Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cuando Nada Se Entiende
Leonardo Girondella Mora
21 julio 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La edad moderna —¿o debo decir postmoderna?— arroja sobre los lectores una carga interpretativa de gran consideración. Un ejemplo de esto es el siguiente texto que contiene un examen crítico literario:

A pesar de todo, en la obra de Fuentes como de Cortázar, los temas abstractos no son propiamente los de una teoría acabada y formalizada, sino más bien valientes trozos de un paradigma de realidades pre-teóricas en un sentido cuasi dialéctico. Su discurso semántico es, como gran paradoja, post semántico y eso es lo que los vuelve significantes en nuestros tiempos.

El texto, de esta crítica literaria sigue con otras ideas expresadas de la siguiente manera:

La narrativa del escritor/observador, en argumentos de actualidad atemporal, de ambos autores, los une si bien no temáticamente, sí una postura neoconceptual y postmoderna, muy al estilo de lo que alguna vez trató Sartre y, antes que él, Kierkegaard. El valor resulta obvio en un sentido expresionista de concientización jerárquica de develaciones hegemónicas.

Si algún lector ha sacado algún significado de lo anterior, siento desilusionarlo —ambos textos fueron escritos usando intencionalmente frases conectadas sin sentido y sin haber leído obra alguna de los autores citados. A pesar de eso, no hay duda de que parecen sacadas de alguna revista de alta intelectualidad, la que por incomprensible es atractiva a todo intelectual.

La idea central de hacer esto viene de una obra que plantea la posibilidad de hacer una prueba inversa de Turing. La prueba de Turing es la que debe pasar una computadora en diálogo con un humano: debe hacerle pensar que está tratando con otra persona y no una computadora. La computadora sería entonces considerada como inteligente.

El reverso de esa prueba sería el probar lo poco inteligente de un humano al ponerle frente a sí un texto construido por una computadora —un texto construido sin sentido, al azar. El humano podría caer en el error de dar significado a lo que no lo tiene. Hay procesos para crear estos textos sin sentido, como el siguiente:

Por tanto, la premisa del paradigma neodialéctico de expresión de la conciencia puede ser usado para reafirmar jerarquías, pero sólo bajo la condición de una realidad separada de la conciencia, en cuyo caso contrario todo lo que puede presuponerse en un lenguaje que tiene valor intrínseco.

El punto es de graves consecuencias presentes —la mala escritura, confusa y vaga de tantos autores, termina por tener significado a pesar de poder carecer de él. Puede, por ejemplo, tomarse a Hegel o a Habermas, con frecuencia calificados como ilegibles y, sin embargo, considerarlos celebridades intelectuales. El siguiente texto es real:

El sonido es el cambio en la condición específica de segregación de las partes materiales, y en la negación de esta condición; meramente una idealidad abstracta o ideal, como fuere, de esa especificación. Pero este cambio, concurridamente, es en si mismo inmediatamente la negación de la subsistencia material específica, la que es, por tanto, idealidad real de gravedad y cohesión específicas, v. gr.: calor. El calentamiento de cuerpos sonoros, como golpeados o frotados, es la aparición de calor, originados conceptualmente con el sonido.

El texto es de Hegel y ha sido usado para mostrar falta de claridad, pero sobre todo, a mi entender una situación chusca que es tomada en serio: quienes escriben textos confusos tienden a ser considerados grandes intelectuales, pero necesitan de intérpretes que escriben lo que ellos piensan que los escritores originales quisieron decir.

Las interpretaciones son leídas y popularizadas —destiladas en ideas simples que todos entiendan. Quienes por el contrario escriben con claridad no necesitan esas interpretaciones y sobre ellos se escribe menos. Así se tiene esa situación que es una broma: para aparecer como intelectual es requisito escribir de manera confusa, tanto que de vergüenza aceptar que no se comprende lo que dijo el escritor.

Addendum

La idea original de esta columna fue inspirada por Taleb, Nassim (2004). FOOLED BY RANDOMNESS : THE HIDDEN ROLE OF CHANCE IN LIFE AND IN THE MARKETS. New York. Thomson/Texere. 0812975219. Puede verse también Claridad y Cosas Chistosas, donde se cita esto:

Las decisiones estatales invocan los intereses de la nación y los condensan en una simbología que la rememora continuamente. Al saltar por encima de las raspaduras de la sociedad, y al negarla como contradictoriamente articulada, esto presupone y, por lo tanto, ratifica – a la sociedad que capitalista. Es así como la nación ocupa el espacio vacante por el arrinconamiento de la sociedad, y se coloca como principal referente del Estado. Este aparece, consiguientemente, como un Estado para la nación, no como un Estado de y para la sociedad. El Estado es el “resumen oficial”, la fachada majestuosa de la sociedad, cuando se aleja de ella y reaparece como síntesis activa de la nación.


ContraPeso.info es un proveedor de información e ideas que buscan explicar la razón de ser de sucesos económicos, políticos y sociales.



1 comentario en “Cuando Nada Se Entiende”
  1. Contrapeso » Claridad




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras