Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Nueva Censura: la Económica
Eduardo García Gaspar
8 noviembre 2007
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Con frecuencia se escucha que el petróleo ha llegado a los precios históricamente más altos. No es cierto. Los precios de ahora no consideran la inflación. El mayor precio registrado fue de en 1980. Para realmente llegar a tener un precio históricamente alto, debe andar muy poco arriba de los 100 dólares el barril. Quizá pronto se llgue a ese nivel.

Si algo muestra esto, al igual que los precios de otros productos, como el maíz ahora posible de usar en la producción de combustibles, es que los precios se mueven. La economía jamás está quieta, se mueve y esa es su esencia. Los precios son una indicación del dinamismo. Son señales que usamos para decidir.

Otro ejemplo: el agua es barata y por eso se le dan usos que no tendría de tener un precio mayor. Ese precio mayor sería una señal indicando que se debe gastar menos agua. Sin los precios altos del maíz, no habría señales para sembrar más. Y sin precios altos del petróleo no habría señales para producir más, ni para buscar otras fuentes de energía.

Cuenta un amigo que estuvo en una reunión con miembros de la clase política mexicana durante la presidencia de López Portillo. Se discutía qué hacer con los excedentes llegados al gobierno por los precios petroleros muy altos. Todos eran optimistas, creían que los precios se mantendrían al menos. Cuando mi amigo dijo que los precios podían bajar, lo miraron como un loco… que al final y pronto tuvo razón.

¿Seguirán subiendo los precios del petróleo? Nadie lo sabe, pero lo que sí sabemos es que ellos no son eternos y que no siempre han ido hacia arriba. Sí, hay especulación con el petróleo y también en sus precios hay cálculos de riesgos políticos, pero, de nuevo, los precios se mueven y eso lo sabemos bien. Es una posibilidad real la de una corrección mayor, aunque no sabemos cuándo.

Pero esa corrección sucederá eventualmente y, por prudencia, debe ser considerada en los cálculos de cualquier persona inteligente. Que un bien suba de precio, el que sea, es al final de cuentas algo sano, como también que baje de precio. Desde luego, a todos conviene que las cosas tengan precios bajos, pero sin esos movimientos de precios no sabríamos qué hacer con los recursos que tenemos. Un precio alto del petróleo es un aviso, es información, y lleva a la toma de decisiones, como la de comprar coches más eficientes o la de dedicar capital al desarrollo de otras fuentes de energía. Sin el precio alto, no lo haríamos.

Si la economía se mueve por naturaleza y los precios contienen información para tomar decisiones, entonces el meterse a manipular precios artificialmente es exactamente igual a realizar una censura de información. Se entiende muy bien que un gobierno no debe censurar a los medios diciendo qué deben y qué no deben publicar. Pero aún no se entiende muy bien que los gobiernos tampoco deben censurar a los mercados y la información que ellos dan a las personas.

Un precio subsidiado y un precio controlado son literalmente una noticia censurada por el gobierno: él hace que las personas no conozcan la realidad y, por esa razón, tomarán decisiones equivocadas, como el desperdiciar agua. Hace tiempo, en México los medios censuraban información política, como los resultados de elecciones. Ya no lo hacen. Pero aún hoy, en México hay censura económica, como también en EEUU y la UE.

Y eso que son naciones que presumen de libertad de expresión, lo que llama mucho la atención. Quizá la explicación sea la forma de ser del gobernante. Si por él fuera, optaría por censurar las cosas que los medios publican de él y su gobierno. Ya no lo puede hacer tanto, pero aún le queda otra vía de censura que incluso se aplaude, la de controlar los precios y engañar con eso a todos.

El punto bien vale una segunda opinión para señalar de una vez por todas que existe la censura económica y que eso es indebido. En estos tiempos se habla de transparencia gubernamental, pero aún no se entiende que manipular los precios es una acción que va en contra de esa transparencia que todos quieren, pero que no todos entienden.

Manipular la información política para tranquilizar a la población y mantenerla fuera de la realidad es exactamente lo mismo que censurar los precios de los bienes para engañar a la gente y querer hacerle ver otra realidad.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Nueva Censura: la Económica”
  1. Oscar Recio Dijo:

    Son para mi concluyentes los razonamientos de esta página en relación a la libertad y sus consecuencias. Me confieso (neo)liberal pero me llama la atención el pensamiento de políticos e intelectuales llamados de izquierda que rechazan dichos principios.¿Cuál es su opinión respecto a los sustentos de la posición de muchos intelectuales de izquierda?





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras