Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
24 Domingo Ordinario A
Textos de un Laico
12 septiembre 2008
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La lectura primera de este domingo (Eclesiástico, 27, 33-28, 9) presenta el gran tema del resto de las lecturas. Dice, “Perdona la ofensa a tu prójimo y así, cuando pidas perdón se te perdonarán tus pecado… El que no tiene compasión de un semejante, ¿cómo pide perdón de sus pecados?… Piensa en tu fin y deja de odiar… no guardes rencor a tu prójimo.”

Mayor claridad no puede pedirse. La voluntad de Dios nos manda a una acción lógica, la de perdonar a los demás por sus faltas si es que queremos que Dios perdone las nuestras. La mención explícita de las palabras “odiar” y “rencor” profundizan en esto, pues lo que evita el perdón es el odio, el encono y el desafecto —lo contrario es el amor, pues por definición quien ama, perdona; y quien odia, no lo hace.

Siendo Dios amor es lógico que él perdone nuestras faltas, pero también es lógico que las perdone cuando también nosotros actuamos como él, con amor.

• El evangelio contiene la misma idea del perdón, pero la lleva mucho más allá. Mateo (18, 21-35) narra lo que da inicio con la pregunta de Pedro, “Si mi hermano me ofende, ¿cuantas veces debo perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” La respuesta de Jesús es igualmente clara. Le responde a Pedro, “No sólo siete, sino hasta setenta veces siente”, queriendo con ello significar que siempre debe perdonarse.

Y a continuación, Jesús ilustra lo que quiere decirnos con la parábola del rey que perdona una gran deuda de uno de sus servidores y éste, una vez perdonado se rehusa a perdonar a un deudor suyo —por lo que enterado el rey manda arrestarlo y lo condena. De esta manera, Dios confirma ese mandato de perdón que nos impone desde las palabras de Eclesiastés. Perdona si quieres ser perdonado, lo que quizá puede ponerse en otras palabras, ama si quieres ser amado.

El salmo responsorial de este domingo contiene la misma idea, la del perdón. Dice, “El Señor es compasivo y misericordioso… El Señor perdona tus pecados… El Señor no nos condena para siempre, ni nos guarda rencor perpetuo… como un padre es compasivo con sus hijos, así de compasivo es el Señor con quien lo ama.”

• La carta de San Pablo (Romanos, 14, 7-9) enriquece todo lo anterior con una muy breve frase, “somos del Señor”, de lo que necesariamente se sigue que como él debemos actuar, amando y por tanto, perdonando. Las palabras de la aclamación antes del evangelio hablan de lo mismo, diciendo, “Les doy hoy un mandamiento nuevo, dice el Señor, que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.”

Colocando todas las lecturas como un todo, lo que ellas dicen es directo y sin complicaciones. El que ama, por necesidad, perdona. Dios nos ama y por eso perdona nuestras faltas. Debido a nuestra semejanza con Dios, también nosotros estamos obligados a eso mismo, a amar y por consecuencia, a perdonar tantas veces como sea necesario a nuestro prójimo.


La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

&&&&&&

Tú, Señor, enséñame a orar, porque yo no sé,Dame silencio, que quiero escucharte

Dame razón, que lo que quiero es tener fe

Dame palabras, que a otros quiero hablar de ti.

Tú, Señor, enséñame a orar, porque yo no sé,

Dame libertad, porque quiero ir a ti con voluntad.

Dame el pan de cada día, que alimentar quiero mi alma.

Dame tu bendición diaria, que sin ella no puedo vivir





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras