Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sangre, Violencia, Guerra
Eduardo García Gaspar
1 junio 2007
Sección: NACIONALISMO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El contraste no podía haber sido mayor. Dentro de un recinto religioso, después de una misa, un mes de septiembre, el sacerdote pidió a los feligreses celebrar la Independencia Mexicana cantando el himno mexicano. Estábamos en medio de una atmósfera en la que se predica el amor, la paz, la armonía, la compasión y he ahí que nos pusimos a cantar.

“Mexicanos, al grito de guerra, el acero aprestad y el bridón, y retiemble en sus centros la tierra, al sonoro rugir del cañón”.

Había algo mal en esto esto, pero la gente y el cura seguían cantando,

“Ciña ¡oh patria!, tus sienes de oliva de la paz el arcángel divino, que en el cielo tu eterno destino, por el dedo de Dios se escribió”.

Sí, la música es muy memorable, pero la letra tiene rebuscamientos incomprensibles hoy. Seguíamos cantando,

“Mas si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, piensa ¡oh Patria querida! que el cielo un soldado en cada hijo te dio”.

Realmente agresivo el asunto, que se enfatizaba aún más con,

“¡Patria, Patria! tus hijos te juran exhalar en tus aras su aliento, si el clarín, con su bélico acento, los convoca a lidiar con valor. ¡Para ti las guirnaldas de oliva! ¡Un recuerdo para ellos de gloria! ¡Un laurel para ti de victoria! ¡Un sepulcro para ellos de honor!”.

No iba el ambiente de paz con la letra que cantábamos todos celebrando la fiesta mexicana. Nadie parecía sorprenderse de la terrible contradicción. Y es que se trata de una letra realmente agresiva. En una de sus partes dice,

“En sangrientos combates los viste por tu amor palpitando sus senos, arrostrar la metralla serenos, y la muerte o la gloria buscar. Si el recuerdo de antiguas hazañas de tus hijos inflama la mente, los recuerdos del triunfo tu frente, volverán inmortales a ornar”.

Cierto que en la época de su composición, se argumenta, el medio ambiente era de violencia y eso explica, por ejemplo, lo siguiente,

“Guerra, guerra sin tregua al que intente de la Patria manchar los blasones, Guerra, guerra, los patrios pendones en las olas de sangre empapad. Guerra, guerra. En el monte, en el valle, los cañones horrísonos truenen, y los ecos sonoros resuenen con la voces de ¡Unión! ¡Libertad!”.

Es la única mención de libertad que tiene, el resto son voces de guerra, sangre, violencia, muerte, como en la que sigue.

“Y el que al golpe de ardiente metralla, de la Patria en las aras sucumba, obtendrá en recompensa una tumba donde brille, de gloria, la luz. Y, de Iguala, la enseña querida a su espada sangrienta enlazada, de laurel inmortal coronada, formará de su fosa una cruz”.

Cierto es también que algunas estrofas son ignoradas, como una que se refiere a Iturbide y la atención se centra en unas pocas que mantienen ese tono.

No pretendo sugerir que se cambie esa letra, una idea que en sí misma sería capaz de desatar una seria controversia que nos alejaría de las cuestiones que realmente importan, pero creo que sí puede pensarse en la posibilidad de que esa letra nos haga ver el mundo de cierta manera, como uno lleno de violencia.

Digo, porque en medio de un ambiente que promueve la paz, encuentro extraño que millones de niños canten

“Mexicanos, al grito de guerra, el acero aprestad y el bridón, y retiemble en sus centros la tierra, al sonoro rugir del cañón… ¡Patria, Patria! tus hijos te juran exhalar en tus aras su aliento, si el clarín, con su bélico acento, los convoca a lidiar con valor”.

Claro, me consuela el que posiblemente canten sin entender realmente las palabras y la compleja redacción.

Pero aún así, es de preocupar que los grandes sí las entiendan y vean al mundo como un escenario de violencia, de pendones bañados en sangre, de clarines guerreros, de cañones y, al mismo tiempo, sin valores ni ideas. Una sola vez se habla de libertad y otra de unión, y ambas están rodeadas de sangre, cañones y metralla.

De Francia muchos recuerdan eso de “Liberté, égalité, fraternité, ou la mort!”, que también tiene su dosis negra, pero al menos tiene ideales.

Aún me acompaña esa imagen extraña del interior de donde se predica el amor y la compasión entonando esa llamativa letra. Supongo que llegue el día en el que se modifique sin gran aspaviento. Pero también supongo que provea a los mexicanos con un mal punto de vista.

Y no, no es una película de Rambo, ni de Terminator. Es el Himno Nacional Mexicano.

POST SCRIPTUM

• En un sitio de la presidencia mexicana está una versión, la que supongo sea la oficial e ignore las estrofas originales políticamente incorrectas. En otro sitio está lo que supongo sea la versión original (contiene la molesta costumbre de poner música en los sitios de internet). También aquí existe la letra completa.

• Es de llamar la atención, por ejemplo, esto:

“Antes, patria, que inermes tu hijos bajo el yugo su cuello dobleguen tus campiñas con sangre se rieguen sobre la sangre se estampe su pie. Y tus templos, palacios y torres se derrumben con hórrido estruendo, y sus ruinas existan diciendo: de mil héroes la patria aquí fué”.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Sangre, Violencia, Guerra”
  1. Lorea Dijo:

    El himno nacional mexicano fue utilizado en la pelicula Jumanji.
    Es en la escena en la que el cazador entra a la tienda de pistolas y rifles. Esto refuerza la idea que el himno mexicano es percibido con un tono belico y de violencia.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras