Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Y Ahora, la Extorsión
Eduardo García Gaspar
3 agosto 2007
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La realidad se encarga de mostrar la vida mejor que un salón de clases. Especialmente en los casos de palabrejas que nombran fenómenos un poco complejos. Corporativismo, por ejemplo, no es sencillo de definir de manera que se entienda en teoría. Pero sí es sencillo de ilustrar.

Hace algunos años, un líder sindical ofreció los votos de sus agremiados a uno de los candidatos a gobernador de un estado en México. La noticia fue publicada y aún conservó el recorte de periódico, que uso para ilustrar al corporativismo. Esa promesa de votos iría acompañada de alguna petición de favores del gobernador. Yo gano, tú ganas, y el resto que se friegue.

Gran embrollo ha causado recién, de nuevo, la entrega de Pemex a su sindicato: unos 1,700 millones de pesos. Quien siga creyendo que el petróleo es de todos los mexicanos debe aún creer en Santa Claus. Pero ilustra eso también al corporativismo: la asistencia mutua entre dos grupos, lo que beneficia a ambos, y daña al resto. Y cuando sale a a luz, culpan a todos, menos a los responsables.

En junio (Grupo Reforma) fue reportado que “Un recuento de los pliegos petitorios del SNTE revela que del 2000 al 2006 logró aumentos salariales por 35.85 por ciento, 9 por ciento en prestaciones y un incremento de 79.6 por ciento… para homologar los salarios en las diferentes regiones del País”. Es más razonable creer en Santa Claus que pensar que existe la posibilidad de que este sindicato mejore.

Es otro caso de corporativismo. El sindicato obtiene dinero; el gobierno obtiene apoyo; y los estudiantes mexicanos, una educación que da lástima. De nuevo, esa esencia corporativista, la de beneficiar a unos dañando a todo un país. Creo que con esto cualquiera puede tener una buena idea de lo que el corporativismo es, sin necesidad de una definición académica.

Pero hay más. El corporativismo no es lo que era. Se ha degenerado y convertido en una forma de chantaje. Basta ver esto. Digamos que usted controla el sindicato de Pemex, o el de los maestros. Inevitablemente se dará cuenta del poder que tiene. Usted puede parar toda actividad petrolera del país, o suspender clases en todas partes. Vale la pena usar ese poder y lograr beneficios.

Y entonces usted va con el gobierno mexicano y le dice que necesita unos millones, con el pretexto que sea. No le hará falta decir lo que usted puede hacer en caso de que le sean negados. El gobierno lo sabe y para mantenerlo a usted en términos amigables, por lo que pudiera suceder, le da a usted esos millones. Es dinero que salió de los bolsillos de los mexicanos.

Lo que digo es que el corporativismo es una variante del chantaje y la extorsión. Hay mucho parecido entre los gángsters de Chicago, que vendían protección, y estos sindicatos. Esta es la realidad que fue producida por inocentes que creyeron que lo mejor que podía suceder era que los gobiernos tuvieran en sus manos a los energéticos y a la educación. Reales ingenuos y cándidos que creyeron, como Lázaro Cárdenas, que el gobierno no tendría fallas.

Esos montos de dinero que se van en chantajes corporativistas y que suman miles de millones al año son el costo de los que creen que el gobierno debe manejar el petróleo, la educación, la electricidad, la seguridad social. Construyeron un sistema que coloca el poder en manos de personas que no tienen competencia para aminorar su egoísmo.

Montar el sistema corporativista fue el producto de una mentalidad ingenua y primitiva que sólo veía sectores en la sociedad, no personas. Costó tanto que México se convirtió en un país de pobreza explicable y lo sigue siendo. Tanto se pensó que podía hacer el gobierno, que no hizo lo que debía.

Todo esto ejemplifica casos de esta nueva modalidad de corporativismo, la extorsión.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras