Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Por Qué Nacionalizar Empresas
Eduardo García Gaspar
30 octubre 2007
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Es una cuestión de sentido común el cuestionar cómo es que dadas las experiencias de muchas décadas aún se insiste, si bien menos que antes, en dejar los grandes proyectos de un país en manos de los gobiernos. México, como Francia, y muchas otras partes del mundo, están incapacitadas para pensar en la posibilidad de que los proyectos grandes puedan ser realizados sin que intervenga el gobierno.

Ese sesgo mental pro gobierno es el que justifica realidades como la del monopolio estatal petrolero en México y, más aún, lo defiende creyendo que eso es una cuestión de soberanía. El argumento dice que las industrias que son estratégicas para el país deben estar en manos estatales, lo que las protege de los intereses privados y permite una mejor planeación de la economía.

Ese argumento, me parece, es falso al darnos todos cuenta de que esas industrias caen en manos de los intereses de los gobiernos y son objeto de saqueo por parte de grupos de presión. Vea usted las finanzas de las empresas estatales y corrobore el tratamiento que dan a sus sindicatos. Queriendo proteger a ciertas empresas las han hecho vulnerables y, pero aún, se trata de las más importantes. No tiene sentido.

Una vez un diputado me dijo que sólo el gobierno dispone de capital suficiente para cubrir las necesidades de las empresas estratégicas y que por eso están en sus manos. La afirmación es miope, pues el gobierno no tiene capital ni lo produce. La única manera que tiene para acceder a él es la vía de los impuestos y de los préstamos, si es que no imprime dinero. La verdad es la opuesta: sólo los particulares tienen capital.

Algunos han justificado la existencia de empresas manejadas por el estado diciendo que de esa manera se evita el deseo de lucro de los particulares y se administran esas empresas con sentido social. La ventaja de hablar así es que todo puede ser justificado por algo tan vago como el interés social y justificar pérdidas que son cubiertas con impuestos que hacen que ese interés social sea inexistente.

Otro diputado, ya hace tiempo, me dijo que las empresas en manos del estado existen por razones de soberanía nacional y bienestar social. El argumento es erróneo: las empresas en manos estatales son débiles por diseño y, si acaso hacen algo con la soberanía, es debilitarla también. Lo del bienestar social es una falacia pues las pérdidas de esas empresas son cubiertas con impuestos que vienen del bolsillo de quien, de una manera u otra, termina pagando el precio de los errores del gobierno.

Tener utilidades, por otro lado, es una medición de responsabilidad en el uso de los recursos que la empresa consume y significa que las personas valoran esos bienes. Las pérdidas son una llamada de atención para todos y hablan claramente: los recursos que se usan están siendo desperdiciados.

Además, las empresas estratégicas en manos del gobierno son monopolios que por eso carecen de motivos para mejorar sus productos, lo que hace que el consumidor sea dañado. Y, algo que no suele decirse mucho, ponen en peligro recursos estratégicos concentrando riesgos en una sola empresa. Sería menos riesgoso tener varias empresas independientes manejando esos recursos. Esos monopolios no sólo abusan, sino que también ponen en riesgo mayor a todo el país.

Mi punto es uno muy simple: los gobiernos no están preparados para administrar empresas, que es lo que sustenta el socialismo. Es mucho mejor dejarlas en manos de particulares bajo competencia de mercado. Todo esto se sabe y hay buenas evidencias para apoyarlo. Lo interesante es que a pesar de todo, aún existen personas que insisten en que los gobiernos pueden manejarlas.

No sorprende que el PRD lo crea, después de todo ésa es parte de su plataforma, la de un estado grande con empresas. Pero esa misma mentalidad la tienen mucho en el PAN, que se supone es un partido de derechas. No lo es en realidad. El mismo presidente Calderón ha hablado de que Pemex no será privatizado, es decir, seguirá en las mismas e incapaces manos.

Post Scriptum

La obra de Myddelton, David R. (2007). THE MEANT WELL: GOVERNMENT PROJECT DISASTERS. London. The Institute of Economic Affairs. 9780255366014, p.  40, me ha servido mucho para organizar las ideas de esta columna. Ese libro es una crónica y un análisis de seis proyectos comerciales manejados por el gobierno británico y que han resultado ser un fiasco.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Por Qué Nacionalizar Empresas”
  1. francisco Dijo:

    … el problema no radica en que si las empresas las administra el gobierno o los particulares el problema radica en la honestidad con que se administran… considero que no deben de ser privatizadas que al final de cuentas seria lo mismo… la manera de garantizar que estas empresas realmente ayuden al progreso del pais y que sean auditadas.

  2. Comentador Web Dijo:

    Sobre el comentario de Francisco: dice que no importa que las empresas sean administradas por gobiernos o particulares, que lo que importa es la honestidad de la administración. Su idea fundamental apoya la propuesta de que es mejor la administración particular, que es la que más garantías tiene de que por sistema las cosas se administren con mayor cuidado, de lo que existe evidencia extensa.

  3. mauricio Dijo:

    Me das risa, hoy día muchos países latinoamericanos están saqueando las reservas públicas para salvar a esas empresas multinacionales que tantos beneficios traerian según tu columna. La seguridad social no se posterga para salvar a empresas como General Motors… NOTA DEL EDITOR: exactamente, el gobierno no debe intervenir para rescatar empresas ni privadas ni públicas (las que no deben existir).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras