Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pericos Marxistas de Bolsillo
Leonardo Girondella Mora
16 enero 2007
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Uno de los tipos en los que se puede clasificar a los columnistas, opinadores, o comentaristas es el de “repetidores perico” —son los que se limitan a reproducir frases hechas, a las que suponen ciertas y contienen juicios sumarios de bonita apariencia, pero escaso poder de explicación.

Un ejemplo de este tipo de opinión y que tomé casi al azar, es el siguiente.

Una columnista publicó en El Norte, de Monterrey, el 1 de enero pasado, una columna titulada “Pronósticos”, que en una de sus partes dice lo siguiente:

“Los intentos de Agustín Carstens por obedecer al Fondo Monetario Internacional -su único y verdadero patrón- seguirán lacerando a las mayorías. Nos harán aplaudir la apertura del mercado a nuevas transnacionales en telefonía y en televisión, pero el capital finalmente seguirá perteneciendo a los peces más gordos del mundo. El combate a la pobreza seguirá siendo un tema que se alimente de sobras despistadas”.

El contexto de la columna es el de opiniones al respecto de lo que sucederá en México durante 2007, en opinión de la columnista. El párrafo citado es uno de esos pronósticos —muy similar a los que se hacen por parte de otros columnistas y que por eso merece un análisis, el que ahora emprendo examinando sus componentes principales.

• Debo comenzar por la hipótesis central —que es suponer como cierta la buena voluntad de la persona. No creo que exista mala voluntad para querer falsear la realidad. Repetir una fórmula como ésa indica que la persona sí cree en ella, aunque también indique desidia intelectual.

• Es irrebatible que una breve columna de periódico carece del espacio para explicar las finezas de la opinión vertida —una columna debe resumir y dar por supuestas algunas ideas. Pero incluso haciendo esta concesión, ese tipo de aseveraciones no pasan la prueba.

• El párrafo en análisis, como otros similares, recuerdan la película “Casablanca” y una de sus célebres frases, “arresten a los sospechosos de costumbre” —esos sospechosos usuales son el FMI, el Banco Mundial, el Consenso de Washington, las empresas transnacionales y otros más. Un buen “repetidor perico” los nombra con frecuencia asignándoles el papel de villanos —la repetición sustituye a la razón.

• Parte de lo escrito por el “repetidor perico” suele ser el uso de calificativos sentimentales como “… obedecer al Fondo Monetario Internacional… lacerando a las mayorías… aplaudir la apertura… los peces más gordos del mundo… la pobreza seguirá… sobras despistadas”. Los sentimientos sustituyendo a la razón.

• También, este tipo de columnista simplifica la realidad entendiéndola como una fragmentada en dos partes, como si la realidad se tratara de un cuento de héroes y villanos —son tal vez víctimas del marxismo de bolsillo, el que todo lo entiende como una lucha de débiles-poderosos, burgueses-proletarios, ricos-pobres. La dicotomía simple de la realidad sustituye a la razón.

En el caso que trato hay una dicotomía en la idea de “Los intentos de Agustín Carstens por obedecer al Fondo Monetario Internacional -su único y verdadero patrón- seguirán lacerando a las mayorías”.

Implica la existencia de una relación patrón-sirviente y de otra minorías-mayorías, en las que unos ganan y otros pierden. La realidad es ignorada —en esas mentes no cabe las sutilezas de posiciones más complejas como la posibilidad de que el FMI en la realidad no es “obedecido” por los gobiernos, como en efecto sucede.

• Y existen, por supuesto, los non-sequitur, que es este caso son claros —el mecanismo que la columnista indica es el siguiente: habla de los intentos del secretario de hacienda por obedecer a su patrón único y verdadero; si fuese en realidad su amo, no habría intentos, sino respeto irrestrictos a las instrucciones recibidas.

Habla también de que nos harán aplaudir la apertura del mercado a nuevas transnacionales en telefonía y en televisión —una frase en la que es claro el sujeto. ¿Quién nos hará aplaudir? Además, si ella no aprueba la idea de abrir mercados, necesariamente se encuentra satisfecha con la situación actual y prefiere mercados cerrados —no tiene sentido querer eso pues la apertura tendería a mejorar servicios, reducir precios y disminuir poder. Nadie tiene el poder de hacernos aplaudir nada si no se está de acuerdo con lo realizado.

La afirmación completa dice que abrir mercados a nuevas transnacionales mantendrá el capital en manos de los peces más gordos del mundo. Muy bien razonado para el mundo imaginado de la columnista —la mala noticia es que ese mundo es falso.

Una mayor competencia es positiva para los consumidores, pero no para las empresas, las que preferirían un sistema cerrado y sin competencia; adicionalmente, el capital al que se refiere la escritora, quizá sea el representado por las acciones, las que en una economía abierta estarían en buena parte en manos de buena parte del público. Debe considerarse que la propiedad de uso del capital en mercados abiertos es del consumidor —un par de libros de economía remediarían esa ignorancia.

Dentro de esta forma de razonar, ella indica que el combate a la pobreza no será exitoso porque se abrirán los mercados, especialmente de telefonía y televisión —una relación causal en extremo difícil de explicar.

Párrafos como el analizado son abundantes en la literatura de la opinión publicada —la autora en cuestión es uno de muchos ejemplos de ese tipo de razonamiento del columnista repetidor sin talento y que es criticable no por su posición opuesta a la libertad económica, sino por la escasez de preparación.

La razón de la existencia de opiniones repetidas y de limitado fundamento está explicado en buena parte por (1) comodidad intelectual —porque al final es más sencillo repetir que explicar. Y por (2) el marxismo popular o de bolsillo, una patología del raciocinio causada por un mal entendimiento de la realidad —ella es terriblemente más compleja que el mundo imaginario en el que todas las personas pertenecen a uno de dos bandos.

Cuando alguien piensa así, colectivamente y sólo en dos sectores, sus análisis de la realidad son necesariamente erróneos, como el ilustrado aquí y que es algo común. No se trata de criticar a quien posee ideas opuestas a las de uno, sino de señalar un caso más de miseria de explicación y pobreza de análisis.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



2 Comentarios en “Pericos Marxistas de Bolsillo”
  1. Hugo Dijo:

    En Sudamérica todavía existen columnistas “repetidores perico”, pero lo curioso del caso es que a pesar de estar equivocados y mantener un discurso arcaico,viven muy bien remunerados y flotan en los distintos gobiernos. En mi país a columnistas y políticos con esa orientación ideológica, los conocen como integrantes de la bien denominada “izquierda caviar”. Qué hacer con estos personajes para que no sigan haciendo daño con su doble moral…Por supuesto,que existen muy pocas excepciones, pero lo característico es que viven muy bien en todos los regímenes…

  1. Contrapeso » Tentación Populista




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras