Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Yircucha, Aniego
ContraPedia ContraPedia
5 enero 2007
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Yircucha

Se usa este término para dar un nombre a las manchas que se producen en los vidrios de los automóviles y que son originadas por la función de los limpiadores del parabrisas.

Cuando llueve y los conductores de autos hacen uso de esos limpiadores por lo general quedan las marcas semicirculares que muestran el área en la que esos limpiadores tuvieron efecto y el área que ellos no tocaron.

Esa es lo que se conoce como la yircucha normal o estándar, pero existe la yircucha irregular, que también suele ser semicircular y que revela las áreas en las que los limpiadores no cumplieron bien su función muy posiblemente debido a que son ya viejos y poco flexibles.

Desde luego, la existencia de una palabra especializada para nombrar esas manchas concretas es de beneficio, como  pude mostrarse en el siguiente diálogo.

— Disculpe maestro, quiero que vea los limpiadores de mi coche, pues ya no limpian bien. Usted se acuerda que los cambió hace unas semanas y me dijo que venían con garantía —dice el propietario del auto al mecánico automotriz que trabaja en el taller donde llevó su auto a reparar.

— A ver, traiga su coche más para acá, para poder ver las yircuchas a la luz del sol y ver si están cubiertas por la garantía —ordena Tiburcio a su cliente.

— Las ¿qué? —interroga el cliente mientras se dirige obedientemente a su coche.

— Usted tráigalo para la revisión de las yircuchas —vuelve a ordenar Tiburcio.

— ¿Aquí está bien? —pregunta el cliente mientras ve que se acerca con calma Tiburcio tratando de quitarse las machas negras de grasa de las manos con un trapo aún más sucio y comienza a dar vueltas alrededor del parabrisas como si quisiera verlo a diferentes ángulos de luz.

— ¿Está cubierto por la garantía? —vuelve a preguntar el cliente sin que Tiburcio haga otra cosa que emitir sonidos sin significado dentro de la civilización humana de los últimos treinta siglos.

— No, la verdad es que no creo —dice Tiburcio al cabo de muy largos minutos—. Digo, las yircuchas se ven normales, digo así vienen en este modelo de fábrica. Pero me las puede dejar para ver qué puedo hacer con ellas mañana y revisarlas para el ajuste manual, pero digo no veo nada que esté mal. Le digo que así viene este modelo y no he tenido quejas. Si quiere déjelo y venga en tres o cuatro días para ver qué se puede hacer.

Por otro lado, dentro del tema de las yircuchas debe mencionarse el fenómeno de la yircucha izquierda que tanto ha preocupado a la industria automotriz en épocas recientes. Han sido principalmente las plantas automotrices europeas las que han dedicado grandes inversiones al estudio de la yircucha izquierda.

Brevemente, este fenómeno se refiere al suceso frecuente y conocido que hace a las fallas de las yircuchas sean estadísticamente más frecuentes en el lado del conductor que en el lado del pasajero frontal; es decir, es más probable que se den manchas molestas en el lado izquierdo del parabrisas que en el derecho. La solución más prometedora hasta ahora ha sido la derivada en Suecia por Paavo Turky, quien es ingeniero en jefe de la planta automotriz de Chorrillos, Perú, quien propuso poner limpiadores más fuertes del lado izquierdo.

Aniego

Nombre con el que se designa el juego de dedos que muchas personas realizan aprovechando el o los anillos que llevan y que generalmente es una manifestación de nerviosismo o de impaciencia.

Se trata de una palabra que proviene de la conjunción de los términos anillo y juego, lo que, desde luego, indica que para que una acción puede recibir este nombre se requiere que la persona porte al menos un anillo, pues de lo contrario se tratará de un simple juego de dedos sin mayor trascendencia.

En esencia, durante una sesión de aniego, la persona retira de su dedo el anillo requerido para esto y lo pasa entre sus dedos, al igual que haría con un lápiz o cualquier otro objeto; en aniegos más refinados, la persona eleva el grado de dificultad del aniego utilizándolo como una perinola, es decir, haciéndolo girar sobre su eje, cosa que suele se muy atractiva para quien lo ejecuta, pero una verdadera molestia para quien en ese momento se encuentra hablando, pues le dará la impresión que no se le está poniendo atención.

Se sabe, según observaciones de diversos periodistas, que los aniegos son especialmente frecuentes en las cámaras de diputados de casi todo el mundo. Efectivamente, de acuerdo con el ICR (International Club of Reporters), asociación famosa porque sus miembros usan todos chalecos tipo explorador selvático que está de safari, sin importar que se encuentren en una ciudad, los parlamentos y cámaras de representantes son lugares donde el aniego llega a niveles extraordinarios de refinamiento.

Allí diputados y senadores ejecutan concursos y malabares extremos; se sabe de una competencia de tiempos de duración de aniegos giratorios, fomentada en secreto por el Poder Ejecutivo, durante la cual pudo ser aprobada sin problemas una controvertida ley fiscal que en un principio esos representantes habían rechazado.

Para la elaboración de la ficha sobre este término, se acudió al eminente experto, profesor Wilhem Pfaff, de la Universidad de Teocaltiche Campus Cacaxtla, solicitando datos adicionales que pudieran ser de interés.

La respuesta de Pfaff fue la siguiente en su parte medular: “No sé por qué me preguntan ustedes esto cuando saben que mi especialidad no es el aniego sino el fichiego, que es el juego con fichas de todo tipo especialmente de dominó, y cómo ellas pueden ser giradas a gran velocidad siempre que la superficie carezca de obstáculos y sea en extremo lisa”.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras que no existían. Eran invenciones muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras