Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aristocracia y Oligarquía
Leonardo Girondella Mora
5 junio 2008
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Son dos palabras muy usadas en los terrenos políticos y que tienen en común la idea de una elite que tiene el poder —la aristocracia connota la idea del gobierno de los mejores y más preparados para tener poder sobre otros y la oligarquía es una degeneración de esa minoría en el gobierno.

Comprender los dos términos, por tanto, necesita partir de una noción —el gobierno en manos de un reducido número de personas, lo que se justifica por los requerimientos que necesita todo el que detentará gran poder sobre el resto: los gobernantes deben ser personas virtuosas, preparadas, conocedoras que sirvan de guía y control a la masa de ciudadanos imperfectos que ellos gobiernan.

Es una idea muy general e intuitivamente atractiva, que está contenida en los escritos de pensadores como Platón y su noción del mejor gobernante como un rey-filósofo —pero también está en buena parte de los conservadores, como Edmund Burke y Ortega y Gasset.

El razonamiento central de gobierno de la aristocracia es la selección de los mejores para los puestos de gobierno —es decir, según Popper, el problema político se reduce indebidamente a la selección de los mejores para los puestos de gobierno y poder. Esa selección, desde luego, puede tomar varias formas. Podría ser una lucha violenta entre diversas facciones con una de ellas victoriosa, o bien la emisión de votos en una elección democrática en la que quien obtenga la mayoría será calificado como el mejor gobernante.

El riesgo degenerativo de la aristocracia es llamado oligarquía —también el gobierno de una elite pequeña pero que usa el poder para su beneficio personal dañando al resto de los gobernados. Es el gobierno de unos pocos que son viciosos, corruptos, inmorales e impreparados. Toda aristocracia contiene el riesgo de convertirse en oligarquía.

Ese riesgo de degeneración de la aristocracia nace de la imperfección humana —propia de todas las personas, lo que significa que en toda elección de gobernantes se corre el riesgo de elegir a las personas inadecuadas. Resulta una ambición imposible el suponer que todo gobernante es una persona ejemplar que no abusará del poder que se le ha concedido o que ha obtenido él mismo.

Este riesgo del gobierno de elites es universal para toda posición política que sostenga como necesaria la concentración del poder en pocas manos. El caso más visible de un gobierno de elites es el de una monarquía ilustrada, donde la voluntad real es ley y el poder político es detentado por los nobles —pero esa misma estructura esencial también es propia de otros regímenes que desean concentrar el poder, como el socialismo que está sujeto al mismo riesgo de degeneración de la elite gobernante.

Si fuesen posibles, sin ningún riesgo, la elección y el mantenimiento de los más preparados y virtuosos en puestos públicos, ese gobierno sería posiblemente el mejor de todos —pero ya que es irreal esa suposición de seres humanos perfectos, el problema político deja de ser el de la selección de los mejores. El real problema político es otro, el de tener mecanismos de gobierno que eviten los abusos de poder que inevitablemente produce la imperfección humana: la división de poderes que sistematizó Montesquieu.

La aristocracia, en resumen, es el gobierno de los que se piensa son los mejores —un pequeño número de personas sin defectos y llenas de virtudes en quienes puede confiarse el poder del gobierno sin recelo y sin necesidad de controles. Cuando ese pequeño número de gobernantes tiene defectos y vicios, entonces se está frente a una oligarquía.

La aristocracia, en su esencia misma, pertenece a la categoría de posiciones políticas que sostienen que el mejor gobierno es el que tiene más poder y menos restricciones —en este sentido, la aristocracia y el socialismo pueden ser colocados en casi la misma posición. Del otro lado están las posiciones políticas que sostienen que el mejor gobierno es uno de poderes escasos y diversificados.


ContraPeso.info es un proveedor de información e ideas que buscan explicar la razón de ser de sucesos económicos, políticos y sociales.



3 Comentarios en “Aristocracia y Oligarquía”
  1. pablo miller reina narvaez Dijo:

    Ha sido tan preciso explicativo y didactico su comentario que por la claridad nos deja satisfecho.

    Desde Belen de los Andauies, (Caquetá Colombia) envio una feliz navidad y poderoso año 2.011, que sera para los hombres de bien,(y esperamos tanto Ud, como yo estar incluidos) el mejor de todos, xq asi lo destina siempre la Divina Providencia.

    Con sentimientos de Gratitud y Aprecio,

  2. Titi Dijo:

    No me ayudo mucho.

  3. stefany Dijo:

    a mí me ayudó muchísimo , no entendía la difrencia entre aristocracia y oligarquía , muchísimas gracias , y comparando con el socialismo , entendi perfecto todo , me encantó es entretenido facil de entender y bastante interesante , mucha gracias





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras