Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Daño y Engaño Por Apariencia
Eduardo García Gaspar
14 mayo 2008
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En reciente publicación de Foreign Policy, un texto sobre V. Putin en Rusia tuvo un punto importante. Aunque hablaba sobre ese país y ese político, la idea es universal: las apariencias democráticas no sólo engañan, también dañan.

El mecanismo de la idea va más o menos así. Tome el país que usted quiera y que se encuentre bajo un sistema democrático pero sólo en apariencia. En él se mantiene la concentración del poder y los viejos vicios de abusos e impunidad, pero las formas son democráticas. Hay elecciones, hay partidos, todo se ve democrático aunque no lo sea.

Al no existir esa división del poder, institucional y formal, propio de la democracia, será común tener luchas internas de poder y un estancamiento del gobierno. Los ciudadanos verán un gobierno paralizado y con vicios, como corrupción. Será natural culpar a la democracia, decir que ella no funciona y, lógicamente, generar simpatías por la posibilidad de un gobierno de mano fuerte, lo que anulará las posibilidades de libertad que hubieran podido tenerse.

Si las personas en Rusia, México, o cualquier país vivieron bajo sistemas políticos autoritarios, seguramente la mayoría de ellas ansiaba tener libertades. Cuando ellas llegan bajo un sistema democrático en apariencia, surge la desilusión y se desarrolla una nostalgia por el régimen anterior.

El punto de las apariencias es importante y también se tiene en el terreno de la economía. Por ejemplo, es una percepción muy común suponer que México posee un sistema económico liberal y que al tener un pobre desempeño económico ello se debe a ese liberalismo, por lo que debe cambiarse la política económica a la opuesta.

Aunque en la realidad México no tenga una política económica liberal, eso no importa, porque lo que cuenta es la percepción, no la realidad. Y como la percepción es equivocada, lo mismo será la decisión tomada sobre ese error. Es lo mismo que señalé antes con la democracia: se cree tener democracia y se tiene un gobierno que no lo es en realidad. O se cree ser liberal al mismo tiempo que se tiene una política que no lo es.

Es como en medicina. Si usted cree tener un catarro fuerte, pero en realidad tiene diabetes, tomará las medicinas equivocadas y terminará en una posición peor a la original. O más claro aún. Supongamos que una persona escucha una música que no le agrada y que ella cree que es música barroca, aunque en realidad es música hip hop. Esta persona cometerá un error cuando tenga que decidir entre ir a un concierto de hip hop, o a uno de música barroca.

En este caso, unos creen tener democracia aunque no sea cierto. O piensan que la política del gobierno es liberal, aunque no lo sea. Será perfectamente natural que ellas tomen decisiones erróneas. Unos querrán regresar a los sistemas de mano fuerte y otros a los de planeación estatal de la economía. Errores que son causados por las percepciones que se tienen.

Se trata de una cuestión filosófica. Tener la verdad es fácil de definir: se posee cuando lo que uno dice corresponde con lo que la cosa es. Si yo digo que la mesa es verde y lo es, eso es una verdad; pero si digo que es negra, entonces no tengo la verdad. Lo difícil es determinar si lo que digo es real o no con independencia de mis preferencias.

Por ejemplo, ¿Es Venezuela un estado democrático? Si se define democracia como la existencia de elecciones más o menos limpias, habrá muchos que digan que seguramente lo es. Pero si se define como un sistema de poderes separados, muy pocos dirán que lo es ya que en ese país el poder se encuentra muy concentrado y si funciona mal, de eso no puede culparse a la democracia.

O bien, ¿Es México un país económicamente liberal? Unos dirán que sí, otros que no. Pero si vemos una definición de liberalismo, se verá que tiene algunos componentes liberales, pero que aún funciona como una economía estatizada. Y si eso es cierto, entonces el remedio no es regresar a políticas aún más socialistas.

En fin, todo mi punto fue señalar la enorme importancia de las percepciones y la probabilidad de que ellas sean equivocadas. Todo,  porque si lo son, entonces se tomarán las decisiones incorrectas y la situación empeorará.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras