Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿A Quién Le Importa?
Eduardo García Gaspar
30 septiembre 2008
Sección: FAMOSOS, MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una frase muy repetida, tanto que llega a cansar. Pero es cierta: existe una enorme cantidad de información que está fácilmente disponible y es tan grande que resulta imposible conocerla, menos aún retenerla. Más aún, es una habilidad muy útil el saber seleccionar información.

Seleccionar información es un eufemismo para algo que significa separar a la información que tiene valor de la que no lo tiene. Claro que el problema ahora es definir valor, a lo que quizá ayude la idea de las consecuencias potenciales de la información. Para hacer más claras las cosas, pongo los dos ejemplos siguientes.

Más o menos por las mismas fechas, hace poco, los medios reportaron las acciones de guerra entre Georgia y Rusia y también que “Brad y Angelina nos presentan a sus mellizos”. No creo necesario indicar cuál de las noticias tiene un valor de cero en cuanto a consecuencias que importan. Lo que estoy tratando de hacer es señalar la existencia de un tipo de información.

Un tipo de información que pertenece a la categoría de escaso valor y dentro de ella a la subcategoría que puede llamarse “¿a quién le importa?” Más ejemplos de este tipo de información en los que las letras pueden ser sustituidas por nombres irrelevantes: continúa el romance entre A y B, B se separa de A y se le ve socialmente con C, D fue hospitalizado por drogas, J sale del tratamiento de rehabilitación…

Si Salma Hayek se casa o no con un francés, o un inglés, eso es totalmente insignificante porque no tiene consecuencias dignas de considerar. Lo mismo va por el embarazo de Nicole Kidman y los problemas de ropa interior de B. Spears. Son éstos ejemplos muy ilustrativos del tipo de información ¿a quién le importa?

Para pertenecer a esa categoría, la información debe cumplir con dos requisitos al menos. El primero es referirse a una celebridad, generalmente del cine, la televisión, la música, o simplemente la notoriedad personal. Y el segundo, referirse a acciones de la persona que nada tienen que ver con su especialidad. Pongo ejemplos.

Si Halle Berry hace una película, la información es útil dentro de ese campo. Pero si ella da un beso a alguien en un restaurante, la información es de las que no tienen consecuencias siquiera minúsculas. La vida privada de las celebridades es uno de los campos más insignificantes que pueden existir.

Todo se debe a las consecuencias de los sucesos reportados. Entiendo que se reporte que un actor sea arrestado por asesinar a su mujer, pero no entiendo que se reporte con bombo y platillo que ese mismo artista compre una casa en Aruba. Y, sin embargo, estas noticias que son baladíes e ínfimas, son toda una especialidad de medios.

La situación es curiosa y el tamaño de esas noticias es sustancial. Cualquier suceso en la menos importante de las celebridades merece espacios y tiempos importantes en los medios. Apunto algunas razones de tan insólito suceso.

• Una de ellas: esas noticias son actos de relaciones públicas de las celebridades para mantenerse célebres en un mercado muy competitivo y en donde la estrategia es extremar conductas para merecer más espacio de los medios.

• La otra razón es desilusionante: sí debe existir un número no pequeño de personas interesadas en lo que no tiene interés, como los andares de la vida privada de un actor que ha participado en películas mediocres y que tiene romances con cualquier cosa que se mueva. Debe haber alguna interpretación freudiana a esto, pero que desconozco.

• En tercer lugar, puede existir una explicación de la popularidad de lo insignificante basada en la simplicidad de reportarlo y entenderlo. Escribir un reportaje sobre las vacaciones en Vallarta de un par de actores debe ser una de las misiones más simples que puede tener un reportero. Y también una de las lecturas más sencillas que puede hacerse. Crear reportajes sobre los precios del petróleo y leerlos es algo que representa mayor esfuerzo.

Mi punto al final es uno de costo de oportunidad. Los esfuerzos y recursos dedicados a crear y estar expuesto a la información que a nadie importa podrían estar mejor dedicados a otras cosas de mayor beneficio. Y peor aún, me parece que quienes se toman en serio esta información pueden sufrir consecuencias serias.

Post Scriptum

El tema me recuerda la tesis del embrutecimiento de las personas que dejan de ejercitar su mente y no desarrollan habilidades ni gustos mejores por estar encerradas en un círculo de información irrelevante.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras