Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ahora, La Segunda Pregunta
Eduardo García Gaspar
13 junio 2008
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El objetivo del estudio era el mismo de hace varios siglos, encontrar la causa de la riqueza de las naciones: las razones por las que unos países progresan mientras otros no. El responsable del estudio, Michael Spence, según reporta Foreign Policy (mayo 2008) hizo comentarios sobre los hallazgos.

Una de las causas, el comercio exterior. Tener libre comercio crea oportunidades de demanda externa de productos locales y de acceso a tecnologías ajenas. Prosperar necesita de una economía abierta al exterior. La otra gran variable, que sorprendió a Spence, fue el liderazgo político: sí se necesitan las políticas económicas correctas, pero es necesario construir consensos razonables para implantarlas.

Prosperar necesita integrarse a la economía global, ahorro elevado, inversión alta, economía estable, confianza en mercados de precios espontáneos. En pocas palabras, una orientación nacional a los mercados libres con escasa regulación bajo un sistema estable en economía y estado de derecho. Todo esto es sabido. Lo importante, ahora se señala, es poder implantar esas medidas.

Por eso se habla de liderazgo político, logrando apoyos, incorporando a los actores políticos a la meta. Esto está en línea con una idea que se ha mencionado en otras partes: sabemos lo que se tiene que hacer para prosperar, eso es de sobra conocido en Economía, el problema es hacerlo, lo que es ya un problema político.

Si usted y yo tomamos esa idea que es muy esencial podemos hacer una lista de las cosas que deben hacerse en política. Usualmente esa lista es conocida como reformas estructurales, o también como modernización. Tampoco son cosas desconocidas. Pero lo más interesante es derivar de eso una lista de cosas que no deben hacerse en política. Cosas que retrasan la prosperidad.

Por ejemplo, iniciar reformas incompletas que en vez de mejorar la situación la empeoren, como leyes fiscales más complejas y caras. Tampoco ayuda realizar plantones en las calles, ni alterar el orden público protestando elecciones legales. Debe evitarse, también, tener posiciones ideológicas dogmáticas que hagan caso omiso de la realidad. Comprar votos ciudadanos con presupuesto público también produce pobreza. Alargar innecesariamente acuerdos de reformas causa miseria. Y, desde luego, partidos que quieren el poder cueste lo que cueste.

El punto que bien vale una segunda opinión es apuntar que sabemos qué hacer en cuestiones de política económica, conocemos la lista de tareas pendientes de realizar y también la lista de las cosas que dañan la oportunidad de prosperar. Algunos detalles podrán discutirse, pero la dirección general en la que debemos movernos es muy conocida y probada.

Lo que maravilla en todo esto es encontrar la razón por la que no se hace. México es un ejemplo patente de eso. Pero también lo son otros países, muy notablemente Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina y muchos más. No sé la razón de esta notable situación, pero puedo apuntar un par de razones que quizá lo expliquen.

Una tiene que ver con los gobernantes de esos países y la mentalidad que en ellos predomina. Quizá la expresión de Nietzsche es la más adecuada, “voluntad de poder”. O como dijo Kissinger, “el poder es el más grande de los afrodisiacos”. Queriendo más poder en realidad están logrando lo contrario de lo que se necesita de acuerdo con lo que sabemos.

La otra tiene que ver con el electorado de esos países y una mentalidad que busca en la intervención estatal el remedio de todo problema personal. Décadas de gobiernos paternalistas han creado una población muy inclinada a querer más intervencionismo del que se sabe conviene. Quienes piensan que en el monopolio estatal petrolero radica la soberanía mexicana son un buen ejemplo de esto.

La pregunta planteada desde hace unos tres siglos sobre qué es lo que produce la riqueza tiene ya una respuesta más o menos reconocida y razonable, apoyada en teorías y evidencias. No podemos alegar ignorancia al respecto. Pero esto no ha sido suficiente para prosperar. Aún nos queda por resolver otra interrogante, ¿por qué no hacemos lo que sabemos que nos producirá prosperidad?

Post Scriptum

Una razonable explicación de Reformas Estructurales, de Libre Comercio y de Estado de Derecho ayudará a comprender mejor el tema.

En Las Notas Ignoradas de Mises se explica la decisión de políticas económicas equivocadas tomadas por el gobierno mexicano hace tiempo, contrarias a la creación de prosperidad. En Cultura y Desarrollo se añade otra razón para explicar por qué no se implanta lo que se debe.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras