobiernos tendrían menos dinero para hacer idioteces.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras