Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cuidado con las Distribuciones
Leonardo Girondella Mora
25 enero 2008
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Un caso no excepcional de reportajes de prensa lo dio a finales de diciembre El Universal de la Ciudad de México —“Compras de lujo crecen en México”, decía la cabeza de la noticia (24 diciembre). Las pruebas de tal aseveración son las siguientes:

  • Hugo Boss cuenta con 165 tiendas en América Latina y el 48% de sus ventas en la región son de México.
  • Louis Vuitton tenía dos tiendas en 2002, ahora tiene ocho instaladas en México.
  • En noviembre de 2007 fue inaugurada una tienda de Saks en la Ciudad de México.
  • Panasonic lanzó en el mercado mexicano la pantalla de plasma más grande del mundo, 103 pulgadas.
  • Hay 17 autos Bentley con precio superior a medio millón de dólares y 706 Porsches.
  • “Estudios de la empresa ACNielsen ubican a México como el cuarto país en consumo de marcas de lujo, y en la región supera a Brasil y Argentina. Armani, Gucci y Versace son las marcas más anheladas por el comprador mexicano”.

Si estos datos se vieran aislados de su contexto, cualquiera podría concluir que el país está en bonanza casi absoluta —serían buenas noticias y solamente se quejarían no sin cierta razón los preocupados por el materialismo. Pero el reportaje añade otra dimensión del país, que se propone probar la existencia de personas que no gozan de esa bonanza. Las pruebas que ofrece son las siguientes:

  • La mitad de la población tiene ingresos, en promedio, de tres salarios mínimos al mes, equivalentes a 4 mil 500 pesos
  • Sólo 8.8% de la población mexicana se sitúa en el nivel o estrato socioeconómico “siete”, en la clasificación del INEGI del nivel más alto.
  • El mercado de los bienes de lujo es casi el 7% de la población, unos 7 millones de poco más de 100.

El resumen de ambas piezas de información presenta una imagen breve y más o menos exacta del país —existen aún amplios segmentos pobres, pero en descenso y un segmento pequeño con amplio poder adquisitivo, más uno ultra pequeño que es el que compra el Bentley y similares. Ante la realidad existen al menos dos maneras de reaccionar.

La primera —y mucho me temo, la más común: el grito de injusticia acompañado del deseo incontrolable de remediar la situación de inequidad de la manera más directa posible, es decir, quitarle los recursos sobrantes a esa minoría para dárselos a la mayoría. Esta reacción es propia de muchos gobernantes y de casi todos los socialistas —desean convertirse en los repartidores de recursos.

Es una reacción que puede comprenderse ante la imagen del que todo lo tiene y compararla con el que de todo carece —puede comprenderse, pero no significa que dé resultados. Si alguien hace un reparto de riquezas en el momento A, tiempo después tendrá que hacer otro en el momento B porque se crearán diferencias de riqueza y así consecutivamente —con el problema de que la riqueza de los pocos ricos repartida entre los muchos pobres no sería suficiente para evitar la pobreza.

La segunda reacción consiste en no dejarse llevar por las emociones —y considerar antes que nada que entre esos dos extremos de riqueza hay buena cantidad de personas con posiciones económicas razonablemente buenas. Además, si uno es frío en el análisis, debe entenderse que por odioso que pueda resultar el consumo de algunos productos de lujo, el problema no es que sólo unos pocos lo puedan andar en BMW, sino que muchos no pueden consumir ni siquiera artículos normales de precio estándar.

El problema no es que sólo unos pocos pueden comprar un Bentley y viajar con equipaje Vuitton —si todos lo pudiera hacer, entonces habría otros productos de aún más lujo para la minoría. Los ricos y los de clase media no son el problema —ellos ya resolvieron el suyo. El problema es minimizar la tasa de pobres por medios que no sean distributivos, es decir, con políticas de creación de riqueza… y sin dañar a los que ya resolvieron el problema.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras