Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Paso Que Les Falta
Eduardo García Gaspar
20 agosto 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Fue reportada una entrevista con Manlio Fabio Beltrones, quien es presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado en México (El Universal, 18 agosto 2008). El tema tratado fue la muy seria crisis de inseguridad que se sufre en México. Antes de las declaraciones, el presidente Calderón había propuesto medidas. Beltrones, ahora, expresa sus opiniones.

En la nota del periódico se reporta que él piensa que el presidente ha actuado “irresponsablemente ante la crisis de seguridad que vive el país y no reconoce que su sistema de procuración de justicia es un fracaso”, que carece de estrategia, que sus declaraciones son “mediáticas y simplistas” y que “se parece a Vicente Fox al gobernar con encuestas”.

Lo que hizo Calderón y la reacción de Beltrones son parte del panorama político mexicano normal y que consiste en una cadena de sucesos que se presentan así:

• se tiene algún problema en el país,

• un gobernante miembro de un partido propone una solución buena o mala,

• acto seguido, un gobernante de otro partido dice que esa solución es mala y que debe hacerse otra cosa, la que él propone…

• la que es criticada por gobernantes del otro partido…

• y así se crea un círculo de críticas e inacción en el que se dan acusaciones mutuas de politizar el problema.

El problema sigue existiendo, no se atiende y se grava, mientras los gobernantes de un partido critican a las propuestas de los otros partidos y los otros partidos critican a las soluciones del primero. Beltrones es un buen ejemplo de este círculo vicioso de críticas que detienen toda acción posible. Propuso él su remedio: una ley antisecuestro y un cambio en la estructura de gobierno. Al día siguiente, el secretario de gobernación, Mouriño, declara que no debe lucrarse con la inseguridad y pide no caer en provocaciones (que es precisamente lo esperado en ese círculo de inacción).

El capítulo siguiente será una crítica a Beltrones y a Mouriño. Sus opositores dirán que sus propuestas no sirven, por alguna razón que suene aceptable, y se propondrán otras, las que a su vez serán criticadas, y el proceso seguirá sin que el problema sea atendido realmente. Cuando mucho, se hará alguna reunión de discusión, cuya organización será lenta por las condiciones que cada participante pide, en la que cada uno expone sus opiniones y no sucede mucho más, como en el caso de los foros sobre la reforma del monopolio estatal petrolero y como en el caso de las condiciones de participación del alcalde de la capital.

En pocas palabras, los problemas no se atienden porque el tiempo de los gobernantes se emplea en atacarse mutuamente. Lo hacen por una razón: entre ellos existe una alta rivalidad porque su prioridad es la obtención del poder a toda costa. Ésa es su razón de ser, la obtención del poder y no les conviene colaborar entre sí porque piensan que ello podría darle mérito a otro, que es lo que menos desean.

Consecuentemente, puede entenderse que a nuestros gobernantes les falta dar un paso en otra dirección. En lugar de caminar hacia el camino de la crítica al contrario, deberían andar por la ruta de la colaboración. Por ejemplo, habría sido más productivo para Beltrones decir que aunque la propuesta de Calderón no es la mejor, eso no importa, que lo que él y su partido están dispuestos a hacer es colaborar y ser parte de un equipo unido para atender un problema.

El asunto es grave. Piense usted en esto. Por un lado, el jefe de gobierno del DF pone condiciones a su participación en acciones contra el crimen, motivado por su enemistad partidista con el presidente. Por el otro, el problema sigue con, por ejemplo,

“Los 13 ejecutados en Creel, Chihuahua, el sábado cuando iban a una fiesta recibieron el tiro de gracia, incluido un niño de apenas un año de edad. Once de los asesinados eran jóvenes estudiantes y el otro era su maestro, que al momento de ser acribillados con armas AK-47 tenía a su hijo en brazos” (Grupo Imagen, 18 agosto 2008).

Estamos hablando de vidas humanas y de serias consecuencias materiales que los mexicanos sufren. Esto tiene una prioridad indeciblemente mayor que las vanidades electorales del gobierno de la Ciudad de México, las ambiciones de poder de Beltrones y los deseos de popularidad del presidente… y, un caso extremo, el mundo de ilusión que se ha creado López Obrador y su lucha principal, la de ser el presidente legítimo, el resto no le importa.

El paso que no dan nuestros gobernantes es uno vital y se trata de que en sus, por lo visto, pequeñas mentes, entiendan que existe un problema en el país y que no es el de los miopes conflictos que entre ellos tienen en la lucha por el poder. Es un problema real del país y que es mucho mayor que el de sus ambiciones de poder. No fueron elegidos para pelearse entre sí y dar un espectáculo que da pena. Fueron elegidos para gobernar, es decir, tener un estado de derecho.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras