Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Profesores como empresarios
Leonardo Girondella Mora
29 marzo 2007
Sección: ESCUELAS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


No hace mucho los medios anunciaron que la Universidad de Michoacán había ofrecido a sus profesores un aumento de salario de casi 4% —el que fue rechazado y, supongo, haya enviado a tal institución a una huelga.

¿Hará mejor a esa universidad ese aumento o uno del 10% a los sueldos de los profesores? No —posiblemente no produzca resultados, así se eleven el 100%.

Los remedios usuales propuestos a los problemas de educación son el aumento de sueldos de los maestros, el reemplazo de los malos profesores, el reporte de calidad de escuelas y otros similares. Hay algo bueno en eso, pero también algo malo —lo malo es el olvido del estudiante como el “cliente” del servicio educativo para lograr su superación.

En cuanto al estudiante hay dos formas de verlo —la visión estática sugiere que su IQ determina sus calificaciones y nada más queda por hacer. Es una visión muy pesimista, pero que tiene un componente de verdad.

También lo tiene la visión dinámica, que sugiere que el estudiante puede mejorar si suceden ciertas cosas. Una de esas cosas fue mencionada recientemente. La columna de Steven McMullen, titulada, “Giving Incentives” dice que el tiempo dedicado a la tarea en alumnos en preparatoria es un mejor indicador adelantado de su desempeño:

“According to a rudimentary analysis of student data from the National Education Longitudinal Study of 1988, the amount of time that students in the 10th grade spend on homework per week is a better predictor of test scores in math than the experience level of the student’s teachers, and a far better predictor than class size, even controlling for social and demographic characteristics and past performance”.

Si eso es cierto, entonces la elevación del tiempo dedicado a los deberes o tareas elevará la calidad del estudiante en cuanto a su desempeño —aumentar el tiempo dedicado a tareas en poco más de dos horas a la semana podría anular la brecha en matemáticas que existe entre hombres y mujeres o entre blancos e hispanos:

“increasing time spent on homework by half of a standard deviation, about 2 hours and 15 minutes per week,  is enough to eliminate the mathematics performance gap between male and female students, or the gap between Hispanic and white students”.

Datos como éste son indicativos de un defecto serio en los remedios propuestos para la educación en México —más tecnología, más ingresos a los profesores, más presupuesto, nada de eso va a funcionar.

Los remedios están en un cambio de enfoque que considere al alumno un “cliente” de un servicio y que le permita seleccionar al proveedor que desee —lo que significa, por cierto, el desmantelamiento del sindicato educativo como tal para la erección de un sistema de escuelas descentralizadas cuyo presupuesto provenga del número de alumnos que acudan a ella. Es convertir a los profesores en empresarios.

Solamente así podrán implantarse sistemas que permitan, por ejemplo, elevar la atención personal al alumno en la realización de sus tareas y deberes.

Y es así como de nuevo se encuentra uno con la dificultad de fondo de este problema: los sindicatos y beneficiarios de un sistema educativo que da mal servicio a sus clientes y permite el enriquecimiento de los proveedores —en otras palabras, en la educación deben aplicarse los principios del libre mercado que es el que se desvive en atenciones a sus clientes para mantenerse vivos los proveedores.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras