Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Buen Error
Eduardo García Gaspar
19 febrero 2007
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


A fines de la semana pasada sucedió algo realmente notable por su capacidad para conocer a los gobiernos. Fue la amenaza de Al-Qaeda: atacar a instalaciones petroleras  proveedoras de EEUU, con mención especial para Venezuela, Canadá y México. El mensaje parece ser auténtico según expertos.

Tenemos entonces un mensaje preocupante al menos, que es seguramente auténtico y tiene su lógica. Lo notable es la reacción reportada en los medios por parte de los diferentes gobiernos. Por ejemplo, el de Canadá. Allí, de acuerdo a lo reportado, el mensaje fue considerado real y han reforzado la seguridad. Lo tomaron al pie de la letra y  están actuando de esa manera.

No creo que sea para menos. El mensaje fue publicado originalmente en Internet, en “La voz de la Jihad” y en él se llama a atacar blancos petroleros para afectar a EEUU. El texto fue avalado por expertos y allí se incluye a Canadá, México y Venezuela como blancos terroristas. Sin embargo, en los EEUU se dijo que no hay confirmación total del mensaje.

Si la reacción en Canadá es la de la seriedad de la amenaza, en Venezuela se reportó que el gobierno había ordenado estar alertas. Pero hubo un detalle pintoresco: uno de los miembros del gobierno de ese país declaró que el mensaje es obra de la CIA porque Al-Qaeda está bajo las órdenes de la CIA. En fin, la reacción estándar de ese gobierno y su populismo.

La respuesta del gobierno en México también demuestra su naturaleza. Se dijo que se carece de evidencias de la veracidad de la información, pero que el gobierno mexicano se mantendrá atento ante la situación. Y se agregó que la industria del petróleo nacional “se encuentra resguardada permanentemente por los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, Marina y Seguridad Pública las 24 horas los 365 días del año”.

De las tres reacciones, la de Canadá es la más lógica. Creo que lo es porque está basada en un principio razonable, el de interpretar literalmente esos mensajes. Se trata de tomarlos al pie de la letra sin especular acerca de mensajes ocultos o dudas de legitimidad. En estos casos es preferible equivocarse y que el mensaje sea falso, al otro tipo de error, desecharlo y resultar al final que era cierto. No es física cuántica.

La reacción del presidente de la Comisión de Política Exterior de Venezuela es folclórica. Parece que sí toma las amenazas en serio, pero aprovecha la oportunidad y sostiene su teoría de una conspiración en contra de su país por parte del enemigo estándar que su presidente ha seleccionado.

La reacción mexicana es mediocre. Trata de combinar todos los elementos posibles y no queda en nada claro. Primero, duda de la veracidad del mensaje, lo que es un error de estrategia básica por lo dicho antes: es mejor cometer un error y creer que es cierto un mensaje falso que su opuesto. Luego viene la respuesta estándar que nada dice, la de que el gobierno mexicano se mantendrá atento… como si tuviera la opción de mantenerse distraído.

Y agrega el mensaje obvio: ya estamos vigilando todo, todos los días, somos muy buenos en esto y el mensaje no cambia nuestras acciones, habíamos anticipado todo. En resumen, la posición mexicana es mediocre, ambigua y vacía. No sorprende, porque así han sido los gobiernos mexicanos por años. Ante una amenaza que tiene buena probabilidad de ser real, se reacciona con respuestas estándares que en el fondo están ignorando el problema.

Es la vieja actitud de tantos años en este país, es la que dice que “aquí no pasa nada”. Y desde luego, pasan cosas y ellas nos toman desprevenidos y por eso se cometen errores. La reacción ante Al-Qaeda es la misma que la autoridad tuvo ante la inseguridad en México: negarla, minimizarla, considerarla muy localizada, decir que estaba preparado, que se emitirían leyes… para al final tener una situación en la que la criminalidad es rampante.

El terrorismo es real, existe y debe ser tomado con seriedad. Sus mensajes deben ser interpretados al pie de la letra sin especular sobre su significado, ni sobre su veracidad. Ante esos mensajes no puede responderse con irresponsabilidad diciendo que se está atento, que se verificará la legitimidad, que ya estamos preperados. Se debe suponer siempre que son ciertos. Es mejor este error que el otro.

POST SCRIPTUM

• Grupo Imagen reportó esto así:

“La supuesta amenaza de la red terrorista Al-Qaeda de lanzar ataques contra países que abastecen de petróleo a Estados Unidos, (Canadá, México y Venezuela) causó conmoción en la esfera política mexicana… Ante esta amenaza, en México, la Secretaría de Gobernación informó que no existen evidencias de la veracidad de la información difundida por una agencia internacional de noticias en el sentido de que Al-Qaeda planea atacar a países abastecedores de petróleo a Estados Unidos. Por medio de un comunicado, la dependencia señaló que el gobierno de la República se mantendrá al tanto de dicha información y aseguró que las instalaciones estratégicas de nuestro país están bajo resguardo. “Nuestra industria petrolera se encuentra resguardada permanentemente por lo elementos de las secretarías de la Defensa Nacional, Marina y Seguridad Pública las 24 horas, los 365 días del año”, señala el documento”.

• Al día siguiente, El Universal reportó que,

“La vigilancia de instalaciones petroleras se reforzó con efectivos del Ejército y de la Armada, apoyados por los mecanismos estatales de seguridad pública, a pesar de que la víspera el gobierno federal dudó de una presunta amenaza terrorista emitida por el grupo árabe Al-Qaeda”.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras