Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ecología, la Disyuntiva
Leonardo Girondella Mora
22 mayo 2008
Sección: CIENCIA, ECOLOGIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El 22 de abril pasado hubo una columna muy especial en el WSJ —se tituló “Porqué dejé Greenpeace” y fue escrita por Patrick Moore, cofundador de esa organización, anterior líder de ella y ahora presidente de Greenspirit Strategies.

Tiene él un doctorado en ecología y junto con otros, expertos en medios, fundó Greenpeace en los años 70, para tiempo después renunciar a esa organización. Lo interesante de la historia es lo que Moore señala como causa de su renuncia.

Esa causa es la falta de aplicación de la ciencia en lo que se hace allí. Dice que ninguno de sus compañeros directores tenía estudios científicos formales, que eran activistas ambientales o empresarios de ese tipo —total que fue abandonada la objetividad que requiere la ciencia y se adoptaron agendas políticas. Moore renunció en 1986.

La gota que derramó el vaso fue la oposición de Greenpeace al uso de cloro en el agua, lo que estaba demostrado como un enorme avance para la salud—y sin justificación se oponían a su uso, igual que al uso de otros productos químicos, como ahora a los químicos que permiten hacer flexibles a los plásticos y de los que no se tiene una evidencia negativa a pesar de su uso en décadas.

La queja de Moore es simple de exponer —Greenpeace nació con una base científica que se preocupaba por el medio ambiente, pero ha cambiado para ser ahora una organización de extremismos y agendas políticas. Su éxito no se debe a la aplicación de la ciencia y el conocimiento, sino a presiones de relaciones públicas basadas en creación de miedo y temor.

Las opiniones de Moore son de utilidad para entender los dos enfoques que suelen tener las inquietudes ambientales —unos ven el problema del cuidado de medio ambiente como uno que es propio de la ciencia y las evidencias que ella provee; los otros ven al cuidado del medio ambiente como un movimiento político cuyo éxito depende del uso de los medios para crear percepciones masivas de riesgos ambientales que no tienen una base científica.

Esa dualidad de enfoques recuerda a la Declaración de Cornwall, que habla de eso precisamente, de la necesidad de tener apoyos de evidencia científica y de rehuir el terreno de las percepciones creadas por la repetición de los medios. Se habla allí de problemas ambientales reales y de problemas ambientales supuestos, entre los que existen diferencias importantes.

Los problemas reales son comprobados y bien sabidos, mientras los percibidos tienden a ser especulativos. Los reales son con frecuencia localizados, en cambio de los percibidos se dice que son globales y cataclísmicos en su alcance. Los reales son especialmente preocupantes para las personas de los países en vías de desarrollo, y los percibidos principalmente agitan a activistas ecológicos de naciones ricas.

Los reales representan un alto y bien establecido peligro para la vida y salud humanas; los percibidos son de riesgo muy bajo y en buena parte hipotético. Las soluciones propuestas a los reales son efectivas en términos de sus costos, y sus beneficios son probados, mientras que las soluciones a los percibidos son injustificadamente costosas y de dudosos beneficios.

La base de esas diferencias está bien explicada en un texto de Doug Bandow que dice que,

The question is worth asking, but the discussion has become highly political… Stephen Schneider, who once warned of a new ice age, told the Boston Globe that “it is journalistically irresponsible to present both sides as though it were a question of balance.”

Despite being a scientist, he admitted: “I don’t set very much store by looking at the direct evidence.” After all, he stated, “To avert the risk we need to get some broad-based support, to capture public imagination. That, of course, means getting loads of media coverage.

So we have to offer up some scary scenarios, make some simplified dramatic statements and little mention of any doubts one might have.” So much for genuine scientific discourse. Explained Schneider: “Each of us has to decide what the right balance is between being effective and being honest.”

En resumen la disyuntiva es clara y equivale a contestar una pregunta —¿Es el cuidado del medio ambiente una cuestión científica o un asunto de percepciones públicas?


ContraPeso.info es un proveedor de información e ideas que buscan explicar la razón de ser de sucesos económicos, políticos y sociales.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras