Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Rusia y México: Personalismos
Eduardo García Gaspar
20 diciembre 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El parecido es en un sentido asombroso y se refiere al personalismo, esa enfermedad política que los países tienen al creer que su estabilidad depende de ciertos gobernantes y no de las instituciones de sus gobiernos. El caso de Rusia es el más reciente: en la transición de poder, Vladimir Putin coloca a Dimitry Medvedev, se queda con el poder tras el trono y los inversionistas aplauden, la bolsa sube y la gente en general presupone que todo eso ayudará a tener un ambiente político estable.

Putin, de acuerdo a lo mencionado por buena cantidad de noticias, no es precisamente un campeón de las libertades. Al contrario. Ha concentrado poder en él y su gobierno, llegando a ser percibido como el gobierno mismo, el que en lugar de libertades otorga orden, estabilidad y sosiego a lo que se cree que de otra manera sería un caos. Este es el proceso de personalización del poder, que es opuesto al de la institucionalización.

México aún tiene ese defecto, muy bien ilustrado en lo que muchas veces he mencionado. Si usted quiere hablar de corrientes políticas en México, tendrá que usar palabras acuñadas para ese propósito: salinismo, foxismo, calderonismo, villismo, zapatismo, carrancismo. Todas ellas basadas en personas, no en ideas. Aquí no se habla de liberalismo, socialismo, conservadurismo. En Rusia, desde luego, putinismo, ahora sostenido en la lealtad de Medvedev.

La personalización del poder es un rasgo claro de sistemas políticos que se defienden argumentando estabilidad y orden. O ellos o el caos. Recuerde usted al PRI en México, dándose crédito de la paz social que bajo su sistema se tenía. El argumento tiene mucha fuerza. Nadie desea revoluciones, ni desórdenes. Todos quieren orden y una razonable tranquilidad política. Supongo que esto explique a Putin y los halagos que suele recibir. Entre Putin y el caos, la elección es obvia.

El PRI, por su lado, estableció un sistema personalizado, pero con relevos sagrados. Cada seis años el presidente era relevado sin discusión. Un sistema más elaborado y refinado que el que se ve en Rusia ahora y que coloca a ese país en una posición débil. Putin no es eterno. ¿Qué sucederá después de él? La respuesta es la natural: si se estableció que sin Putin habría caos, eso inevitablemente llegará. Es decir, lo mejor a hacer es desde ahora evitar que eso suceda.

Me explico mejor. Un gobierno personalizado, como el de Putin, se justifica como una opción de estabilidad. Sin esa persona habría caos. El problema es que inevitablemente esa persona desaparecerá y con eso hará real su propia predicción: caos al final. Lo único que se logró es posponerlo y seguramente elevar su fuerza. La oportunidad de Putin es ahora y consiste en fortalecer las instituciones, no su gobierno personal. Es lo suficientemente hábil para hacerlo.

La transición mexicana a la democracia, desesperantemente lenta, sin embargo ha comenzado a fortalecer instituciones, como la división del poder. Las recientes discusiones acerca del IFE, por ejemplo, muestra que sí existe esa preocupación institucional. En este sentido estamos mucho mejor que Rusia, pero aún el camino es largo para llegar a los estados de estabilidad de las democracias consolidadas.

En la Rusia de Putin, por ejemplo, la autoridad ha atacado a los medios, a los partidos opositores, al federalismo, a las instituciones independientes, a los legisladores. Todo en aras del personalismo, es decir, de la concentración de poder en un individuo que es aplaudido porque él personifica el orden. En realidad es lo opuesto. Personifica el desorden y la inestabilidad. Sólo un sistema de poderes equilibrados puede ser estable.

Por eso, la situación rusa preocupa a todo el que entienda lo que en el fondo sucede. Con las acciones de Putin, todos pierden a la larga. A nadie en el mundo le conviene lo que está sucediendo allí, a pesar de que inversionistas y electores piensen lo opuesto. La situación mexicana, ahora, es más estable que la rusa a la larga.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.



No hay comentarios en “Rusia y México: Personalismos”
  1. carlos zapata Dijo:

    si quieren conocer lo que es personalismo dense una vuelta por venezuela el presidente de aqui es el rey del personalismo desde que comenzo a gobernar se puso en marcha una estrategia para formarlo como unico e indispensable tanto asi que como arma de doble filo termino cayendo en su propia trampa se cree indispensable y lamentablemente media venezuela se encuentra dominada por el poder de tanta publicidad estaciones del metro oficinas del gobierno al estilo el travieso hitler creado tambien como dios dice chavez sin el vnzla no tiene futuro,una de las ultimas se hace llamar como tactica que son bolivarianos resulta que bolivar fallece el 17 de diciembre no es decretado fiesta nacional pero el comienza a gobernar el 2 de febrero t lo decreta fiesta nacional,son incontables las amenazas que les hacen a los periodistas que denuncian corrupciones o abusos son amenazados y hasta golpeados por bandas armadas civiles algunos pagos muy astutamente de esa forma dicen que es el pueblo que esta defendiendo su proyecto quien escribe esto es lo que llaman un limpio que vive en una barriada rodeado de fanaticos que estan cargados de mensajes subliminales que le enseñaron que el que no esta con chavez no quiere a su patria el mismo chantage para los militares otro fidel castro pero disimulado que le dice al mundo que van tantas elecciones lo que no explican es que pagan para que voten y a la vez amenazan por los trabsjos publicos

  2. CARLOS ROJAS Dijo:

    si quieren saber lo que es personalismo del rancio vean al presidente de venezuela





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras