Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
5o. Domingo Cuaresma A
Textos de un Laico
7 marzo 2008
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• El gran tema de las lecturas de este domingo es la resurrección e inicia con el texto de Ezequiel ((37, 12-14). Se anotan allí las palabras de Dios en la primera lectura del Antiguo Testamento, “… Yo mismo abriré sus sepulcros, los haré salir de ellos y los conduciré de nuevo a la tierra de Israel… ustedes dirán que yo soy el Señor.”

A lo que al final añade, “Entonces les infundiré a ustedes mi espíritu y vivirán, los estableceré en su tierra y ustedes sabrán que yo, el Señor, lo dije y lo cumplí.” No se trata, por tanto de la resurrección nada más, sino de una promesa hecha por el mismo Dios. Es él quien promete nuestra resurrección.

• San Pablo, en su carta (Romanos 8. 8-11) continúa con el tema. Dice, “Si el Espíritu del Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, entonces el Padre, que resucitó a Jesús… también les dará vida a sus cuerpos mortales, por la obra del Espíritu que habita en ustedes.” De nuevo, esa idea de la resurrección de entre los muertos a la que Pablo añade otra.

Para resucitar tenemos que hacer que el Espíritu habite entre nosotros, es decir, llevar una vida terrenal en concordancia con Cristo y en esa medida seremos salvados de la muerte. Pablo lo escribe diciendo que aunque nuestro cuerpo “siga sujeto a la muerte a causa del pecado”, nuestro espíritu vive a causa de la actividad salvadora de Dios.

• En el Evangelio de San Juan (11, 1-45) se narra, naturalmente, el episodio de la muerte y resurrección de Lázaro. En la narración, muy rica en detalles llenos de significado, contrasta la tristeza de todos ante el fallecimiento de Lázaro. El mismo Jesús se conmueve fuertemente al ver a la gente llorando. Saben ellos de la vida futura. Saben que Lázaro resucitará, pero eso no obsta para presentar una situación de profunda aflicción.

Antes de resucitar a Lázaro, Jesús dice a Marta, “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto vivirá; y todo aquel que está vivo y cree en mí no morirá para siempre.” Jesús reitera así la idea de la primera lectura, la promesa divina de la resurrección.

A lo que debe añadirse otro de los sucesos importantes en este episodio. Antes de resucitarlo, Jesús ora y vuelve a mostrar así la enorme importancia de la oración. Habla y dice, “Padre, te doy gracias porque me has escuchado. Yo sabía que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho a causa de esta muchedumbre que le rodea para que crean que tú me has enviado.” Es como una demostración que prueba la palabra de Dios, destinada a seres humanos que necesitan ver las cosas.

Dentro del salmo responsorial se enriquece esta idea, cuando dice, “Confío en ti Señor, mi alma espera y confía en tu palabra; mi alma aguarda al Señor, mucho más que a la aurora el centinela.”

Todas las lecturas, se ve claramente, hablan de la resurrección de entre los muertos como una promesa de Dios, una parte central de las creencias que tenemos. Dios insiste de dos maneras en esto. Dice que es una promesa que nos hace y va más allá con el milagro de Lázaro. Nos quiere dar certidumbre. Si creemos en él, resucitaremos. Y con esto nuestra religión se torna indeciblemente optimista.

Muy cerca ya de la Semana Santa, y sus días de aflicción, las lecturas de este domingo son lo opuesto, eufóricas y optimistas. Si vivimos en el Espíritu, como dice San Pablo, viviremos eternamente, lo que contrasta muy notablemente con otras creencias pesimistas que nos hacen desaparecer en la nada. Lejos de eso, los textos nos envían ciertamente el mensaje más alegre que puede escuchar un ser humano.

No son pocos los que ven al Cristianismo como una serie de creencias que vuelven tristes y apesadumbradas a las personas, cuando la realidad es totalmente la contraria. No hay ser más feliz que aquel cristiano que tiene la certeza de una vida eterna junto a su creador. Apesadumbrados son los otros, lo que no tienen esta creencia. Podemos y debemos, por tanto, reafirmar nuestra alegría. Viviremos eternamente en una felicidad infinita y el camino a ella es simple de entender con tan solo creer en esas palabras de Jesús,  “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto vivirá; y todo aquel que está vivo y cree en mí no morirá para siempre.”

Es todo esto lo que hace de la muerte terrenal una cuestión muy diferente entre quienes creen en Jesús y quienes no creen en él. Para la persona con fuertes convicciones cristianas, la muerte es en su real fondo un suceso alegre. Cierto que nos duele dejar a seres queridos, pero para nosotros la muerte no es el fin, sino el principio.


La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.&&&&&&

Eclesiastés 3

1 Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa

bajo el sol:

2 un tiempo para nacer y un tiempo para morir,

un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;

3 un tiempo para matar y un tiempo para curar,

un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;

4 un tiempo para llorar y un tiempo para reír,

un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;

5 un tiempo para arrojar piedras

y un tiempo para recogerlas,

un tiempo para abrazarse

y un tiempo para separarse;

6 un tiempo para buscar

y un tiempo para perder,

un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;

7 un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,

un tiempo para callar y un tiempo para hablar;

8 un tiempo para amar y un tiempo para odiar,

un tiempo de guerra

y un tiempo de paz.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras