Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ciudadanos Kamikaze
Eduardo García Gaspar
3 septiembre 2008
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Todos tememos a quienes tienen demasiado poder. Los vemos como orígenes de abusos. Tenemos razón. El temor al exceso del poder es real. Dentro de los pensamientos marxistas y también dentro de los capitalistas, hay expresiones de ese miedo al abuso de poder.

Un socialista ortodoxo, por ejemplo, se asusta frente al poder de las empresas grandes. No será sorpresa que hable con alarma de las petroleras, las multinacionales, y demás. Le doy toda la razón. El poder, sea de la naturaleza que sea, tiene una tendencia a ser abusado. Recientemente en México, Coca-Cola fue acusada de acciones que lastimaban a su competencia.

Esos son abusos en los terrenos económicos. Pero no es el único campo en el que se dan. También puede haber abusos en, por ejemplo, el terreno de la política. Un liberal clásico, por ejemplo, sentirá sospecha del poder político en lugares como Ecuador, donde como en Venezuela, la división de poderes es violada. De nuevo se presenta esa tendencia al abuso del poder: por su naturaleza misma el poder es abusado.

Conocí hace tiempo a una persona que ilustró muy bien esto en los restaurantes. Él tenía el poder del cliente sobre los meseros y abusaba de tal manera que daba vergüenza acompañarlo a comer. Sea este caso personal, o en cualquier otro, lo que quiero apuntar es que los poderes de todo tipo siempre se mueven hacia los límites y si no encuentran frenos, siguen ampliándose.

El punto merece una segunda opinión porque el abuso del poder es una causa de la disminución del bienestar de las personas. Es mucho mejor una sociedad en la que no se sufren abusos de poder que una que los padece. El problema, por tanto, es uno simple. ¿Cómo reducir al mínimo razonable los abusos de poder, vengan de donde vengan?

La respuesta dada ha sido siempre la misma, la de fragmentar al poder. En el terreno político es la división de los poderes, el voto y el federalismo. En el terreno económico es la competencia sin monopolios. Y en el terreno de la cultura es la libertad de pensamiento y expresión. No entro en los detalles de cada una de esas divisiones de poder, porque lo que me interesa es señalar cómo es que aún sabiendo que el poder tiende a ser abusado, aún existen opiniones que no lo comprenden.

Un gobernante tenderá a acumular poder en la autoridad porque eso es de beneficio para él. Querrá tener presupuestos mayores. Querrá intervenir en cuanto problema tengan los ciudadanos. Querrá emitir regulaciones para todo lo que se le ocurra. Eso lo entiendo. Es una tendencia humana, no diferente a la de una empresa muy grande que también querrá aprovechar su poder de toda manera posible.

No es que lo apruebe, sino que lo entiendo por ser una tendencia natural de quien detenta poder. Buscará tener más porque eso le conviene. Pero lo que no alcanzo a comprender es las razones por las que víctimas potenciales de abusos de poder opinan que sí debe darse más y más poder a otras personas. Piense usted en alguien que nada tiene que ver con Telmex o con Microsoft, pero que se manifiesta en la calle reclamando que cualquiera de esas empresas sea protegida por la ley y se cierren a las empresas que son su competencia.

Nadie entendería eso, se diría que sólo un loco sería capaz de hacerlo. Y, sin embargo, hay personas que lo hacen. Son miles y miles, las que piden que el poder sea concentrado en unos pocos, lo que inevitablemente causará abusos. No lo entiendo, pero sucede. Un ciudadano normal que votó por Chávez, o por Correa, hizo eso precisamente, ponerse en una situación de riesgo por abuso de poder.

En México, por ejemplo, entiendo que los gobernantes en todos los partidos no quieran dejar de tener a Pemex bajo su dominio. El monopolio estatal es una fuente de poder y será abusado sin remedio. Lo que no entiendo es cómo ciudadanos normales apoyan la idea de elevar aún más el poder del gobierno haciéndose ellos mismos víctimas mayores de abusos de poder. Es suicida.

No son asuntos de ideología política, son riesgos reales que se crean sin necesidad y en beneficio de unos pocos. El tipo que defiende la propiedad estatal de Pemex y no recibe ninguna paga por hacerlo, si es lógico, también debería donar al gobernante su patrimonio personal. Son como ciudadanos kamikaze.

Post Scriptum

Los comentarios de lectores a columnas sobre el tema de Pemex, pueden dar una clave para entender cómo es que un ciudadano es engañado de tal manera que llega a querer estar en una posición de mayores riesgos por abuso de poder gubernamental. Uno de los comentarios a la columna Pemex Debe Privatizarse, dice:

Creo que no se ha integrado en esta visión el factor social que aporta Pemex a la nación. El artículo no tiene mentiras, solo es la percepción de una parte de la verdad.

Es verdaderamente admirable cómo la adición de una expresión sin sentido como “factor social” llega a crear una ocasión de abuso legítimo de poder. En los comentarios a otra columna, La Izquierda y La Privatización, hay uno que dice que,

Como persona nadie es dueño de Pemex y qué bueno. PEMEX le pertenece a la nación, las ganancias van para la nación y de eso depende mucho la economía mexicana. Al cederle PEMEX a los extranjeros le estaríamos quitando una gran inversión a la economía mexicana.

Es el mismo patrón de vaguedad y que ahora hace referencia a “la nación”.

Los argumentos son muy dignos de ser notados porque expresiones indefinibles y abstractas sustituyen razonamientos concretos y prácticos. No cabe duda en estos ejemplos, que la propaganda estatal ha logrado un objetivo, el de lograr ciudadanos que han dejado de pensar y quieren a un gobierno que abuse de ellos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Ciudadanos Kamikaze”
  1. Juan Castillo Dijo:

    Sus razonamientos siguen sin convencer; mas bien, generan el efecto contrario.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras