Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dios no ha Muerto
Leonardo Girondella Mora
3 enero 2008
Sección: RELIGION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La historia no es muy conocida —en Suecia el año anterior, el huésped de un hotel encontró lo que muchos otros huéspedes en muchos otros hoteles, una Biblia. Pero la reacción del huésped no fue la del resto. Armó tal escándalo que la cadena de hoteles retiró las Biblias de todas sus habitaciones. Hasta aquí se tienen una repetición de tantas historias, conveniente de recordar en el inicio del año.

Es lo mismo que sucede con las personas que, por ejemplo, piden que la Navidad cambie de nombre para ser llamada Festividades de Invierno —justificando esto por su querer quitar todo elemento religioso de una comunidad. La cuestión es un tanto ridícula porque esa petición terminaría imponiendo otra religión, la del ateísmo. La solución, que parece haber sido olvidada, es la de la libertad religiosa.

Pero la historia de Suecia no termina allí —la decisión del hotel provocó una reacción adicional, una muy sorprendente: varios personajes protestaron la decisión del hotel, alegando entre otras cosas que de esa manera, el hotel proveía pornografía gratuita en sus televisores, pero no Biblias también gratuitas. Las Biblias regresaron a las habitaciones.

Puedo, me parece, partir de un supuesto —en general se percibe un alejamiento de las personas de las religiones establecidas, demostrada, por ejemplo, en la menor asistencia a servicios religiosos, pero al mismo tiempo no se da ese alejamiento de las ideas sobre lo sobrenatural. Sigue siendo común la creencia en un ser superior. Nietzche dijo que Dios había muerto. La evidencia indica lo opuesto.

Si lo anterior es cierto, las siguientes consideraciones pueden ayudar a comprender este fenómeno.

  • Primero, las religiones más establecidas y más grandes se han vuelto menos atractivas por alguna razón —Adam Smith señaló esto pensando en una actitud cómoda y perezosa de las jerarquías, lo opuesto a religiones nuevas que por su pequeño tamaño tienen actitudes más entusiastas de sus ministros.
  • Segundo, es posible que de existir competencia entre religiones e iglesias, el efecto neto sea el de mantener vigente la idea de la religión en general y que se eleve el total de asistentes a servicios religiosos —los que sean.
  • Tercero, la variedad de religiones en competencia puede tener una desventaja —el surgimiento de creencias a la medida destinadas a atraer creyentes por la vía de creencias y preceptos fáciles o de moda: quizá los adoradores de la tierra, o del sol, o de hierbas mágicas, que sería una especie de retorno al politeísmo.
  • Cuarto, puede todo esto demostrar que por mucho que se piense en los adelantos científicos y en el poder del raciocinio humano, las ideas religiosas que creen en lo sobrenatural, no han sido desplazadas como se pensaba.

En resumen, sostengo un par de postulados. Las creencias y los sentimientos religiosos son parte de la naturaleza humana y no desaparecerán —podrán tener vaivenes pronunciados, pero no llegará su anulación; podrán existir distorsiones y creencias alocadas, pero se mantendrá el deseo de creer en algo más allá de lo material. Además, los tiempos de libertad que se viven son un fomento, a la larga, del sentimiento religioso —si bien en el principio puede abandonarse la persona al gozo irrestricto de la libertad extrema, deberá llegar al final la pregunta básica, ¿para qué?

No, no pienso que la religión vaya a desaparecer totalmente, ni que Dios haya sido asesinado por las mentalidades modernas —hay demasiadas preguntas cuyas respuestas no dan ni la ciencia ni el raciocinio humano.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras