Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sin Embargo, se Mueven
Eduardo García Gaspar
9 febrero 2007
Sección: ECONOMIA, EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En un mercado los precios se mueven, sea el de futuros de petróleo o el del zócalo de Teocaltiche. Eso es parte de la vida. Si no se movieran no tendrían sentido. Tome usted el mercado de las drogas: sus precios se mueven dependiendo de su disponibilidad y su demanda, pero también de su prohibición.

A más prohibición mayores precios y, en general, mayores ingresos a los traficantes. Los traficantes agradecen la prohibición porque ella eleva sus ingresos.

A finales del año pasado, el precio del tomate subió notablemente indicando poca disponibilidad. Ahora están bajos, señalando mayor disponibilidad. El maíz ha elevado sus precios y por lo tanto también han subido los de la tortilla. Al subir se presenta un problema para el consumidor que comprará menos cantidad. Pero si bajaran, entonces el del problema es del productor que en general tenderá a producir menos.

Ante estas cosas de la vida hay dos posiciones, la de considerar a esos movimientos partes inevitables de la existencia que permiten hacer ajustes y correcciones de producción y de consumo. Y, del otro lado, la de querer imponer un control a los precios y sus movimientos, con el problema de que esos frenos van a ser costosos e inútiles, lo que de sobra se sabe.

México está entre esas dos posturas, alejado de los controles de precios, pero aún dudando si debe regresarse a ellos.

Hasta donde sé, el precio del maíz se elevó en México poco después de su aumento internacional. Esa elevación internacional, de acuerdo a lo que he leído, fue altamente influida por la decisión en los EEUU de subsidiar el etanol que se hace con maíz.

El caso es el clásico de un nuevo uso de un producto. El maíz usado para alimento humano y animal, ahora tiene una nueva aplicación. La nueva aplicación significa que se necesitará más de ese producto, es decir, la cantidad demandada se eleva y el precio sube.

El subsidio estadounidense distorsionó el precio del maíz. No hubiera sucedido eso de no haberse tenido el subsidio al uso de etanol. Un claro ejemplo de la entrada de un gobierno para producir consecuencias laterales: etanol barato y tortillas más caras. Pero el gobierno mexicano también tiene lo suyo. Distorsiona los precios por las cuotas de importación. Tanto que para bajar los precios autorizó más importaciones.

Es decir, los chicos que piden control de precios del maíz están tratando de remediar el problema que ellos mismos causaron. Y si lo hacen, producirán más problemas. Los precios más altos del maíz no fueron sorpresa. Se veían venir, lo que afectaría los precios de la tortilla y podía solucionarse por medio de más importaciones que requerían permisos burocráticos que no se dieron a tiempo. Además de querer hacer lo erróneo, los burócratas se tardan en corregir sus errores.

Desde luego, me imagino que para los productores locales mexicanos más importaciones significan precios menores y se van a oponer a ellas, alegando que así se protege el campo, es decir a ellos a costa de los consumidores. Total que al final nos quedamos con un supuesto auto-control de precios, que ni es control ni es precio libre… más una campaña de publicidad del gobierno que desperdicia dinero y que intenta convencernos de que papá gobierno se preocupa por nosotros.

Las cosas que causaron el problema mexicano fueron las cuotas de importación, aunadas al subsidio de los EEUU. No fueron los mercados libres los causantes. Y eso da una idea de lo que puede ser el remedio: que los burócratas saquen las manos de donde nunca las debieron meter.

Muchos menos meterlas más y establecer controles de precios. Pero la cosa puede ser mejor en el futuro: dado el incremento de la demanda de maíz, ahora los productores mexicanos pueden enfrentar la competencia externa sin subsidios ni ayudas.

Y si se usan las especie mejoradas de maíz, la cosa se pone mejor aún para que ganen los productores y los consumidores. O, lo peor de todo: pueden imponerse los intereses de grupo y forzar al país a volver a implantar todo eso que no funciona ni funcionará, el interferir en los mercados con buenas intenciones, pero con resultados que lastiman a los consumidores. Y consumidores somos todos. Los precios se mueven solos, no se necesita moverlos artificialmente.

POST SCRIPTUM

• El movimiento del precio del maíz provocado por el subsidio al etanol fue mencionado por M. Anastasia O’Grady en una columna que dice que,

“The sharp increase in Mexican corn prices, which fueled the tortilla price spike, followed big price increases for corn on international markets over the past year. The main cause, according to most commodity analysts, was the U.S. decision to subsidize ethanol made from corn. Growers who previously marketed their harvests to food and livestock companies suddenly have new demand from ethanol producers, who are also armed with a subsidy to make their bids more attractive”.

• Y también por Álvaro Vargas Llosa en otra columna, en la que se dice que,

“For half a century, Western guilt made the lives of the poor even worse by propping up despots and corrupt bureaucracies through foreign aid. A new form of Western guilt, environmental fundamentalism, is making the lives of the poor even worse in Mexico after triggering a huge rise in the price of corn — the chief component of the tortilla — thanks to a government-induced increase in the demand for ethanol in the United States…. Thinking about, and discussing, global warming is a good thing. Investing in clean energy can be a good thing, too. But opting for measures that could provoke an economic catastrophe for people in whose name we are trying to save the planet may be the worst case of friendly fire ever to come from Western guilt”.

• Lo que es muy descriptivo es el acto de las autoridades mexicanas, las que para reducir la presión sobre el maíz elevaron las cuotas de importación: la lógica dice que por tanto, con las fronteras abiertas no habría habido la elevación de precios, al menos en la proporción sufrida.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



No hay comentarios en “Sin Embargo, se Mueven”
  1. Alejandro Cepero Dijo:

    Gracias por aumentar nuestro conocimiento todos los días con sus columnas. Gracias sobre todo por invitarnos a abrir nuestras mentes y a no aceptar la información que nos llega de los medios como una verdad indicutible.
    Estoy seguro que como yo hay muchas personas que aprendemos todos los dás a analizar las cosas de una manera diferente.
    Saludos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras