Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Día Sin Líderes
Eduardo García Gaspar
4 mayo 2007
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El pasado primero de mayo, fue el día del trabajo en México. Un día en el que no se trabaja y que resulta tan absurdo como un día del descanso en el que sí se trabajara.

Grupo Imagen reportó que

“Enrique Aguilar Borrego, líder del Congreso del Trabajo y de la Federación Nacional de Sindicatos Bancarios, denunció que hoy en día los obreros, y los asalariados en general, tienen mucho que reclamar tanto al poder económico como al político”.

Y dijo que

“Ahora nuestros enemigos son la globalización, el outsourcing, la tercerización, la simulación patronal, la simulación sindical, los falsos redentores, que se traducen en falta de empleos, en insuficiencia de salarios, en el abuso de la contratación hasta por debajo de la ley, en el abuso del trabajo de menores y en la desigualdad en el trabajo de las mujeres”.

En otra nota se reportó que

“El porcentaje de sindicalizados en México va a la baja y expertos atribuyen el fenómeno al desprestigio de los sindicatos y de sus líderes, así como a la modernización de los esquemas laborales en las empresas. De 22.1 por ciento de agremiados en 1995 en México, la cifra pasó a 16.2 por ciento en el 2006, con 4.4 millones de trabajadores sindicalizados en el País, según estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo y la Encuesta Nacional de Empleo y Ocupación 2006” (El Norte 2 de mayo “Cae el porcentaje de sindicalizados”, por Arturo Rivero)

En total tenemos una situación interesante: los líderes sindicales tienen un poder real menor al que antes tenían y su lucha por el poder se realiza en el plano político. Desean mantener los privilegios que les han hecho poderosos antes. Es una lucha por el poder, es decir, por todo lo que se los quita. Y se los quita el movimiento de la economía moderna. No es que les interese en bienestar de sus afiliados, les interesa retener el poder que aún tienen.

Los líderes sindicales son como las bolas de acero que en las caricaturas pintan a los presos para que no escapen: México está encadenado a varias de esas bolas y eso en buena parte es la razón de la falta de mayor crecimiento. Si usted quiere ponerle nombres a las causas de la falta de desarrollo no tiene más que hacer una lista de esos líderes sindicales que quieren poder.

Los sindicatos en México nunca tuvieron una razón de ser de beneficio al trabajador. Ellos fueron una de las corporaciones vitales de apoyo al régimen del PRI: los sindicatos daban votos de sus obreros y a cambio recibían favores del gobierno. Terminada la época del partido de estado, los sindicatos se quedaron sin saber hacer otra cosa que pedir más poder por medio de amenazas.

Y las amenazas que han exhibido son las obvias: no quieren que se cambien la instituciones que los mantienen aún con poder. No quieren que se cambie la ley laboral, ni la del lSSSTE, ni la del IMSS, que todo se quede igual para mantener su poder. Desde luego, el problema es que el mundo cambia y quedarse estático es igual a dejar de crecer y dejar de crecer es empeorar a todo el país beneficiando a unos pocos.

Veamos el gran panorama. En 2000 el país se entusiasmó con la caída del PRI, que era el término de una época en la política. La ascensión de otro partido al poder inició la democracia en el país. Ahora falta terminar con las cosas que eran propias de esa época pasada y no creo que haya nada más importante que acabar con el sindicalismo mexicano tradicional.

Es una de las tareas que tenemos pendientes y no será fácil realizarla. Los sindicatos o mejor dicho sus líderes y cohortes van a luchar por no perder poder, que es lo que les sucederá en estas épocas actuales. Ganarle a los sindicatos es una cuestión vital para México, tan vital como retirar al PRI de la presidencia o tener un poder legislativo fragmentado.

Mi punto es que los líderes sindicales no van a aceptar su nueva posición dócilmente. De hecho será todo lo opuesto. Es muy posible que durante el resto de la presente administración éste sea el asunto de mayor impacto futuro.

Y si no me cree, le repito las palabras de Enrique Aguilar Borrego, “Ahora nuestros enemigos son la globalización, el outsourcing... “ Quien piensa en esos términos no entiende la realidad del deber crecer a tasas grandes, muy grandes. Espero que algún día llegue ese día, sin líderes sindicales.

POST SCRIPTUM

El 3 de mayo El Universal reportó lo previsto en esta columna:

Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunciaron el endurecimiento de sus protestas en contra de las reformas a la Ley del ISSSTE, con la realización de un paro nacional indefinido a partir del próximo lunes y otras acciones como la continuación de cierres de carreteras y la liberación de casetas. Para realizar esas acciones, recibieron el respaldo de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que según sus propios integrantes, resurge como “ave fénix”.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras