Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Buscando La Tumba De Smith
Eduardo García Gaspar
11 junio 2008
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La Economía es similar a tratar de encontrar la tumba de Adam Smith en Edimburgo, Escocia: no es sencillo aunque está en un lugar céntrico y pocos saben de su existencia.

Si usted está en esa ciudad, de seguro irá al enorme castillo, construido encima de una muy elevada roca en medio de la ciudad. La explanada de ese castillo conduce a la Royal Mile, una calle muy turística que lleva hasta el Palacio de Holyrood House, y que es otra agradable visita para el turista.

Unas pocas cuadras antes de llegar a ese palacio y al horripilante parlamento escocés, a la izquierda, hay un cementerio pequeño que no llama mucho la atención. Uno de los personajes allí enterrados es Adam Smith. Es la Iglesia Canongate. No salta a la vista, como la tumba de Hume, o la estatua de Scott colocada en el lugar más visible de la ciudad. Es necesario esforzarse para encontrarla. Es necesario ver algo más allá de lo obvio, como en la economía. Y saber que en escocés, kirk significa iglesia.

Un ejemplo de ese esfuerzo es la serie de opiniones que tratan de explicar la elevación de precio de los alimentos. No hay duda de que existe y, dependiendo de la fecha de comparación que se use, los porcentajes son impresionantes, como el de más de 80 por ciento del aumento en el precio del trigo. Esa elevación es real y sería imposible negarla.

Una de las explicaciones dadas, y por mucho la mejor, es la que acude a lo básico y dice que si los precios suben eso se debe a una elevación de la demanda, a una disminución de la oferta, o a ambas cosas al mismo tiempo. Es la mejor, pero le faltan detalles. Es como saber dónde están el castillo y el palacio mencionados y nada más. Hace falta encontrar la calle y la iglesia.

Sabemos que la demanda se ha elevado desde hace años porque los índices de pobreza del mundo se han reducido. Hay más personas consumiendo, muchas más y desde hace varios años, lo que da otra pista. Esa elevación de la demanda ha contribuido al aumento de los precios, sin duda, pero no es un factor principal porque los precios se han elevado recientemente y la demanda lleva mucho más tiempo aumentando.

Ya nos estamos acercando al sitio que queremos y, lo mejor, estamos entendiendo que el problema no tiene una explicación sino varias. Y ya estamos en una posición de decir algo más lógico. Por ejemplo, sí ha tenido influencia el uso de cultivos para producir etanol, lo que significa que una parte de la oferta de alimentos no va al consumo, sino a creación de energía. Es como ya estar frente a la iglesia que buscamos y entrar al cementerio.

Ahora queda sólo llegar a una conclusión algo más detallada. La demanda se ha elevado porque la pobreza ha disminuido y parte de la oferta se ha destinado a otros usos. Pero eso no explica todo lo que sucede. Hay más. La mejor explicación que he leído es la de Everardo Elizondo, Subgobernador del Banco de México, que a lo anterior añade otra alteración de la oferta: condiciones adversas del clima.

Mi punto es doble y creo que bien vale la pena una segunda opinión.

Primero, no hay una variable que por sí misma explique la elevación de los precios de los alimentos (a las anteriores, tendríamos que añadir los precios del petróleo y los subsidios agrícolas). Deben buscarse varias explicaciones principales y no una sola.

Segundo, la economía es un sistema dinámico lo que tiene como consecuencia otra situación clara, los precios suben y bajan. No se quedan quietos siempre en los mismos niveles. Es decir, las predicciones de que los alimentos y el petróleo, por ejemplo, se quedarán siempre en esos altos niveles de precio van en contra de toda la evidencia que se conoce hasta ahora.

Esos precios seguirán moviéndose, el problema es que no sabemos si hacia arriba o hacia abajo, ni en qué momento. Pero lo que sí sabemos ahora es dónde está la tumba de Adam Smith y algo más: los precios de los alimentos bajarán al elevarse su oferta y eso es muy valioso porque indica que la mejor política económica posible es la de dejar libres a quienes quieren producir más cultivos y, con eso, aprovechar una época de precios altos.

Que algunos quieran ganar más hará que los precios disminuyan. No es fácil de entender a la primera, como tampoco es fácil encontrar la tumba de Smith en Edimburgo, la que ni siquiera en la oficina de turismo sabían donde quedaba.

Post Scriptum

Puede verse Alimentos Suben Precios y muy especialmente Tan Bueno Que Pocos Lo Ven. Poco tiempo después de escribir esto, el Adam Smith Institute, colocó un monumento del economista en la Royal Mile, el 4 de julio de este año.

Adam Smith (1723-90) ha sido colocado como un héroe del mercado libre y tiene una imagen de ícono sagrado para muchos. Por eso conviene ver otra opinión y que califica a Smith como,

[a] mystery in a puzzle wrapped in an enigma. The mystery is the enormous and unprecedented gap between Smith’s exalted reputation and the reality of his dubious contribution to economic thought… For the problem is not simply that Smith was not the founder of economics. The problem is that he originated nothing that was true, and that whatever he originated was wrong; that, even in an age that had fewer citations or footnotes than our own, Adam Smith was a shameless plagiarist, acknowledging littie or nothing and stealing large chunks, for example, from Cantillon… (Rothbard, Murray Newton (1995). ECONOMIC THOUGHT BEFORE ADAM SMITH: AN AUSTRIAN PERSPECTIVE ON THE HISTORY OF ECONOMIC THOUGHT. Aldershot, Hants, England ; Brookfield, Vt., USA. E. Elgar Pub., p 435)


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Buscando La Tumba De Smith”
  1. Rolando de León Dijo:

    Coincido definitivamente.
    Siempre escuché, en el campo, a la gente diciendo: es que el maiz no alcanzó precio… es que la naranja es mas barata de lo que cuesta recogerla.
    Esta crisis debe verse como la oportunidad, para los agricultores, de volver a trabajar la tierra y ganar buen dinero





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras