Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Y si Mattel Gobernara?
Eduardo García Gaspar
20 agosto 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los datos son fascinantes. Uno de ellos fue el reporte de Nokia, el fabricante finlandés de teléfonos móviles: 46 millones de sus productos contienen baterías defectuosas que en casos aislados podrían sobre calentarse, fabricadas por Matsushita en China.

La empresa adoptó un programa de reemplazo voluntario, ya que hasta ahora no ha habido reportes de accidentes mayores.

A eso, debe añadirse la situación de Mattel: millones de juguetes considerados peligrosos están en proceso de retiro del mercado por causa de pinturas con exceso de plomo o imanes sueltos. No son sucesos únicos. Se han registrado en casos de automóviles con defectos. Todo esto es una ocasión para sacar algunas conclusiones, más allá de las acostumbradas.

Coinciden los casos recientes con productos manufacturados en China. Sin duda un golpe a esa nación y de efecto largo: la confianza se gana en mucho tiempo y se pierde en segundos. La confianza es parte vital de nuestra vida. Piense usted, por ejemplo, que ha colocado su vida en una persona que no conoce: el que armó los frenos de su auto. Sin esa confianza no podríamos vivir y resulta obvio que donde más de ella exista, mejor se vivirá y todo costará menos.

Los nombres involucrados en estos caso son los de grandes corporaciones que actúan en régimen de competencia. Cierto que son casos muy dañinos para ellas, pero peor sería que terceros expusieran los productos defectuosos. Tienen ellas un incentivo para ser los que reconocen primero defectos de producto. Es decir, además de una obligación moral, les conviene ser los primeros en reconocer fallas y ofrecer soluciones. Les costará millones, pero a la larga es mejor.

Es decir, todo esto nos hace pensar en el largo plazo y actuar en consecuencia. A la corta, las empresas reportarían ganancias, pero no a la larga y quizá desaparecerían como les ha sucedido a otras. Todo debido de nuevo a la confianza: si veo que la empresa es honesta seguiré comprando sus productos.

Hay otra cosa de importancia y se ve en la globalización: una compañía finlandesa contrata a una japonesa para hacer una parte de su producto en China. Si creemos estar comprando algo finlandés, nos equivocamos.

Lo que estamos comprando es algo en lo que tenemos confianza, un nombre que nos inspira y que por casualidad resulta ser finlandés o sueco o canadiense. Lo de menos es su nacionalidad. Lo que importa es la confianza que le tenemos. Y ése es el juego, el de la confianza.

Los sucesos pueden verse negativamente. Y hay razones para ello: descuidos, falta de control, lo que usted quiera. Una prueba más de la imposibilidad de vivir en sociedades perfectas. Pero también puede verse positivamente: de una mala situación se hizo lo mejor que se podía, lo que ilustra la capacidad para corregir errores.

Al final, esos sucesos me producen ansias para aplicarlos también en el caso de los gobiernos.

¿No le gustaría a usted que los gobiernos hicieran algo similar? Por ejemplo, que reconocieran que la expropiación del petróleo no funcionó en México, que los impuestos no se usaron bien y que nos van a devolver algo, que la señalización de tránsito es mala y que la pagarán de sus bolsillos los responsables.

Sería una maravilla tener eso y si suena gracioso es porque lo vemos como imposible: jamás un gobierno reconocería haber cometido un error, como lo han hecho Mattel, Nokia y muchos otros. Fuera de lo gracioso, el fondo es sobrecogedor, pues nos hace ver que los gobiernos, que se equivocan como cualquier humano, no tienen mecanismos de corrección.

Es decir, los errores de los gobiernos tienden a mantenerse dañando a todos. Piense usted en la dimensión de las cosas: Mattel hace un retiro de algunos de sus productos, por iniciativa propia, y que tienen un riesgo inaceptable aunque sea bajo en probabilidad; pero el gobierno mexicano saca leyes que dañan a millones a diario y nada hace para retirar esas leyes. No sería mala idea que Mattel nos gobernara, les tengo más confianza.

O menos desconfianza que a las personas que han sido atraídas por una carrera política. Carrera que tiene la ventaja de crear posiciones de muy alto poder y de escasa responsabilidad personal.

Post Scriptum

El caso de Mattel y otros es de contrastar con lo reportado el 18 de agosto (El Norte):

… Congreso Nacional [del PRD en México] en el que se discutió su nueva línea política y sus estatutos. La polémica surgió ayer… Cuando en la mesa de estatutos se sometió a votación el documento que pretende desaparecer el Comité Ejecutivo Nacional… aparecieron 606 votos, cuando había 499 delegados registrados…

La plataforma del PRD es socialista, es decir, dice que viviremos mejor si les damos más poder a ellos.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras