Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Crimen Como Descuido Político
Eduardo García Gaspar
23 septiembre 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los hechos son graves, realmente graves. Los conocen todos en México. Dos granadas explotaron en la noche del 15 de septiembre, durante la ceremonia en Morelia que celebra la independencia del país. Las víctimas fueron siete muertos y más de cien heridos. La tendencia que esto muestra es a mayor frecuencia y amplitud de sucesos criminales.

El problema es uno de gobierno. Ningún otro responsable existe para resolverlo. El el problema por excelencia de gobierno y obedece a su razón de ser, la de proteger al ciudadano, su vida y sus posesiones. Los gobiernos existen para eso, muy especialmente para eso (no fueron creados para manejar el petróleo, ni para poner hospitales…).

Es claro que el gobierno mexicano ha fallado rotundamente es esta tarea. No es algo que ha sucedido recientemente. Es una tradición gubernamental de décadas y ahora el descuido cobra su factura. Los gobernantes mexicanos han sufrido tres enfermedades contagiosas por años.

• Una es la corrupción. No hay necesidad de definirla, todos sabemos reconocerla y ha sido parte de la naturaleza gubernamental mexicana, el aprovechamiento indebido de la posición de poder para provecho personal. Lo que esto produce es, además del daño directo al patrimonio del país, el descuido de la responsabilidad de gobierno.

Un tipo que quiere gobernar para elevar fuertemente su fortuna, no tiene gran interés en meterse en problemas serios como combatir el crimen. Peor aún, lo puede fomentar aliándose con él al recibir pagos por favores.

• La segunda es la ambición de poder. La prioridad de la persona que gobierna no es la realización de sus responsabilidades, sino el logro del poder. Y ante el poder está dispuesto a sacrificar todo, lo que también causa un descuido: no tiene interés en otros problemas que no sean los suyos personales.

Esto fue muy claro el siglo 19, cuando metidos en luchas por el poder en el centro del país, el resto de los territorios fueron descuidados y los pusieron, por esto, a disposición del que llegara. Las peleas entre conservadores y liberales por el poder producen lo mismo que las luchas entre partidos ahora mismo (pregunte usted a López Obrador cuál es su prioridad central).

Y, más aún, la criminalidad tiene un uso político aprovechable en la lucha por el poder: la crítica a toda propuesta que no provenga del partido propio y la adjudicación de culpas mutuas por lo que sea que suceda.

• La tercera es la confusión de tareas de gobierno. Es otra causa de descuido de responsabilidades y se manifiesta en un gobierno lleno de funciones. Tantas que ellas son mal realizadas. Nadie puede hacer tanto y de tanta importancia. Con tal cantidad de funciones como se ha asignado a sí mismo el gobierno mexicano, resulta natural que falle en muchas.

El problema es que ha fallado consistentemente en la más importante de ellas, la de proteger al ciudadano, su vida y sus posesiones. El tiempo dedicado por los legisladores a la reforma energética, por ejemplo, ha sido mayor al dedicado a la seguridad pública. Y cuando hablan de lo importante, suelen perderse en trivialidades, como la discusión de si los hechos de Morelia se adaptan a la definición de terrorismo.

O cometen errores serios, como el proponer eximir de culpa la incitación a actos de terrorismo (propuesta del PRD, con penas posibles de 6 años por uso terrorista de armas nucleares).

Consecuentemente, lo que está sucediendo es normal y tiene su causa en gobernantes que han descuidado su responsabilidad central por años, al padecer esos tres trastornos mentales. Revertir la tendencia significa dos esfuerzos mayúsculos.

Uno es el del combate directo a criminales con amplios recursos y conexiones internacionales.

Pero el otro esfuerzo no es reconocido y se trata de curar esas tres enfermedades de los gobernantes, la corrupción, la lucha por el poder y la afición a querer hacer demasiado.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras