Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Son Además Débiles
Leonardo Girondella Mora
29 octubre 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Si se plantea la pregunta que pida una explicación acerca de por qué los gobernantes se comportan de maneras tan extrañas, una columna del WSJ (7 de septiembre, Review and Outlook) contiene una respuesta razonable: deben estar fumando algo.

La columna presenta datos sobre el impuesto a los cigarrillos en los EEUU —por ejemplo en New Jersey se elevaron los impuestos a ese producto, creyendo que los ingresos se elevarían, pero en realidad bajaron, lo que hizo suponer a algunos que en realidad se había logrado la meta de reducir el consumo. Pero, las ventas de cigarrillos del estado vecino, Delaware, se elevaron.

Los datos son dignos de notar: 300 millones de cajetillas en California no pagan impuestos en ese estado; medio millón de cajetillas sin impuestos estatales se encontraron en New York. Por mi parte he escuchado y leído sobre la costumbre canadiense de comprar cigarrillos en los EEUU para evitar los impuestos locales.

Y las cosas llegan a extremos ridículos: si se quiere en verdad llegar a las metas de recaudación buscadas por el gobierno de los EEUU mediante la elevación de los impuestos al tabaco, según cálculos de la Heritage Foundation, deberán comenzar a fumar más de 20 millones de personas.

Comentando sobre las ideas que dan origen a las leyes laborales, Mises (Socialism. Indianapolis. Liberty Fund. 0913966630, pp. 424-429) asigna como causa de leyes malas a la ignorancia económica de los gobernantes —el político, en otras palabras, desconoce el terreno que legisla. Creo que tiene razón, mucha razón, pero hay algo más que deseo señalar.

Casos como el de los cigarrillos y el de leyes laborales, que crean más problemas de los que resuelven y que son decisiones conscientes de los gobernantes, sí tienen esa explicación —la de la ignorancia de los gobernantes: los gobiernos no son muestras de instituciones que poseen seres fuera de lo común. Quizá sean muestras de lo opuesto.

Mi idea es la existencia de otros factores basada en el siguiente razonamiento: no puede existir tanta estulticia en los gobernantes. Sí, se ha reconocido que ellos no son particularmente brillantes, que tienen ambiciones personales por encima de las de servicio, pero sería algo en extremo serio creer que todo se debe a su incapacidad mental.

Otros factores que pueden explicar las decisiones erróneas del político pueden ser las siguientes:

• El gobernante sabe qué hacer, conoce que ciertas decisiones son erróneas, pero aún así las toma por presiones externas a él —cabildeo, acciones de presión de ONGs, negociaciones, en incluso, corrupción.

• El gobernante conoce lo que debe hacer, pero no lo hace o toma una mala decisión porque existen condiciones externas a él que lo dificultan —una opinión pública contraria, por ejemplo. Si él hiciera lo que debe hacerse, su popularidad caería, o sería objeto de ataques por parte de la intelligentsia.

No encuentro en los gobernantes rasgos de inteligencia superior al promedio del resto de las personas —en muchos casos, más aún, dan muestras de una inteligencia inferior. A esto quiero añadir el otro rasgo, implícito en los dos puntos anteriores, el de la debilidad de carácter: saben lo que deben hacer, pero no se atreven.

No mejoré la opinión de Mises sobre los gobernantes —de hecho la he empeorado. Si Mises los tacha de ignorantes, a eso he añadido la debilidad de carácter. Esto, por otro lado, permite encontrar una definición de estadista, la del gobernante que sabe lo que debe hacerse y lo hace.

Finalmente, una aclaración: algún lector señalará que la posición que alcanzan algunos políticos necesita habilidades, que no pueden ser tan ignorantes, ni tan débiles para escalar posiciones de gobierno. De acuerdo, son conocedores de los temas y habilidades que les sirven para llegar al poder, pero son ignorantes y débiles en el uso correcto del poder político. Son expertos cuidando sus intereses personales, pero lo contrario cuando intentan gobernar.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.



No hay comentarios en “Son Además Débiles”
  1. Bernardo Dijo:

    Ahora pensemos que si los gobernantes fueran fuertes,decididos e inteligentes simplemente no fueran gobernantes porque no habrian podido llegar al poder.Las pocas excepciones son las figuras heroicas que generalmente acceden al poder en periodos de transición.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras