Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Votos y Raíces Cuadradas
Eduardo García Gaspar
19 marzo 2007
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los resultados fueron fascinantes. Una encuesta de Mitofsky examinó niveles de conocimiento entre los mexicanos, reportándolos en enero de este año. Unas dos terceras partes de las personas no pudieron elevar al cuadrado, ni sacar raíz cuadrada. Una suma (7+6+4) fue fallada por más de una cuarta parte de los entrevistados.

Los malos resultados fueron más marcados entre mujeres, gente mayor, gente de bajos ingresos y comunidades rurales. Aún así, alrededor de un tercio de los universitarios no supieron la raíz cuadrada de 49, ni el cuadrado de 3. La muestra fue de mil mexicanos mayores de 18 años. Se les preguntaron equivalencias entre el sistema métrico y el inglés.

A cuánto equivale una yarda, un galón, una milla. Las respuestas malas o de desconocimiento oscilaron alrededor de las tres cuartas partes. Estos resultados me recuerdan lo que hace tiempo me dijo un gobernante: el reto que tienen los políticos es conducir los asuntos de naciones cuyos ciudadanos no son precisamente personas con educación.

¿Cómo explicar a ese ciudadano una política económica como la de déficit cero? Lo que ese hombre me dijo ponía el dedo en un tema del que poco se habla. Decir que el electorado mexicano es de escaso conocimiento no hará popular a nadie, aunque tiempo atrás era tratado abiertamente. Muchas son las quejas, por ejemplo, sobre la falta de entendimiento del “corto” del Banco de México, lo que viendo estos resultados resulta comprensible.

Una parte de la justificación de la democracia representativa es ésta precisamente. Se reconoce que los ciudadanos carecen de los conocimientos y las habilidades necesarias para gobernar, por lo que esos ciudadanos delegan su soberanía en personas capaces para representarlos en el gobierno. Hay mucho sentido en esto. Los ciudadanos comunes no tenemos ni el tiempo, ni el conocimiento para comprender los fondos de las decisiones de gobierno.

Por eso tenemos representantes que sí tienen el tiempo, la experiencia y los conocimientos para representarnos. Es por esto que existen los legisladores, personas que nos representan. Visto de otro lado, nuestros representantes son una elite en cuyas manos ponemos las decisiones de gobierno bajo un mecanismo de división del poder… una especie de seguro que está destinado a evitar abusos.

Claro que existe un problema potencial, el de la calidad de los que nos representan. Es una posibilidad de que ellos no sean del nivel deseado y que por eso formen un gobierno malo. La posibilidad es real por una razón estructural de la democracia, que es la siguiente.

Si el nivel de preparación del ciudadano es bajo, será de esperar que su voto no sea el mejor y quizá elija a un mal representante. Por su parte, el político deseoso de llegar al poder puede aprovechar la ingenuidad del ciudadano para con falsas promesas obtener sus votos. No es un panorama bonito, aunque explica la popularidad de gobernantes cuyas promesas políticas son imposibles.

Puesto en palabras muy claras, lo que sucede es terrible: existe la oportunidad de engaño al votante aprovechando su bajo nivel educativo. Lo conocemos como populismo. Se trata de las promesas de acciones que el gobernante sabe que son imposibles y que un electorado ingenuo se traga. Hay que recordar el crecimiento del siete por ciento de Fox, como ejemplo de esto. Más las tantas promesas de los candidatos en las elecciones pasadas.

Pero si el panorama no es bonito y sucede que el gobernante ve con desdén al electorado considerándolo una herramienta a ser utilizada para llegar a poder, también es necesario ver el otro lado de la historia. El narrado por los votos en las elecciones pasadas: la fragmentación de los votos para presidente y para las cámaras señalan que el electorado es más pensante que lo que indica esa encuesta.

Quizá puede hablarse de intuiciones o algo similar. Aunque la mayoría no sepa de raíces cuadradas al parecer hubo procesos de decisión siquiera primitivos. Sea lo que sea, el peligro es real y consiste en uno o más políticos que aprovechen a un electorado que no es precisamente educado.. La democracia es así y tiene una ventaja: mientras exista la división del poder, es gobernante no podrá cometer grandes abusos.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras