Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Obsesión Sexual: ¿De Quién?
Eduardo García Gaspar
4 octubre 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Hace varias décadas, en Londres visitando un museo con otras personas, entrábamos a ver una exhibición temporal cuando nos paró el guardia indicando que había símbolos sexuales en las obras colocadas.

La visitamos, desde luego, tratando de encontrar esos símbolos. No vimos nada que pudiésemos identificar como tales. Luego me dijeron que algunos de los elementos en las columnas representaban los genitales femeninos.

En otro viaje, tiempo después, la guía del autobús hablaba de la ciudad a la que llegaríamos, señalando las torres de la catedral, que se distinguían con gran facilidad en medio de las bajas construcciones. Y habló diciendo que se podía apreciar la simbología fálica de tal panorama y que sin duda era representante del dominio machista de la religión.

Hace poco visité una exposición de arte moderno, en la que de acuerdo a quien explicaba los cuadros, algunos artistas empleaban una buena cantidad de símbolos sexuales, como pájaros, peces y otros que no recuerdo. Otros de los cuadros ni siquiera se molestaban en la sutileza de los símbolos, representando directamente los genitales. No diferente a muchos dibujos de Picasso.

En la revista Cosmopolitan de septiembre hay un artículo que se titula “Trabajo: por qué te conviene ser promiscua…” —otro de esa misma edición es “Todo, todo, todo, sobre el placer”. En el ejemplar del mes anterior, uno de los artículos se llamó, “# Sexo: 69 datos eróticos que nadie te ha contado (aún)”.

En una estación de televisión hubo una exhibición o concurso de niñas imitando bailes con tubos, al estilo de los table dances —el sexo es un tema continuo de mención en la televisión, pero esto fue excepcional. Se cuenta entre los rumores de la gente de TV que uno de los horarios de mayor audiencia en televisión de paga es el de las películas porno por las mañanas.

En una conferencia de una psicóloga/sexóloga, se excusó la conducta del hermano mayor que había embarazado a la hermana menor por causa de tener una legítima y justificable exploración de la sexualidad propia y ajena que era positiva por desafiar los rígidos papeles de sexo impuestos por la sociedad burguesa.

Siguió hablando, diciendo que el sexo es columna esencial de la vida humana que explica nuestras relaciones familiares, incluso con nuestros padres y por medio de cuyo ejercicio libre se logra plenitud. Una plenitud que, desafortunadamente, afirmó ella, está amenazada por la obsesión sexual del Catolicismo.

¿De verdad? ¿En realidad quién está obsesionado con el sexo?

Si alguien me hiciera esa pregunta contestaría que muchas revistas que hacen del sexo su razón de ser; muchos estudiosos de la mente que lo vuelven la explicación total del ser humano; muchos comediantes que lo tratan como tema central de sus chistes; muchos pintores y críticos que lo vuelven un tema repetido. Y muchas otras e instituciones. Si se hiciera esa lista de los obsesionados con el sexo, uno de los últimos lugares sería el ocupado por el Catolicismo.

Desde luego, el Catolicismo se ocupa del sexo, necesita hacerlo, pues es parte de la creación de Dios, pero está lejos de ser una obsesión, como sí lo es en muchos otros casos. Quien al otro acusa de obsesión sexual es, creo sinceramente, el que la padece.

Tome usted, por ejemplo, documentos católicos como las encíclicas u otros básicos, y vea cuantos de ellos hacen del sexo su tema central. Y ahora haga lo mismo con revistas como Cosmopolitan, o psicólogos como la que he mencionado, o la publicidad de Viagra y similares. La diferencia es abismal.

Pero la actitud hacia el sexo es diferente. Me parece que el Catolicismo lo que desea es poner al sexo en su perspectiva correcta, no como el centro y la razón de la vida, que es lo que los otros parecen querer.

¿Tiene miedo al sexo el Catolicismo? No creo que lo tenga quien ha dicho eso de crecer y multiplicarse. Mucho me temo que la obsesión es de los otros, de quienes lo han hecho la razón de su negocio o la explicación de su vida.

Cometen el mismo error de Marx, querer explicar al fenómeno humano usando una sola variable. Las personas somos bastante más que materia y que sexo.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras