Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Preguntar es Peligroso
Eduardo García Gaspar
7 marzo 2007
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Una columna del Brussels Journal, con el título “Cómo el feminismo lleva a la opresión de las mujeres” provee datos que merece la pena examinar.

Pocos lo recuerdan, pero hace poco sucedió algo vital: el presidente de Harvard, Lawrence Summers, en 2005 habló sobre un hecho a examinar: las diferencias entre hombres y mujeres para explicar la razón por la que existen más hombres en campos científicos.

El tema era válido, la realidad generaba curiosidad y había otra evidencia consistente: entre los reales genios con IQ de 170 o más, hay 30 veces más hombres que mujeres. Los datos podían ser falsos o incompletos, pero es obvio que deben investigarse.

Esa es la conducta racional, la de hacernos preguntas. El resultado fue la terminación de Lawrence Summers en su puesto y el nombramiento de Drew Gilpin Faust, una feminista radical.

El suceso no ha merecido espacio en los medios predominantes, pero pienso que es realmente importante por mostrar de nuevo evidencia de un fenómeno suicida de nuestra civilización: lo políticamente correcto colocado por encima de lo que nos ha permitido progresar, el hacer preguntas incómodas.

Otro ejemplo, la defensa de la mutilación sexual femenina por parte de algunas feministas, alegando que no hacerlo es ceder a una práctica occidental.

Quizá ya sea obvio para muchos. El feminismo extremo considera en su posición central que al menos ambos sexos son idénticos y que seguramente las mujeres son superiores. El radicalismo nunca ha ayudado a nadie y en este caso lastima a quienes tienen opiniones que sostienen la igualdad, pero no el ser idénticos.

La cosa empeora al conocer las intenciones explícitas de algunas de esas extremistas: socavar los valores familiares tradicionales y no permitir que las mujeres permanezcan en sus hogares.

La cosa ha llegado a extremos, como la propuesta de Gudrun Schyman en Suecia para que todos los hombres paguen un impuesto adicional por la violencia hacia las mujeres. En la TV a diario tenemos un programa, Los Simpson que consistentemente coloca a los hombres como inferiores. Incluso hay ideas de prohibir el uso de juguetes diferenciados por sexo del niño.

Lo que creo que bien vale una segunda opinión es el reconocer que esas acciones e ideas cultivan el odio y la sospecha. Socavan la solidaridad y la cooperación. Con un efecto, nuestra sociedad es sólida en el monto en el que exista ayuda mutua y se destruye sin lo opuesto sucede.

A lo que añado otra causa de preocupación, con la que inicié: lo políticamente correcto anula nuestra curiosidad intelectual, para aceptar sin condiciones cualquier opinión, por extrema que sea. La verdad en estos tiempos ha sido puesta de lado. Es más importante tolerar el error que ponerlo en tela de juicio. Y eso está minando los cimientos de nuestra civilización.

Todo sucede en lo oscuro, en lo subterráneo. Conozco una persona que es lo mejor intencionada del mundo. Nada hay en ella que muestre maldad. Al contrario. Y, sin embargo, ella ha caído víctima de lo que digo.

Exalta ella a la tolerancia, a la multiculturalidad y a todos esos términos nuevos, como si fueran los más grandes valores. Termina siendo, al final, alguien que promueve la falta de juicio y anula el uso de la razón. Para ella todo es digno de igual validez y respeto… hasta el uso obligatorio de la burka.

Es costumbre de nuestros tiempos el vivir fascinados con nuestros desarrollos tecnológicos y nuestros avances científicos, los que en verdad han sido notables. Pero también es rasgo notable de nuestros tiempos el dar cabida a basura intelectual y elevar a rango de intelectuales a generadores de ideas que son inmundicias. Y es por eso que tenemos ahora la extraña situación de ver en televisores planos de la más alta definición programas pertenecientes al género del desperdicio.

Nuestra civilización creció y progresó sobre muchos principios, incluyendo la curiosidad intelectual y la posibilidad de hacer preguntas retadoras. Lo opuesto exactamente al relativismo que afirma que todo es igual, que todo da lo mismo, que nada vale la pena, que todas las ideas son iguales. Cuando así se piensa, nada existe digno de ser defendido y la libertad se pierde.

&&&&&&

POST SCRIPTUM

• Hablando de ideas basura, aquí hay una muestra.

• En un terreno similar, el 28 de febrero pasado, a raíz del documental de la tumba de Jesucristo “descubierta”, el Media Research Center reportó que:

On Monday, NBC’s Today show breathlessly reported the claims, articulated by filmmaker James Cameron in a new Discovery Channel documentary set to air Sunday, that the tomb of Jesus, with Christ buried inside with his wife and son, has been located. In contrast, the other networks provided a more skeptical interpretation, to put it mildly, Monday night and Tuesday morning.

On ABC’s World News, Wilf Dinnick “tracked down the archeologist who first discovered the tomb 27 years ago” who “says there’s nothing special about it.” Dinnick also noted how “some Christians say this attacks the very core of their faith and is part of a growing industry of movies and books about Jesus and his family.”

CBS’s Katie Couric cited how “both theologians and archaeologists” are “shaking their heads. Is it history or is it hype?” Mark Phillips mockingly asserted that “this is a tale from The Da Vinci Code via the Indiana Jones school of archeology.” He concluded with a direct shot at the credibility of the cable channel: “Once before, the Discovery Channel tried to sell audiences a story about another ancient box of bones with the Jesus connection. The man at the center of that claim is now facing trial for fraud.” Diane Sawyer set up a Tuesday story on Good Morning America: “Well this morning, scientists and theologians are rejecting controversial claims in a new documentary that strike at some of the basic tenets of Christianity.”


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras