Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Todo Era lo Esperado
Eduardo García Gaspar
10 julio 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los gobernantes tienen un don muy especial, o mejor dicho dos, que son parte de su naturaleza más esencial. Uno de ellos es el de la miopía: atender primero los problemas menos importantes y dejar los vitales de lado. Un ejemplo de esto fue lo reportado el pasado 6 de este mes.

Se dijo que

“Las delegaciones de México y Cuba, reunidas en la novena reunión interparlamentaria en La Habana, prevén realizar este viernes una condena conjunta contra el gobierno de Estados Unidos, como parte del resolutivo final del encuentro… [México apoyará] a la isla para condenar el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la República de Cuba por Estados Unidos y reiterará su compromiso de combatirlo en todos los foros multilaterales”.

De todos los problemas mexicanos, me parece lógico, el de las relaciones con Cuba tiene una prioridad mínima y peor aún, las locas ansias de hacer lo que sea por parte de los legisladores les impiden ver la realidad.

Cuba, de todos los países del mundo, resulta ser una dictadura enemiga de nuestro principal mercado externo y principal fuente de capital exterior. Los legisladores, además, buscan que Cuba los apoye en contra de la construcción del muro fronterizo a cambio de ellos apoyar a Cuba en contra del bloqueo de los EEUU.

En verdad se necesita ser infantil en política externa. Si el apoyo contra el muro viniera de Canadá, por ejemplo, quizá pudiera lograrse algo. Pero buscar el apoyo de Cuba, un enemigo del socio comercial más importante de México, es ridículo.

Supongo que el siguiente paso lógico de los legisladores será buscar el apoyo en contra del muro de los gobiernos de Irán, Corea del Norte y Venezuela. Peor miopía de los legisladores es difícil de lograr.

El otro rasgo de los gobernantes es su soberbia. Están ellos convencidos de ser absolutamente necesarios para el bienestar de los ciudadanos. Se creen indispensables y sólo ellos capaces de resolver los problemas que tenemos.

Un ejemplo de esto también se dio en los últimos días. Fue la cuestión de la deducibilidad de los donativos: la propuesta fiscal siguiente impediría esa deducibilidad y haría más costosas a las obras filantrópicas: muchos pobres serán lastimados.

La razón dada para justificar esa propuesta fue la necesidad de recaudar más dinero por parte del gobierno para usarlo en beneficio del país… como si las personas no pudieran hacer eso mismo y mejor que los gobernantes.

Porque, si lo que dice el gobierno federal fuese cierto, lo mejor que pudiera sucederle al país sería que todos los mexicanos diéramos todos nuestros recursos a los gobernantes para que ellos los administraran.

No digo que no deban existir impuestos, pero sí digo que ellos deben ser mínimos y sencillos de pagar para todos los que tienen ingresos. El resto de los recursos deben ser respetados y dejados en manos de quien los ganó que es su dueño legítimo. Hacer lo opuesto es un robo permitido por gobernantes soberbios que creen ser ellos los únicos capaces de resolver los problemas.

Tenemos por tanto, dos rasgos esenciales del gobernante: su enorme soberbia y su miopía. Los dos están relacionados íntimamente. La soberbia es causa de la miopía. La soberbia impide ver la realidad y es precisamente por eso que los gobiernos son origen constante de decisiones que llevan a malos resultados: los gobernantes viven en un mundo que no existe y sobre esa fantasía actúan. No extraña que cometan errores continuos.

No es asunto nuevo éste. Ha sido señalado que los gobiernos siguen cometiendo los mismos errores de hace años y siglos. Los mismos problemas de los gobiernos griegos y romanos antes de Cristo se tienen ahora. Los mismos: concentración de poder, impuestos excesivos, gobernantes redentores, obsesión con la búsqueda del gobernante ideal. Lo curioso es que en los demás campos se ha progresado, en todos menos en las cuestiones de gobierno.

Mi punto es simple: eso que sucede ahora mismo en México es lo esperado. La actuación de los legisladores con respecto a Cuba y la propuesta fiscal sin deducciones de donativos son casos que confirman eso de la soberbia y de la miopía. Ha sucedido lo que debía suceder. Nada fuera de lo normal.

ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras